El viaje de nuestra basura plástica

En más de una ocasión, escuchaste o leíste sobre el daño que causamos al consumir muchos plásticos desechables y a dónde va a parar tanta basura. Sí, es cierto, llega a los océanos, pero tal vez no conocemos realmente todo el viaje que realiza nuestra basura. ¿Sabías que la basura no se queda en los océanos, sino que parte de ella regresa a nosotros de una forma u otra?

Si probablemente ya sabías que la basura regresa a nosotros ingiriéndola al comerla o al beberla, pues bien, sabes la importancia de reducir el consumo de plásticos desechables; si de lo contrario no lo sabías, pues en esta nueva nota explico cuál es el camino que nuestra basura recorre, de qué forma llega a nosotros y los posibles problemas para la salud humana.

Comencemos por cómo la desechas, ¿la pones en un tacho de basura o la dejas en cualquier otro lugar? Si la desechas en un contenedor, la basura irá a parar o bien a un vertedero (disposición de la basura al aire libre) o a un relleno sanitario (método para depositar y compactar los desechos sólidos enterrados en el suelo), dependiendo lo que tenga el lugar en dónde vivas; si de lo contrario la dejas en cualquier otro lugar que no sea un contenedor, los desechos irán a parar a las alcantarillas, ríos e incluso ecosistemas terrestres, como lo son bosques y parques. ¿Recuerdas todas esas veces en las que te repetían que la mejor solución es reducir el consumo de plástico? Pues, es porque no importa si tu basura la pones dentro o fuera de un tacho, las posibilidades de que lleguen al océano son muy altas porque 1) no todos los lugares del mundo cuentan con un relleno sanitario, es decir que la basura de los tachos pasa a vertederos que igual terminará llegando a algún cuerpo de agua y 2) los rellenos sanitarios también contaminan tanto el suelo como el agua porque los plásticos desprenden químicos que la tierra absorberá y transportará a otros lugares (Sí, ya hablamos de químicos, un tema más alarmante).

Al final ocurren dos posibles caminos: 1) la basura se mantiene en tamaños grandes, los animales marinos se la comen y mueren por la ingesta de esta, o 2) la basura se fragmenta, el zooplancton, siendo un integrante elemental de la cadena trófica, se alimenta de estos desechos, los peces más pequeños se alimentan de zooplancton, los peces más grandes se comerán a los peces más pequeños y moluscos y, ¿adivina quién se terminará comiendo un montón de mariscos llenos de plásticos y químicos tóxicos? Pista: comienza con H y termina con UMANOS.

Entonces, ya conoces su recorrido y la forma en la que regresa a nosotros. OJO: Cabe recalcar, que la basura también regresa por el agua que usas para bañarte, lavar tus alimentos y el que usas para beber porque recuerda que no solo los océanos se ensucian, sino también el agua dulce que utilizamos.

Alrededor de 234 piezas de plástico sacadas del estómago de una pardela (ave). Imagen obtenida de A Plastic Ocean.

Ahora bien, todavía no se ha comprobado en un 99,99% las consecuencias de los plásticos en nuestro organismo porque es un tema de investigación relativamente nuevo, pero te diré lo que sí se sabe:

  • Los plásticos, una vez que se comienzan a fragmentar, son blancos fáciles para la adhesión de químicos tóxicos como los PCBs y PAHs (siglas en inglés) o la adhesión de metales pesados.
  • Los peces que han ingerido plásticos tratados han sufrido más daños en el hígado que aquellos que consumieron plástico virgen. Un pez con hígado comprometido no puede metabolizar drogas, pesticidas y otros contaminantes.
  • Estudios demuestran que las ostras que han estado expuestas a pedazos pequeños de poliestireno producen pocos huevos y menos movilidad del esperma.
  • Se han estudiado a más de 114 especies y en todas se presentan daños en su organismo y salud.
  • Es difícil conocer el daño exacto que causan los plásticos porque estos contienen pigmentos, estabilizadores ultravioletas, repelentes de agua, químicos como el BPA, suavizantes como los ftalatos.
  • Se sabe que, dependiendo de la cantidad, el BPA y los ftalatos alteran la actividad estrogénica, es decir, aumentan o disminuyen la producción de estrógeno en hombres y mujeres.
  •  Los retardantes de llamas interfieren, probablemente, en el desarrollo del cerebro en fetos y bebés.
  • Otros componentes pueden causar cáncer o defectos de nacimiento.

La lista continúa, pero imagínense, si en todas las especies estudiadas se han encontrado daños por la ingesta de plástico, ¿qué nos hace pensar que a nosotros no nos hará daño?

Sin embargo, es necesario repetir una vez más que existen soluciones para evitar todo esto, soluciones que las pueden encontrar en el post “ZERO WASTE” Y EL FRASCO DE MAYONESA y, recuerden, no todo está perdido si nos comprometemos y comenzamos a cambiar nuestros hábitos porque después de todo, no hay planeta B.

“Zero waste” y el frasco de mayonesa.

15 de marzo, día internacional del consumo responsable

Seguramente has escuchado hablar del movimiento “zero waste” o “basura cero” y has visto a personas mostrando su basura de UN AÑO en un frasco de vidrio como los grandes de mayonesa.

Está bien, es normal sentirse superado al ver esto y pensar “jamás lo voy a lograr”. Ser una persona completamente “basura cero” requiere cambios radicales en la forma de vivir, comer comprar, viajar, trabajar, relacionarse con los demás, etc.; pero no es necesario llegar a ese extremo para llevar una vida más amigable con el entorno y a la vez más saludable. Todo es cuestión de tener la predisposición adecuada y saber dos cosas: que esta es no es una carrera de velocidad, sino de “resistencia”; y que los pequeños cambios SI hacen la diferencia, así que cualquier hábito que puedas ir mejorando, sirve.

La premisa de este estilo de vida es eliminar tanto como sea posible la generación de residuos, y eso lo logramos modificando nuestra forma de consumir. Los principales obstáculos que tenemos que vencer en nuestro camino a un estilo de vida con menos basura son: Uno, nuestra tendencia a la acumulación y al “lo compro por si acaso”, pero que no usamos nunca. Y dos, nuestro hábito de facilidad y comodidad. El típico “estoy muy cansada” para lavar los platos y por eso uso platos desechables o compro jugos en envases porque “no tengo tiempo” de hacerlo en casa…  Una vez que logramos quitarnos las excusas de encima y tenemos la actitud mental adecuada, solo es cuestión de ir haciendo cambios en tu vida diaria.

Primero: Reduce y rechaza lo que no necesitas.  Es recomendable ir paso a paso. No es buena idea alocarse y entrar en un frenesí de reducción y regalar todo lo que no usas con el fin de tener una vida con menos cosas, porque algunas de ellas podrías necesitarlas y si te deshaces de todo, vas a tener que comprarlas nuevamente y eso no es reducir, sino todo lo contrario. Otro error muy común en la gente que comienza con este estilo de vida es deshacerse de todo lo “toxico” y comprar todo “Eco”. ¡Recuerda! No es tan fácil cambiar de la noche a la mañana el chip de acumulación que hemos tenido toda la vida y se puede caer en comprar cosas que no necesitamos. Da igual si ese objeto es amigable con el medio ambiente, si no lo necesitas, no lo compres.

La clave es hacer un análisis de nuestro día a día y de nuestras necesidades reales. Por ejemplo, es muy bueno tener una taza de café reutilizable si pides café para llevar habitualmente, pero comprarla para tenerla guardada en tu casa, solo por tenerla y porque es “eco”, va totalmente en contra de lo que estás intentando lograr. Si ya tienes un termo, úsalo, no es necesario que compres otro de metal o vidrio porque se ve más bonito.

Segundo: Busca alternativas. Comienza echando un vistazo al basurero y ver qué hábitos puedes cambiar para reducir lo que hay ahí dentro. Si usas rasuradoras descartables, puedes cambiarte a las que solo se cambia la hoja. Fíjate qué productos de los que compras, que vienen en envases, podrías elaborar tú mismo. Por ejemplo, productos de limpieza y de higiene personal; en internet hay cientos de recetas para hacerlos y puedes ir probando. Además, cada vez hay más opciones de emprendimientos locales que van por esta línea (champú en barra, desodorante en envase de cartón, polvo dental, etc) y pueden ser una buena opción para lo que necesitas.

Evita los desechables. Una vez más, es importante analizar tus movimientos diarios. Si comes fuera regularmente y te dan cubiertos descartables, lleva los tuyos de metal o madera. Si compras bebidas y usas sorbete, ten el tuyo reusable. Si pides comida para llevar, lleva tus envases reutilizables. Ten contigo siempre un termo o tomatodo para no usar botellas desechables.

Al momento de ir al supermercado, compra al granel lo que puedas y lleva tus fundas de tela tanto para las frutas y verduras como para llevar las compras a casa. Cocina en tu casa tanto como puedas a base de productos frescos, en lugar de comprar congelados o comida para llevar que vienen en fundas y envases desechables. Además, es más sano.

Compra siempre productos de buena calidad para que te duren más y no los tengas que reemplazar tan seguido. Esto aplica también a la ropa.

Tercero: Reutiliza todo lo que puedas. Dales una segunda vida a las cosas. Reutiliza envases, repara lo que pueda ser reparado, compra de segunda mano, alquila o pide prestado cosas que solo necesitas temporalmente.

Cuarto: Cultiva y composta. Si tienes espacio y tienes oportunidad de cultivar algunos de tus alimentos es lo ideal; y si además puedes compostar los desechos orgánicos, te ayudaría a tener abono orgánico para tus plantas. Compostar es mucho más fácil y limpio de lo que te imaginas, si lo haces adecuadamente.

Quinto: Recicla. El último paso y la última opción debería ser reciclar. Una vez que has intentado reducir y reutilizar todo lo que puedas, si tienes que botar algo, consigue un reciclador que lo retire y lo gestione de la mejor manera.

Lee sobre estos temas, únete a algún grupo “zero waste” en redes sociales y aprende de lo que hacen otros, prueba tus propias cosas y compártelas con tus familiares y amigos.  Lo que sea que puedas hacer para reducir tus desechos es de gran ayuda tanto para el planeta como para ti mismo. No pasa nada si al cabo de un año tu basura no cabe en un frasco de mayonesa, lo importante es comenzar y hacerlo cuanto antes.

La polución marina por nurdles es un problema global para el cual se necesita acción urgente.

Durante el mes de febrero participamos en el primer “Great Global Nurdle Hunt” (La gran cacería global de nurdles) organizada por la ONG escocesa Fidra. 352 búsquedas de pellets plásticos fueron llevadas a cabo durante 9 días (del 8 al 17 de febrero de 2019), en 32 países, alrededor de los 7 continentes; a la cual se sumaron más de 1200 voluntarios pertenecientes a 75 organizaciones, grupos comunitarios y empresas1.

El objetivo principal del evento es poner en evidencia que existe un problema de polución marina debido a la presencia nurdles, que su alcance es global y que necesita acción urgente por parte de los gobiernos y la industria del plástico para ser solucionado desde la fuente.

¿Qué son los nurdles y por qué son un problema? Los nurdles (pellets) son pequeños gránulos de plástico que se fabrican y utilizan para hacer casi todos los productos plásticos que usamos. Contienen una mezcla de químicos, pueden adsorber las toxinas presentes en el agua y pueden ser colonizados por organismos indicadores de contaminación fecal, como Escherichia coli2. Se estima que 230,000 toneladas pueden verterse a los océanos de todo el mundo, cada año3. Una vez en el ambiente, los nurdles son difíciles de eliminar, duran mucho tiempo y se fragmentan convirtiéndose en microplásticos aún más pequeños . Son fácilmente confundidos con alimentos por muchos animales, por lo tanto, los nurdles y sus toxinas pueden entrar fácilmente en la cadena alimenticia.

Nurdles encontrados en la playa La Lobería, Salinas, provincia de Santa Elena

¿Cómo llegan al mar? Los nurdles se liberan al ambiente cuando son manipulados o transportados de manera inadecuada. Esto puede ocurrir en cualquier eslabón de la cadena de suministros y producción: fabricación de plástico, transporte terrestre o marítimo y durante la elaboración de productos finales. Son pequeños, ligeros y muchos de ellos flotan, por lo tanto, al llegar a cuerpos de agua, ya sea de manera directa o mediante los desagües, encuentras su camino a ríos y esteros, terminado en el mar.

Gráfico: Fidra https://www.nurdlehunt.org.uk/whats-the-problem/lost-at-sea.html

 

Mingas por el Mar fue una de las organizaciones que se sumó a este evento global coordinando dos “cacerías” de nurdles en nuestro país. La primera el 9 de febrero en la playa La Lobería, Salinas, provincia de Santa Elena y la segunda el 17 de febrero en Tortuga Bay, Santa Cruz, Galápagos. Nuestros hallazgos fueron los siguientes:

Los colaboradores de Fidra, ONG organizadora del evento, quedaron asombrados por la cantidad de nurdles encontrados en Galápagos y en el blog de la organización publicaron lo siguiente: “La polución por nurdles fue evidenciada en 28 de 32 países donde se realizó la “cacería”, desde el Golfo de México hasta Abu Dabi, desde Ecuador hasta Sudáfrica; se registró la presencia de nurdles en el 84% de las búsquedas. En el 40% de las mismas se encontró más de 100 pellets; en el 12.5% se registró más de 1000 nurdles. Ni siquiera el paraíso prístino de las islas Galápagos, hogar de las especies observadas por Darwin en 1835, que sirvieron de inspiración para su teoría de la evolución, escaparon a la polución por nurdles. Durante la cacería realizada en Tortuga Bay en las Galápagos, fueron encontrados más de 9.000 pellets plásticos.”

Los hallazgos en Galápagos son preocupantes, 9.073 pellets encontrados en sólo 71 metros de playa. Estamos impactados por la magnitud y la extensión del problema. El efecto que tienen los nurdles sobre la fauna de nuestro país es difícil de establecer, pero es indiscutible que remediar la polución marina, incluida la ocasionada por pellets plásticos, es vital para la conservación de ecosistemas frágiles como los de las Galápagos.

La participación de tantos voluntarios de tan variadas organizaciones alrededor del mundo demuestra que hay una procupación creciente por esta situación y que no puede seguir siendo ignorado por los responsables. Confiamos en que estas iniciativas de ciencia ciudadana ayuden a la población, en general, y a los gobiernos e industria plástica, en particular, a tomar conciencia y acción para solucionar el problema desde su orígen.

Puedes encontrar el mapa con los hallazgos globales, incluidos los de nuestro país en el siguiente link: https://www.nurdlehunt.org.uk/take-part/nurdle-map.html

 

Nurdles encontrados en Tortuga Bay, Santa Cruz, Galápagos, durante el Great Global Nurdle Hunt. 17 de febrero, 2019.

 

Nurdles encontrados en La Lobería, Santa Elena, durante el Great Global Nurdle Hunt. 9 de febrero, 2019.

 

Referencias:

Carnaval sin espuma

El Carnaval, que cada vez se acerca más, es una de las celebraciones más importantes en todo Ecuador y donde la mayoría de turistas sin importar sus creencias y aprovechando los días de feriado nacional, viajan a diferentes playas del perfil costero. Según la Coordinación de Estadísticas e Investigación del Ministerio de Turismo, solo Santa Elena que congrega cerca de una veintena de balnearios, tuvo un 22.2% (185 mil visitantes aproximadamente) del 47.5% del total de viajes que se dieron en 2018 por estas fiestas y se espera que para este año 2019, la cantidad sea mayor.

De igual manera, en los eventos de todos estos balnearios existe la venta y el uso indiscriminado de los atomizadores de espuma carnavalera, más conocida con su marca de origen brasileño “Espuma Carioca”. Esta es una sustancia popular por su apariencia inofensiva, pero pocos han tenido el juicio de mostrar su verdadera realidad en el juego carnavalero y la terrible realidad, poco contada, detrás de este producto. Las razones son muchas y contundentes:

  • Impacto Ambiental: Se habla mucho del aparente bajo efecto nocivo ambiental de estas espumas, pero es en el corto plazo. A mediano y largo plazo sus componentes son más letales para la atmósfera que el mismo CO2. Debemos tener en cuenta que las sustancias espumantes son impulsadas por derivados del petróleo como propano y butano, además del clásico Hidroclorofluorocarbono (HCFC). Generalmente es el isómero HCFC-22 el propulsor de aerosol más utilizado en los envases spray.  Los HCFCs son los principales causantes de la destrucción de la capa de ozono en la estratosfera. El HCFC-22 permanece en la atmósfera más de 10 años y su potencial efecto invernadero es casi 2.000 veces mayor que el CO2, por muy pequeñas cantidades de HCFC de estos envases sprys o aerosoles, ya se genera una importante contaminación ambiental contribuyendo de manera definitiva a acelerar el efecto invernadero.

Además, cabe recalcar que estos eventos generalmente se realizan en lugares con microhábitats que pueden ser destruidos perjudicando no solo a las especies dentro de estos sitios, sino también a las especies que se benefician de ellos, puesto que produce desplazamientos de los animales a lugares menos contaminados.

Otra parte del daño ambiental de estos productos se provoca en la elaboración de los envases. Recordemos que son latas de aluminio o acero y en la fabricación de estos recipientes, por cada kilo de acero empleado se producen 4 kilogramos de CO2 totalmente contaminante en la atmósfera. En la fabricación de diez mil kilos de latas se emiten 40 toneladas al medio ambiente de CO2. Otro tanto ocurre con el resto de accesorios como el plástico usado, las pinturas y embalajes de estos envases.

  • La mala disposición e incremento de residuos sólidos (basura): Se destaca que las latas usadas son reciclables, aunque ante la falta de cultura y procesos de recuperación, ese reciclaje no va más allá del 50%. El proceso de reciclaje de estos metales también produce CO2 adicional, en promedio por cada kg de acero recuperado se emiten 2 kg de CO2, en mil kilos de reciclaje de acero hay dos toneladas nuevas de gas invernadero en la atmósfera. Además, los accesorios plásticos como tapas no son reciclables, son contaminantes. Entonces la acumulación, contaminación y perturbación del entorno que causan estos residuos cuando hay un uso masivo como ocurre en un carnaval, afectan no solo al medio ambiente, también directamente al desempeño humano y social. Entre más basura, más daños irremediables que afectan la salud pública y la calidad de vida. Aunque cabe destacar que se hace un esfuerzo importante por las entidades de aseo y a través de nuestros voluntarios en las mingas de limpieza, ello no es suficiente.
  • Problema de salud pública: El contacto de la espuma con cualquier superficie humana, provoca un importante riesgo de generar afecciones, como alergias en la piel o respiratorias, irritación de las mucosas de la nariz y la boca con inflamaciones, la exposición al sol con la espuma en la piel puede provocar manchas y reacciones indeseables por el efecto abrasivo y potencializador de los rayos. Una gran mayoría de estos productos tienen entre sus elementos gránulos de poliacrilato de sodio, un tipo de ácido, que al entrar en contacto con los ojos puede causar trauma ocular y conjuntivitis, riesgo de leucoma (cicatriz blanca en la córnea) y hasta necesidad de trasplante de córnea. No se debe tragar ninguna cantidad por la toxicidad potencial y riesgos de diarrea. Además, debe tenerse en cuenta que estos productos son envasados bajo presión y el aumento de la temperatura puede ocasionar la explosión de la lata. Poca gente sabe que muchas veces durante estas temporadas de carnaval, por mal empleo de estas sustancias, los servicios de urgencias se saturan. Los más afectados son los niños y de ello poco somos conscientes. Una razón de peso para evitar al máximo estos riesgos.
  • Alteración del comportamiento humano: Estos artilugios se han convertido en pequeñas armas de ataque, enmascaradas en un motivo de falsa acción lúdica. La actitud humana es de guerra y se busca de alguna manera incomodar o molestar al prójimo, haciéndole sutil daño. Y particularmente en niños no ayuda a desarrollar buenos hábitos formativos. En algunas situaciones el comportamiento humano bordea lo delincuencial y muestra cierto bestialismo. Este tipo de “juego” en vez de ser un acto pedagógico es un evento más vandálico, nutriendo bajos instintos que lleva a gozar con el malestar o el sufrimiento de otros. Hay que tener mucha grandeza y sabiduría para aprender a disfrutar distinto, sin incomodar a nadie.
  • Disfunción social: Va de la mano con lo anterior. En este punto en eventos masivos, es evidente que ‘jugar’ o mejor atacar con espuma es una forma de enmascaramiento, distracción y facilitación de robos y atracos. En nada contribuyen este tipo de propuestas a la construcción de convivencia, armonía social y mejoramiento del comportamiento humano. Con frecuencia un ataque con espuma termina en agresiones físicas y conflictos de todo orden.
  • Degradación de la fiesta y el carnaval: No hay duda que mezclar estos productos originarios de Brasil y que nada tienen que ver con la cultura ecuatoriana, con un evento bien elaborado, lúdico y artístico como un buen carnaval, altera su esencia. Se provoca daño directo a un trabajo que ha requerido mucho tiempo de elaboración, recursos y talento en los desfiles que se realizan, además se impide apreciarlo en su justa dimensión. A los ciudadanos debe permitírseles apreciar de estos espectáculos, sin necesidad de recurrir a tantos medios de protección como gafas, máscaras, tapabocas, sombreros, tapa oídos, antifaces, ruanas, ropa vieja, etc. Ya es hora de imaginar un carnaval limpio, sin la tensión y el temor que causa el riesgo de ser atacado en cualquier momento. La seguridad, la tranquilidad y la confianza dan más goce y satisfacciones perdurables en las hermosas playas de nuestro país, que los efímeros falsos disfrutes a costa del malestar de otros. Los artesanos y artistas se sentirán mejor valorados.

Buscando que los ingresos de turismo para Ecuador aporten al país entero como una fuente de recursos no petroleros, solicitamos a todos nuestros lectores, de manera urgente, que se sumen a esta campaña y dejen de lado el uso de la Espuma de Carnaval o “Carioca” en el feriado que se avecina. Creemos que este sería dar un gran paso como sociedad para colocar a nuestro país como un referente de turismo ecoamigable mundial, al igual que lo han dado otros lugares del mundo.

La ONU Medio Ambiente en su último informe advierte que “nadie está a salvo de la amenaza de la degradación ambiental si no hay una acción global concertada”. La contaminación está cobrando casi una de cada cuatro muertes en el mundo. Es decir, 12,6 millones de personas al año están muriendo por algún efecto de la degradación ambiental. Ya sea un daño directo a la salud humana o a la destrucción del ecosistema que habitan. Esto es preocupante y hay que actuar en todos los frentes, así de apariencia sean poco significativos. Pero todo suma.

Sobre costumbres, playa y consumo

La temporada de playa 2019 ha empezado y consigo la llegada de miles de visitantes a los balnearios ecuatorianos.

Toda persona tiene el derecho de disfrutar de las playas y del entorno natural en general. No importa condición, raza ni estrato social. Sin embargo existen valores éticos que deben ser condición universal para el gozo del ser humano con su entorno natural.A través de la historia el océano y sus playas ha sido razón de adoración por el ser humano. Desde la provisión de comida, hasta grandes epopeyas escritas en su honor. Y en la actualidad lo sigue siendo: el cantante del momento tiene su encuentro romántico en este escenario en un video musical, la cadena alimenticia y la industria siguen dependiendo del océano, o simplemente nos juntamos a ver la puesta del sol y decirle adiós a un día más.

Este último detalle tiene como particular la puesta del sol más famosa de nuestra cultura (al menos de nuestra cultura-social local) y se trata de la ‘última caída del sol del año’ para lo cual estamos acostumbrados a rendirle homenaje de diversas formas pero con algo en común del ser moderno: el consumo. Nos juntamos a consumir de todo mientras ‘gozamos’ de estos eventos.
Todo empieza en los días previos, mientras vamos al súper y tiendas a abastecernos de todo lo que creemos que vamos a necesitar.

Con el viaje a las playas (para quienes se trasladan desde las ciudades) la maratón del consumo no tiene fin. La trayectoria es un sinfín de opciones que nos brinda el mercado. Desde el frenesí de variedades en el peaje hasta las grandes vallas publicitarias a lo largo del camino recordándonos que existe un universo de productos que debemos consumir al llegar a la playa.
Tenemos todas las opciones para que nuestra estadía en la playa sea acorde a nuestras ‘necesidades’ y disfrute. Pero esto requiere hoy más que nunca de una gran responsabilidad individual y colectiva.
En un mundo globalizado y con el libre acceso a información de la cual gozamos, nuestra ética de consumo debe estar más orientada al bien común, y cómo bien común entiéndase el medio ambiente.

Al margen del nivel educativo de cada individuo, una persona económicamente capaz de gozar de un balneario en un feriado, tiene todas las herramientas de información para estar al tanto y consciente de un consumo responsable: De bajo impacto.

El aporte cultural de cada individuo viene por educación y valores. En este orden, la primera podría estar sujeta a las oportunidades que el individuo tuvo o no. La segunda está arraigada a la esencia misma con la cual fue criado y el medio en el que se desenvuelve. Pero ambas cosas, al igual que todo el accionar de la persona en sociedad, se debe al sentido común.

Si bien es cierto no todos somos iguales y tenemos un universo de criterios distintos. Esta diversidad de caracteres e ideas son las que han llevado a los grandes logros del ser humano a través de la historia gracias a la facultad única y excepcional que tenemos. Y esto es la comunicación.

Hagamos un esfuerzo para comunicarnos como sociedad de la manera más eficaz posible. Pasemos el mensaje y el buen ejemplo. Las buenas prácticas sí se heredan y se traspasan de generación a generación. Al igual que las grandes historias de las memorables puestas de sol.

Galápagos: Operación Beagle

Mingas por el Mar junto a la ONG YachtAid Global tuvimos el increíble agrado de formar parte de la operación Beagle, el cual es un proyecto que ha tenido como fin proveer a todas las instituciones educativas de las islas Galápagos agua purificada mediante la instalación de unos filtros de agua que eliminan en un 99,99% toda materia orgánica que pueda ser perjudicial para la salud humana (lo que incluye bacterias, virus y coliformes fecales). Además, se impartió charlas sobre educación ambiental subrayando la importancia de reducir el consumo de plásticos de un solo uso, proporcionando también tomatodos a más de 7,500 estudiantes y también a los docentes y personal de cada institución para conseguir la disminución del consumo de botellas plásticas.

Charla sobre educación ambiental y entrega de tomatodos
Charla sobre educación ambiental y entrega de tomatodos
Mingas por el Mar y YachtAid Global

Las islas Galápagos cuentan con 27 instituciones educativas que están en las 4 islas habitadas (15 escuelas y colegios en Santa Cruz, 1 en Floreana, 6 en San Cristóbal y 5 en la isla Isabela), incluyendo escuelas fiscales, fiscomisionales y particulares. Gracias a la apertura del Ministerio de Educación, se logró dar cabida a este proyecto de gran impacto no solo a nivel provincial, sino también nacional, pues la idea es incentivar la concienciación sobre los problemas ambientales que nos afectan directa e indirectamente en nuestro día a día.

Alrededor de 100 filtros de agua fueron donados. Foto por Harry Morris

Fueron dos semanas intensas de pura labor en equipo que permitió lograr los propósitos principales del proyecto. Gracias al increíble apoyo por parte de todos las personas de YachtAid involucradas en la operación Beagle, el trabajo pesado que se tenía planificado para esas dos semanas, fue aligerado y, gracias a los diferentes voluntarios de Mingas por el Mar, las charlas se pudieron dar con orden, positivismo y pasión logrando obtener el interés de no solo los estudiantes que fueron a quienes se les impartieron las charlas, sino que también el de las autoridades de cada institución a querer mejorar los planteles de forma sostenible involucrando a todos los que forman parte de estos lugares.

Educación ambiental a todos los estudiantes de las islas Galápagos.

Nada de esto hubiese sido posible sin el apoyo de la representante de Mingas por el Mar en Galápagos, Ericka Carrera y de la compañía naviera Sea Masters Galapagos.

Hay un dicho popular en Galápagos, “Si ayudas a Galápagos, Galápagos te ayuda a ti”. Quienes participamos en este proyecto fuimos con un propósito en común, uno muy grande y muy pesado que, antes de comenzarlo, lo visualizábamos un poco imposible de lograr pues eran solo 10 días y más de 7,500 estudiantes, pero todo salió muy bien desde el primer día hasta el último.

Fue un proyecto satisfactorio y necesario para brindar acceso a agua purificada, pues todos tenemos el derecho de beber agua limpia, así como también estamos en la obligación de cuidar nuestros recursos naturales.

Queremos también dar un agradecimiento especial a la aerolínea de Ecuador, Tame, por su apoyo en la logística para el traslado de los tomatodos donados a las instituciones.

La felicidad en los rostros de muchos niños. Foto de Harry Morris
La felicidad en los rostros de muchos niños.
Foto de Harry Morris

 

Rutina Cero Desperdicios: Concurso #JulioSinPlasticoEC

Mi rutina #zerowaste in a nutshell para el concurso de @keiko_conservation_ecuador y @mingasporelmar #JulioSinPlasticoEC.

Nadie dice que tratar de evitar el plástico en nuestras vidas sea muy fácil, pero sí puedo decir que es cada vez más accesible. Es cuestión de ponérnoslo como meta en vez de solo rendirnos y decir “es imposible”.

Realmente estoy súper feliz de que alrededor de todo el mundo se están contagiando de esta excelente iniciativa en contra de la contaminación por plásticos y que cada vez más seamos conscientes de lo dañinos que pueden ser nuestros hábitos. Y más feliz todavía de que en #Ecuador ya hayan cada vez más alternativas para los que buscamos una vida sustentable y sin desperdicios.

Les detallo los productos de la foto y dónde pueden conseguirlos:

– Cepillo dental de @bamboosmile_ec.
– Polvo dental (reemplazando la pasta tradicional) de @sattvaecuador.
– Desodorante de piedra de alhumbre de @lamariaorganica.
– Shampoo y jabón corporal en barra que me regaló mi hermosa amiga @andreagame. Estos ahora están disponibles en muchas marcas nacionales.
– Jabón facial de @anisajabon.
– Polvo de limpieza facial de avena de @natucosmetic.
– Aceite de argán de @naturalblendsgye.
– Cepillo de madera heredado.

Cabe recalcar que hay productos que todavía tienen sus etiquetas de plástico, a lo que se terminan nunca boto los envases y les encuentro siempre un nuevo uso. Todavía no estoy al 100% en tener una vida totalmente libre de plástico, pero debo admitir que estoy muy orgullosa de mi trayectoria libre de desperdicios, seguiré cada día esforzándome para ser mejor!

Anímate a participar en este increíble concurso y podrás ganar excelentes premios que te ayudarán a ti también a tener una vida sin desperdicios innecesarios que tanto daño le hacen al planeta y a nosotros también. El sorteo será el 1 de agosto y puedes visitar los posts de @mingasporelmar y @keiko_conservation_ecuador para más información.

Momento de reflexión sobre los plásticos

En uno de los talleres impartidos en el colegio Alemán Humboldt, Mingas por el Mar mostró uno de los vídeos de Visión 360, el cual enseña acerca de la polución plástica aquí en el Ecuador. Seguido del vídeo, se les pidió a los estudiantes que forman parte del taller (estudiantes de bachillerato) que hagan una reflexión de lo visto, que nos compartan sus pensamientos sobre el tema. Los resultados fueron satisfactorios y como prueba de aquello, una estudiante nos envió su escrito. Siempre hay que motivar a los jóvenes a formar parte del cambio positivo, es por esto que decidimos compartir experiencias reales. Esto es lo que ella extrajo del tema de polución:

«Este vídeo nos muestra la realidad de nuestro país con respecto a la basura, responde a preguntas que ni siquiera sabía que debía estar preguntando, como: ¿Dónde termina la basura? ¿Qué hacen con ella? Viviendo en este mundo donde actualmente todo es desechable, no nos detenemos a pensar que pasa con lo que botamos, o incluso si lo hacemos, culpamos al resto, pero no nos damos cuenta de que la culpa no es del resto, sino nuestra, pues nosotros pertenecemos a este mundo y la basura que está ahí fue basura que nosotros tiramos. Pero, así como somos parte del problema, somos parte de la solución. Así como vimos en el vídeo, existen personas que se dan cuenta del daño de la basura y lo tóxico que es para nuestro ambiente y para nuestra vida. Estas personas están dispuestas a hacer un cambio, ya sea reemplazando los recipientes desechables del centro comercial, dejando de producir tanta basura o utilizando la basura para crear algo nuevo. Verdaderamente creo que estas personas son las que están cambiando el mundo. Entiendo que es difícil cambiar la mentalidad con la que hemos crecido e ir en contra de la corriente. El mundo sigue avanzando hacia el barranco, esperando una caída inevitable, pero en verdad no es inevitable, si todos giramos y usamos nuestra imaginación y creatividad, podremos encontrar que al otro lado hay un hermoso paisaje que merece ser salvado».

– Adriana Barcia

Estudiante del Colegio Alemán Humboldt

Fin de semana de los Océanos

El océano es tan azul. Cuando intentas describir cuántos tonos de azul, no hay nombres para la mayoría de ellos. -Sylvia Earle

El 8 de junio es el día oficial en el que se celebra la belleza, grandeza, diversidad y capacidad de brindar vida de los océanos. El funcionamiento de los océanos es tan perfecto que permite crear absolutamente todo lo verde que existe, esto y mucho más nos inspira a querer brindarle un homenaje.

Mingas por el Mar organizó, asistió, celebró y enseñó durante todo este fin de semana, teniendo el apoyo de muchos voluntarios incluyendo fundaciones, empresas, otras organizaciones y los mismos miembros de las diferentes comunidades a las que se visitó.

Esta fue la agenda desde el viernes 8 de junio al domingo 10 de junio, con los diferentes datos que se obtuvieron de las mingas realizadas, y del resto de actividades planificadas.

Viernes 8 de junio – Día Mundial de los Océanos (UPSE)

Mingas por el mar junto a Sealife Diving y Racconto Films formaron parte de la Feria por el Día de los Océanos, organizada por la Fundación COASE. En este evento los participantes conversando con la líder de Mingas por el mar SALINAS, Karla Espinel, se expuso una muestra de microplásticos y proyectamos el documental Despertar Azul.

Proyección del documental Despertar Azul
Proyección del documental Despertar Azul

Sábado 9 de junio – Minga en Playa Larga Manta 

Mingas por el mar MANTA junto el apoyo de estudiantes de la ULEAM realizan constantemente mingas en diferentes playas. Este sábado pasado fue en Playa Larga. Lo que más se encontró en esta limpieza fueron colillas de cigarrillos y botellas de vidrio, pero también se encontró lo siguiente:

  • 184 lbs de vidrio
  • 3 lbs de basura común
  • 82 botellas de plástico
  • 710 colillas de cigarrillo
  • 1138 tapas metálicas
Voluntarios en Playa Larga
Voluntarios en Playa Larga

Sábado 9 de junio – Limpieza de fondos marinos en Isla de la Plata

 En coordinación con Yaku Club de Buceo de la Espol y Mares (tour operador de buceo), se realizó una limpieza de fondos marinos en Isla de la Plata, además de limpieza de playa en Bahía Drake. Estos fueron algunos de los desechos sólidos encontrados:

  • Red verde de trasmallo 4kg
  • Saco de Reciclable 2kg
  • Saco de no reciclable 1kg

Limpieza de playa Bahía Drake – Isla de la Plata

Limpieza de fondos marinos en Bahía Drake - Isla de la Plata
Limpieza de fondos marinos en Bahía Drake – Isla de la Plata

Los desechos sólidos que se recogieron en mayor cantidad fueron:

  • 28 tapas de plástico roscas
  • 30 empaques de comida
  • 18 cabos
  • 18 botellas de plástico

Sábado 9 de junio – Limpieza de playa Puerto López

En coordinación con Premios Latinoamérica Verde, se realizó una limpieza de playa en Pto López. Lo más encontrado durante esta limpieza fueron empaques de alimentos, redes, vasos y tapas de tarrinas.

Se recogieron 29,5 kg de cabos, 64 kg de desechos no reciclables y 15 kg de desechos reciclables.

Domingo 10 de junio – Minga en Salinas (Malecón)

Se organizó una limpieza en el Malecón de Salinas, en la cual se recogieron 534 colillas de cigarrillos y 119 envoltorios de golosinas. 4 kg de la basura no reciclable fue recolectado, mientras que, solo 2.1 kg de desechos reciclables fue sacado de las playas.

Domingo 10 de junio – Minga en Montañita con el apoyo de Corona for Parley

Limpieza en Montañita con el apoyo de Corona for Parley
Limpieza en Montañita con el apoyo de Corona for Parley

Como parte de la campaña mundial #OceanoSinPlastico de Parely y Corona, hicimos una minga en Montañita. Tuvimos el apoyo de la comuna ancestral Montañita, Club Ambiental La Punta y turistas.

  • Botellas vidrio 58
  • Botellas plástico 124
  • Tarrinas foam 69
  • Vasos plásticos 364

Reciclable: 33kg
No reciclable: 74kg

 

 

 

Domingo 10 de junio – Laguna Las Ninfas (Galápagos)

En coordinación con Frente Insular, Armada del Ecuador y Parque Nacional Galápagos, se realizó una limpieza de la laguna Las Ninfas, en Puerto Ayora – Santa Cruz. Se unieron turistas en paddle boards, con snorkels y embarcaciones. Se recolectaron 550 kg.

Minga en Las Ninfas, Galápagos
Minga en Las Ninfas, Galápagos

Vida Plástica

Hoy el plástico es parte fundamental de nuestra vida y nos acompaña en casi todos los pasos de nuestro día a día. Cada mañana nos lavamos los dientes y nos peinamos con un cepillo de plástico; casi todos los productos que usamos, comemos y bebemos vienen envasados en plástico; los electrodomésticos, parte de los muebles y los juguetes de nuestros hijos son plásticos; nuestra ropa y accesorios están confeccionados con fibras plásticas; computadoras, tablets, teléfonos, bolígrafos, todos plásticos. De diferentes tamaños, colores y texturas, pero plástico al fin.

El plástico, que por definición, es un material que puede moldearse por compresión y mantener su forma, ha moldeado de igual manera la vida moderna, pero realmente pensamos poco en su origen. Este año el tema propuesto por la ONU para el Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra el 5 de junio, es “Sin contaminación por plásticos”, así que parece oportuno hablar un poco de su historia y cómo se convirtió en parte de nuestra vida.

En 1850, Alexander Parkes creó, a partir de celulosa de fibras de algodón con alcanfor y alcohol, un polímero que podía ser moldeado y convertido en una película delgada pero flexible, al que llamó Parkesina. Casi dos décadas más tarde, en 1869, John W. Hyatt compró la patente de Parkes y mejoró la producción. Su motivación fue ganarse el gran premio de 10.000 dólares ofrecido por la empresa “Phelan and Collender” a quien encontrara un sustituto al marfil para las bolas de billar que ellos fabricaban. Aunque Hyatt no ganó el premio, su nuevo material llamado Celuloide, fue un invento revolucionario al que la prensa de la época aclamó como el “salvador de la naturaleza” ya que imitaba materias primas naturales como el marfil, el carey y el cuerno de vaca; y poder sustituirlos evitaría la matanza de elefantes y tortugas.  Con el tiempo se hizo muy popular también por ser el primer material flexible utilizado para películas fotográficas y cinematográficas.

40 años después, Leo Baekeland inventó el primer polímero totalmente sintético que podía producirse en grandes cantidades, la Bakelita. Este “material de los mil usos”, como lo llamaron en aquel momento, proveía a la industria de infinitas posibilidades ya que podía ser moldeado para hacer casi cualquier cosa, desde utilitarios hasta artículos de belleza, se podía teñir con diferentes colores, era duro al solidificar, resistente al agua y no conducía la electricidad.

En los años posteriores los nuevos polímeros como Celofán, Vinil, Poliestireno, Poliuretano, etc., permitieron sustituir casi todos los cauchos, resinas y fibras naturales. La palabra “plástico” fue utilizada a partir de 1925 para denominar a estos nuevos materiales. Durante la II Guerra Mundial se inventó el Nylon, como una seda sintética para hacer paracaídas, cuerdas y todo tipo de textiles; el Plexiglás sustituyó al vidrio en las ventanas de las aeronaves; y el Neopreno sustituyó al caucho natural.  Después de la guerra el plástico tomó el lugar del papel y el vidrio en los empaques y envases; de la madera en los muebles y juguetes; del metal en las tuberías, etc. Para la segunda mitad del siglo XX, los plásticos se habían apoderado del mundo entero y estaban aquí para quedarse …para siempre.

Cada plástico que ha sido fabricado aún existe; está en uso, en un vertedero o en la naturaleza.

IMG-20180328-WA0016

¿Cómo sucedió que este “salvador de la naturaleza” y “material de los mil usos” se convirtiera en el desastre ecológico que son los plásticos actualmente? La respuesta es sencilla: Los señores Hyatt, Baekeland y sus sucesores, idearon y crearon el plástico como un material para hecho durar, que fuera resistente y difícil de destruir. El problema surgió en el momento en que se nos ocurrió hacer cosas DESECHABLES con un componente de estas características.

El plástico es un material que la naturaleza no puede asimilar, no fue pensado para degradarse, sino todo lo contrario. Nuestra forma incorrecta de usarlo es lo que ha causado la situación que estamos viviendo ahora: ríos de botellas y fundas plásticas, el agua que bebemos contaminada con fibras sintéticas, animales marinos muertos de inanición por tener el estómago lleno de plástico, islas de basura del tamaño de países enteros flotando en los océanos, etc.

¿Qué podemos hacer cada uno de nosotros para evitar esta situación?

10 pasos para comenzar a vivir una vida menos plástica.

  1. Di no a los sorbetes plásticos. Pide tus bebidas #SinSorbetePorFavor.
  2. Evita el uso de botellas desechables. Lleva siempre tu termo y llénalo en tu casa o lugar de trabajo.
  3. Lleva contigo fundas reusables.
  4. Si habitualmente pides café para llevar, ten tu propia taza reusable.
  5. Cuando pidas comida para llevar, lleva tus propios recipientes.
  6. No uses cubiertos desechables, ten siempre a mano los tuyos, no cuesta nada lavarlos después de usarlos.
  7. Compra productos con menos empaques.
  8. Compra pan en la panadería, normalmente viene en fundas de papel.
  9. Utiliza rasuradoras con hojas remplazables en lugar de rasuradoras descartables.
  10. Colabora en las limpiezas de playas, esteros y ríos.

¡Rechaza lo que no puedas reusar!

IMG-20180329-WA0008             IMG-20180329-WA0010IMG-20180329-WA0000

Imágenes de objetos encontrados durante las limpiezas de playa en Ecuador.

Un futuro cercano sin plásticos en Galápagos

En marzo del presente año se realizó una limpieza de la playa Baltra, en la que asistieron el ministro de Ambiente y el director regional de la ONU Medio Ambiente, quienes comentaron que este año es en el que se le declara la guerra a los plásticos, tomando acciones importantes y directas para atacar esta gran problemática que está afectando a todo el mundo, incluyendo las magníficas especies que se encuentran en nuestras islas Galápagos.

El director de la ONU Medio Ambiente, Leo Heileman, hizo hincapié en la relevancia de conservar un ecosistema tan productivo y megadiverso como lo es Galápagos y que, además, se tomen medidas rigurosas en cuanto a la prohibición de ciertos materiales plásticos como lo son los de un solo uso que, como ya se conoce, son los más perjudiciales para toda vida.

Mientras tanto, el ministro expuso las propuestas que se llevaron a cabo durante el 2004 y el 2014. En el primer año mencionado, se realizó un programa intensivo de limpiezas de playas, recogiendo basura que proviene de diferentes partes del mundo. Por otro lado, en el 2014, se prohibió en las islas Galápagos el comercio, distribución, venta y entrega de bolsas plásticas desechables.

Aunque, tanto esta ley como el programa no tuvieron tanto éxito; sin embargo, no han dado todo por perdido. Las autoridades del Parque Nacional Galápagos han expresado varias veces su apoyo a la reducción de plásticos de un solo uso y, además, están en constante desarrollo de actividades para la conscientización de las personas acerca del problema.

Y como se mencionó, no todo está perdido. Este año se pondrá en marcha una vez más la prohibición de 4 tipos de plástico (bolsas desechables, sorbetes, espuma-flex y botellas no retornables de agua) en la región insular, con sus debidas regulaciones y educando a los diferentes comerciantes acerca de lo que deben reducir y qué alternativas pueden usar.

Definitivamente es un gran año para combatir los plásticos en el Ecuador.

 

Fuente: http://web.unep.org/americalatinacaribe/es/ecuador-y-onu-medio-ambiente-lanzan-un-llamado-terminar-con-la-contaminaci%C3%B3n-por-pl%C3%A1sticos

Más acciones por el mar: testimonio de un voluntario

En Mingas por el Mar, siempre tratamos de incentivar a las personas a querer formar parte del cambio, logrando diversos objetivos que tengan como fin la conservación del océano. Todos aportamos con nuestro granito de arena para hacer conscientizar a las personas acerca de la problemática de la contaminación por plásticos; así, Simoné Delgado -líder del grupo de Mingas en Manta- , tuvo la excelente idea de formar el primer grupo de jóvenes líderes en esta ciudad de Manabí para lograr un mayor conocimiento acerca del problema y de las soluciones. Gracias a su aporte, se tuvo un grupo numeroso de voluntarios de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí (ULEAM), incluyendo a Kelvin Pérez Ávila.

Él nos dió su testimonio como miembro del primer grupo de jóvenes líderes de Manta y esto fue lo que él aprendió de la organización:

Kelvin Pérez -voluntario de la Universidad ULEAM.
Kelvin Pérez -voluntario de la Universidad ULEAM.

Kelvin nos comentó que su experiencia ayudando a la ONG ha sido de mucha importancia porque no solo adquirió conocimientos para su vida cotidiana, sino que también permitió un mayor desarrollo en el campo profesional del Turismo.

Además reconoció que aunque la labor que Simoné les estaba proponiendo no iba a ser fácil, le pareció una buena forma de aprender más acerca de los ecosistemas marinos; añadiéndole el hecho de que serían un grupo pionero en brindar toda esta información a las diversas instituciones educativas de la ciudad, logrando que los estudiantes valoren y respeten la vida marina, y que comiencen a cuidar todo lo que le pertenece al mar y que nos conecta.

Kelvin menciona que el trabajo proporcionado para él como responsable del grupo fue hacer la gestión de los permisos para poder impartir las charlas en los centros educativos, sean estos fiscales y privados, e incluso involucrar a los comerciantes de comida en este gran tema que nos compete. Todo esto se dio con total éxito, realizando progresos minuciosos y alcanzando el propósito planteado desde el principio el cual era, y lo describe como: “Niños, adolescentes, jóvenes y adultos sepan el daño que le ocasionamos a la vida marina, y darles a saber que la reducción del material desechable y el uso de materiales reusables nos va a llevar a tener una vida con más conciencia al valor de la vida de los animales marinos”.

Ellos desarrollaron e implementaron diferentes técnicas para que toda esta información acerca de los plásticos y la contaminación tenga un mensaje directo y fuerte, que incentive a las personas a querer hacer cambios positivos en sus vidas.

Grupo de jóvenes líderes de la Universidad ULEAM
Grupo de jóvenes líderes de la Universidad ULEAM

Tanto Kelvin como sus compañeros recibieron de todo esto una experiencia enriquecedora. Por otro lado, alcanzaron a difundir este tema entre los vendedores, logrando que ellos escuchen atentamente. Los vendedores les indicaron que jamás les habían proporcionado alternativas ecológicas para implementar en sus negocios, lo cual llenó de sorpresa a los jóvenes.

Finalmente, Kelvin nos explicó que no siempre fue una tarea fácil levantarse temprano en días de feriado, pero que al final del día todo valía la pena. Kelvin siente total satisfacción por haber formado parte de este primer grupo de jóvenes líderes en Manta, quiénes desde ahora están comprometidos a salvar los océanos reduciendo plásticos de un solo uso y preocupándose más por los animales marinos.

La Gran Mancha de Basura del Pacífico

¿Han oído de la Gran Mancha de Basura del Pacífico? Probablemente la conozcan como la isla de plástico. Es increíble pensar que no es la única existente en los océanos. De hecho, son cinco, pero esta es la más grande de todas. Para quienes no conocen absolutamente nada acerca de la isla, aquí les presento los datos más relevantes que se obtuvieron al finalizar las investigaciones de esta gran mancha de basura marina. Investigaciones que fueron llevadas a cabo por el equipo de The Ocean Cleanup. Comencemos.

  • Como su nombre lo indica, está ubicada en el océano Pacífico, entre Hawái y California. ¿Saben lo que eso significa? Sí, está relativamente cerca de las costas de Ecuador.
  • Los plásticos que llegan hasta esta isla son increíblemente resistentes a las condiciones ambientales, es decir que, estos materiales recorren kilómetros de distancia hasta llegar hasta este punto. Terrible, ¿no?
  • La resistencia de muchos de estos plásticos no es tan fuerte como para permanecer en su tamaño original, sino que se degrada hasta convertirse en microplástico, lo que es peor para la vida marina.
  • Se estima que el área superficial de esta gran isla es de 1.6 millones de kilómetros cuadrados, un área que representa el doble del estado de Texas o tres veces Francia. Impresionantemente grande para ser una isla provocada por la contaminación.
    Microplásticos. Imagen de The Ocean Cleanup
    Microplásticos.
    Imagen de The Ocean Cleanup
  • Durante el tiempo de estudio, calcularon que había aproximadamente 1.8 trillones de piezas de plástico en este lugar, lo que representa cerca de 80,000 toneladas, un equivalente de 250 piezas de plástico por cada persona en el mundo.Infortunadamente, estos números son de las partes más densas de la isla. Si se incluyen las partes menos densas, se dice que serían cerca de 100,000 ton. Todos estos números son valores promedios.
  • El equipo encargado del estudio tomó diversas muestras de plástico para analizarlas correctamente y catalogarlas. Entre estas muestras encontraron plásticos producidos en los años 1970 que están casi completos. ¡Escalofriante!
    Caja encontrada en la Gran Mancha de Basura del Pacífico. Foto de The Ocean Cleanup
    Caja encontrada en la Gran Mancha de Basura del Pacífico.
    Foto de The Ocean Cleanup

    La mayoría de plásticos que se sacaron están elaborados de polietileno (PE) o polipropileno (PP) o artes de pesca abandonados. El 92% de la masa total son plásticos con un tamaño mayor a 0.5 cm, pero según los objetos contados, un 94% eran microplásticos (tamaño menor a 0.5 cm). Datos alarmantes pues los peces confunden al microplástico con plancton.

  • 84% de las muestras recolectadas contenían químicos tóxicos en exceso. Ya sabemos que todo en exceso hace daño y, en este caso, daños muy graves.
  • Este equipo de investigadores concuerda con otros estudios de que al menos 700 especies marinas tienen encuentros con esta basura. Más del 17% de ellos están en la lista de especies amenazadas.

¿Piensan que la afectación de especies marinas no tiene ninguna repercusión en nosotros los seres humanos? Pues les cuento que:

  • Si algo afecta a uno de los eslabones de la red alimenticia, téngalo por seguro, que el resto de animales serán perjudicados sí o sí. En pocas palabras, peces intoxicados es igual a humanos intoxicados. ¡Pero ESPEREN! Estas toxinas no provocan síntomas inmediatos, es decir que, el daño está, solo que no lo podemos percibir en el momento.
  • Las Naciones Unidas informaron que el daño ambiental aproximado causado por el plástico a los ecosistemas marinos representa $13 mil millones. Adivinen qué puede lograr que ese valor baje exponencialmente. Ajá, una sociedad que se preocupa por el ambiente y hace algo significativo al respecto.

Este es un excelente y grave ejemplo de contaminación por plástico. Recuerden que absolutamente todo está conectado, es decir, contaminas un lugar, contaminas todo. Así de simple es. Esta es una gran y perfecta razón para cambiar nuestros malos hábitos, nuestras malas tradiciones.

Consumo responsable siempre.

Pienso, luego compro. 15 de marzo, día internacional del consumo responsable.

“Los humanos son, para mí, la especie que lleva fundas… Solíamos pensar que los humanos eran la especie que fabricaba herramientas, pero ahora sabemos que algunos pájaros e insectos también hacen herramienta; pero creo que somos la única especie que lleva sus posesiones en una funda.”

Aunque Roland Clift dijo esto mientras hacía una comparación de las fundas plásticas vs. las fundas de algodón, esta visión de gente por todos lados llevando montones de fundas fue reveladora y me pareció una radiografía de la sociedad actual. Somos una sociedad consumista. Consideramos “ir de compras” como una actividad de ocio y nuestro bienestar lo medimos según cuántas fundas llevamos y que tan llenas estén, sin echarle mucha cabeza a las consecuencias de este comportamiento.

Independientemente de que basar nuestra felicidad en bienes materiales me parezca algo aterrador de la sociedad actual, hay asuntos concretos que debemos tomar en cuenta acerca de esta forma de consumo: Uno, vivimos en un planeta finito, es decir, que los recursos que podemos consumir son limitados; y dos, somos la única especie que produce desechos que la tierra no puede digerir. Ambas situaciones combinadas son una receta para el desastre y ya estamos viviendo las consecuencias.

Casi todos hemos visto los videos de animales marinos con plásticos en su estómago, derrames de petróleo en los mares, ríos envenenados por la minería, inundaciones como consecuencia de la deforestación, etc. Pues todas esas afectaciones a la naturaleza se dan justamente por nuestra forma de consumo, incluso estando lejos del área afectada. Si queremos ir en carro a todos lados, hay que extraer petróleo; si queremos celulares nuevos cada año, hay que explotar las minas; si queremos comprar ropa nueva cada semana, hay que cultivar algodón o extraer petróleo para fibras sintéticas. Todo es hecho a partir de materias primas.  Y si además lo botamos a la basura después de usarlo, es un desperdicio absoluto de material y energía.

Es importante que entendamos que las cosas no “nacen” en las perchas del supermercado, son producidas por gente, a partir de recursos naturales, y muchas veces su producción causa daño a esas personas y al medio ambiente.

¿Qué puedes hacer individualmente para contrarrestar esto? Piensa antes de comprar. Reduce lo que más que puedas y pregúntate si verdaderamente necesitas lo que estas comprando. Si no estas seguro de necesitarlo, no lo compres.  Investiga acerca de lo que compras: elegir productos amigables con el medio ambiente es mucho más que elegir un empaque reciclable. Pregúntate de dónde vienen los materiales y la mano de obra de las cosas que usas. ¿Dónde fueron hechas, de qué forma, cómo se transportan, qué tanto afectan al medio ambiente y a las comunidades donde se producen, qué pasa con ellos después de que las desechas? Intenta comprar productos locales, de buena calidad, no desechables, con poco empaque, orgánicos si es posible y de comercio justo.

El cambio comienza con la intención y la voluntad de cambiar. Nosotros tenemos el poder y la responsabilidad de elegir la forma en la que consumimos.

Carencia de publicaciones sobre los plásticos en Ecuador

La contaminación de diversos ecosistemas a causa de los plásticos es una problemática que cada vez está llamando más la atención de investigadores científicos, lo cual es muy importante para que generen más información de lo que está ocurriendo y, así entender mejor la situación y poder hacer algo significativo al respecto.

A nivel mundial, se tienen muchos datos estadísticos sobre cuánta basura llega a los océanos, cuánto es el promedio de desechos que genera una persona, qué tanto plástico utiliza una persona al año, y así. En cambio, en Ecuador, todavía no tenemos ese tipo de información.

Existen muchos científicos que dentro de su área de trabajo observan cómo los plásticos se están adueñando de los ecosistemas, pero no sirve de mucho si no se proporciona información concreta y bien fundamentada. Es decir, no hay artículos científicos que apoyen estas observaciones porque casi no se hacen publicaciones sobre aquello, o bueno, todavía no existe suficiente información publicada que nos ayude a reconocer los puntos realmente importantes para atacar a esta contaminación.

Se conoce que muchas especies acuáticas, como los mamíferos marinos, las aves marinas y muchos peces, están siendo afectadas gravemente por la polución causada por los plásticos; sin embargo, no se tiene una base de datos de cuáles son exactamente las especies que están sufriendo directamente por este problema.

También se tiene conocimiento de que los plásticos son uno de los principales materiales que están provocando tantas muertes de animales, tantas enfermedades por el consumo irresponsable de las personas. Lo que no se sabe es cuáles son los plásticos que más se encuentran contaminando los cuerpos de agua, los ecosistemas en sí.

Cada vez hay más profesionales con especializaciones a fines al tema que están generando investigaciones sobre los plásticos y los microplásticos, y cómo estos afectan la biodiversidad y a todos. Es necesario que todas esas investigaciones sean públicas y que todos puedan adquirirlas para mantener informada a la población. Y es que no sirve de nada hacer tantas publicaciones si las personas no pueden acceder a ellas o si no la entienden.

Además, es necesario dar alternativas ecológicas, como por ejemplo, decir que los sorbetes son innecesarios y malos para el ambiente no es suficiente, se debe explicar que hay sorbetes de uso temporal y de larga duración. Los de uso temporal son los de papel, mientras que, los de larga duración son los de bambú y metal porque pueden ser utilizados varias veces y no contaminan. Lo bueno de las plantas de bambú es que crecen rápido y existen cultivos de estas, evitando la tala indiscriminada de esta plantas en su medio natural.

Se necesita generar y publicar más investigaciones que prueben que la contaminación por plásticos en el Ecuador es real y que las especies de animales y plantas, incluso nosotros los humanos estamos siendo afectados directa o indirectamente por este gran fenómeno.

Sostenibilidad: “Nuestro futuro común”

social-media-2457842_1280

Desde hace más de 40 años se usa la palabra sostenibilidad para explicar la explotación de un recurso por debajo de su límite de renovación; pero no fue sino hasta 1987 que la ONU, en el documento titulado “Nuestro Futuro Común”, usa “desarrollo sostenible” con el sentido que tiene ahora de «satisfacer nuestras necesidades actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas».

En estos casi 30 años de camino desde su definición inicial, el concepto de sostenibilidad ha cambiado desde una visión centrada en la conservación ambiental hacia una perspectiva mucho más amplia que integra procesos sociales, económicos, políticos, productivos, culturales, etc., que están relacionados con las necesidades y calidad de vida humanas.

Solamente el hecho de que haya surgido esta preocupación por la “sostenibilidad” implica que hay conciencia clara de que el modelo actual de desarrollo es insostenible. Entonces, ¿Puedo seguir indefinidamente con este comportamiento de producción y consumo, y podrán hacerlo mis hijos y mis nietos? Si seguimos el modelo actual de desarrollo la respuesta es un terminante NO. De allí que el décimo segundo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU sea “garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles”, pero ¿cómo lograrlo en una sociedad que mide su bienestar individual y colectivo basándose en su capacidad de consumo de bienes materiales y en el mínimo esfuerzo? La solución está en replantearnos nuestra forma de vida, cambiar la forma en que compramos, socializamos, compartimos y educamos para hacerlo de una manera más respetuosa con el entorno.

Si queremos tener un futuro común y que este sea sano, solidario, de igualdad en el acceso a los recursos, de armonía con la naturaleza y los seres humanos; tenemos que cambiar conductas de consumo, optimizar recursos, colaborar entre personas y comunidades, participar activamente en procesos de desarrollo social; en definitiva, involucrarnos. Vivir sosteniblemente es un asunto de acción y cooperación.

Mi experiencia dando charlas en escuelas

¡Los niños la mejor audiencia! Cada vez que me toca hablar en público me invaden los nervios, a ustedes también les pasa? ¡Uy! los nervios se sienten en la panza… bueno los niños empezaron a llegar curiosos, alegres y desde ese momento se me olvidaron los nervios, simplemente me contagie de su espontaneidad. Que emocionante fue para mí ver como se conectaban con nuestro mensaje de conservación, que gusto escuchar sus intervenciones, que lindo ver como se sensibilizaban con el daño que el plástico causa a los océanos y en seguida comprendieron que la solución está en cambiar nuestros hábitos de consumo. Literal el corazón me explotaba cada vez que me decían sus ideas para ayudar, para convertirse en agentes de cambio. Bien dicen que los niños son el futuro!.

Gracias a la Unidad Educativa Nuestro Mundo por la apertura, fue una gran experiencia compartir nuestro mensaje de conservación con sus estudiantes de 5to de básica a 2do de bachillerato.

Charla - Unidad Educativa Nuevo Mundo

Práctica Sostenible: Conservación y utilización de océanos y sus recursos

La ONU propuso años atrás una serie de objetivos para erradicar la pobreza, mejorar la calidad de vida de las personas, promover la conservación de los ecosistemas, entre otros más, estos son los Objetivos de Desarrollo Sostenible y son 17. Uno de ellos está dedicado a la conservación y utilización sostenible de los océanos y los recursos que estos nos brindan.

El último reporte explica acerca del proceso en el logro de estos objetivos, y en el cual menciona que tanto la sobrepesca como la contaminación marina y la acidificación están poniendo en un gran peligro la vida submarina.

Se evaluaron 63 ecosistemas marinos de gran importancia a nivel mundial, de los cuales el 16% están en la categoría de riesgo alto debido a la eutrofización costera (el exceso de nutrientes en el agua). Un porcentaje bastante alarmante debido a la categoría y tomando en cuenta de que la eutrofización es difícil de controlar si existen diversas fuentes que la producen.

También se menciona que la sobrepesca reduce la producción alimentaria, lo que desequilibra todo pues es la base de la cadena alimenticia y, por ende, es la base del correcto funcionamiento de toda vida y ecosistema. Las poblaciones de peces marinos ha disminuido notablemente debido a la sobrepesca desde 1974 y aun más desde el 2013.

Objetivo 14 - VIDA SUBMARINA. Foto ONU

Se han planteado varias metas para revertir estos daños -o al menos disminuirlos- como prevenir y reducir significativamente la contaminación marina de todo tipo para el 2025, gestionar y proteger sosteniblemente los ecosistemas marinos y costeros para evitar efectos negativos y fortalecer su resiliencia (capacidad de un organismo o sistema para recuperarse) y minimizar los efectos de la acidificación de océanos para el 2020.

Se quiere lograr obtener más apoyo por parte de la comunidad científica, proponiendo y creando tecnología marina que permita que este objetivo tenga más auge y mayor impacto.

Son tantos los problemas que enfrentan los océanos hoy en día, pero también son tantos los proyectos, metas e investigaciones que se están planteando y poniendo en práctica para reducir estos grandes inconvenientes y, así, la vida marina pueda recuperarse al igual que los ecosistemas.

Resolución año 2021: Menos plásticos desechables

A inicios de año estamos con mucha energía y nos ponemos objetivos para cambiar de manera positiva nuestras vidas. Nosotros nos hemos puesto como meta contarle a la mayor cantidad posible de personas sobre estos pequeños cambios de hábitos que son de gran impacto positivo para nuestra salud y la del planeta.

El mar se está llenando cada vez más de plásticos y el 80% de esta contaminación proviene de bases terrestres como Guayaquil o cualquier otra ciudad sin playa. Este problema empeora a cada segundo y cada ser humano tiene el poder de formar parte de la solución día a día tomando en cuenta lo siguiente:

  1. Ten siempre tus bolsas reutilizables y utilícelas en lugar de bolsas de plástico. Guárdalas en tu carro para que nunca las olvides cuando vayas al supermercado.
  2. Deje de usar sorbetes de un solo uso. ¡Compra uno reutilizable!
  3. Compra alimentos al granel tanto como sea posible, utilizando tus propios contenedores reutilizables.
  4. Los contenedores reutilizables también se pueden usar para obtener comida para llevar de un restaurante. Muchos restaurantes empacan sus alimentos en poliestireno, que es extremadamente dañino para el medio ambiente. Los restaurantes también suelen dar cubiertos de plástico, que puedes evitar fácilmente.
  5. Ten una botella o taza reutilizable para comprar bebida. Cuando salgas de la casa lleva tu termo lleno.
  6. Evite comprar alimentos congelados. Casi siempre están envueltos en plástico.
  7. Se estima que alrededor de 3.4 millones de toneladas métricas de pañales se eliminan solo en los Estados Unidos cada año. Estos pañales contienen muchos plásticos y se pueden reemplazar fácilmente con pañales ecológicos reutilizables.
  8. Las mujeres consumimos toallas sanitarias todos los meses y sin darnos cuenta esto representa una gran cantidad de desechos. Opta por una copa menstrual, vas a producir menos basura e inclusive vas a ahorrar dinero!
  9. Una de las cosas que más se encuentran en las limpiezas de playa son cepillos de dientes. Aunque no son muy fáciles de conseguir, opta por cepillos de dientes de madera o bambú. Los puedes conseguir en internet y pedirle a alguien que te los traiga cuando viaje.
  10. Usa jabones, cosméticos y productos de limpieza ecológicos. ¡Hay empresas que los venden y necesitan nuestro apoyo! A menudo también puedes comprar estos productos al granel con tus propios contenedores.
  11. Evita los productos de limpieza con microperlas. Estas microperlas a menudo están hechas de plástico.
  12. Prepara tu propio jugo recién exprimido en lugar de comprar las botellas o cajas de cartón de la tienda. Sí, las cajas de cartón incluyen plástico.
  13. Usa una afeitadora normal con cuchillas reemplazables en lugar de una desechable.
  14. ¡Renuncia al chicle! La goma está hecha de goma sintética, que también es de plástico.

¡Cambia tus hábitos, forma parte de la solución!

Hacia un planeta libre de contaminación

La Asamblea de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente publicó el mes pasado un reporte completo llamado «Hacia un planeta libre de contaminación» en el que muestra evidencias claras de la contaminación en los diversos ecosistemas existentes, también aborda la problemática desde el punto político, es decir, redactan los diversos tratados y acuerdos que se han creado con el fin de atacar este problema; además, explican la transición hacia un planeta libre de contaminación.

Pero para esta nueva entrada, me enfocaré únicamente en la contaminación marina y costera. En la tabla «Efectos de los distintos tipos de contaminantes en la salud humana y los ecosistemas», muestra que existen al menos unas 500 zonas denominadas «zonas muertas», las cuales son regiones que no cuentan con suficiente oxígeno para que organismos marinos vivan ahí. La polución es el causante de estas zonas muertas, pues se tiene como dato que entre 4,8 y 12,7 millones de toneladas de desechos plásticos son introducidos -accidental o intencionalmente- a los océanos. Cabe recalcar que en estas zonas muertas solían albergar varias especies de peces comerciales, es decir, las de consumo humano.

Si bien es cierto que el plástico es uno de los mayores contaminantes de estos grandes cuerpos de agua, no es el único existente. El exceso de nutrientes, derrame de petróleo, aceite, metales pesados, desechos radiactivos, industria naviera, pesquerías y otras fuentes son grandes contaminantes de no solo los océanos, sino también de ríos, lagos y lagunas. Son, sin duda alguna, muy peligrosos para la vida marina, pues -por citar un ejemplo- los nutrientes provocan los brotes de algas ocasionando la muerte de muchos individuos marinos que habitan cerca de donde se dieron estos brotes.

Gráfico obtenido del reporte de la ONU, «Hacia un planeta libre de contaminación».
Gráfico obtenido del reporte de la ONU, «Hacia un planeta libre de contaminación».

Y no solo las especies marinas; los efectos de la contaminación en la salud humana van desde el deterioro del desarrollo neurológico, gases nocivos, trastornos de la piel, enfermedades cardíacas, renales, cáncer, esterilidad y otros trastornos reproductivos, trastornos hormonales, y un sinnúmero de problemas más que cada vez se vuelven más alarmantes y, que infortunadamente, afectan más a las personas de bajos recursos.

Una problemática bastante grande que ya no se puede seguir ignorando como se lo ha estado haciendo desde que comenzó, es un asunto que se debe atacar lo más pronto posible y en el que todos debemos de actuar para que los cambios sean mayores y significativos.

 

Resumen del reporte de la ONU: Resumen del reporte

Reporte completo: Hacia un planeta libre de contaminación