“Zero waste” y el frasco de mayonesa.

15 de marzo, día internacional del consumo responsable

Seguramente has escuchado hablar del movimiento “zero waste” o “basura cero” y has visto a personas mostrando su basura de UN AÑO en un frasco de vidrio como los grandes de mayonesa.

Está bien, es normal sentirse superado al ver esto y pensar “jamás lo voy a lograr”. Ser una persona completamente “basura cero” requiere cambios radicales en la forma de vivir, comer comprar, viajar, trabajar, relacionarse con los demás, etc.; pero no es necesario llegar a ese extremo para llevar una vida más amigable con el entorno y a la vez más saludable. Todo es cuestión de tener la predisposición adecuada y saber dos cosas: que esta es no es una carrera de velocidad, sino de “resistencia”; y que los pequeños cambios SI hacen la diferencia, así que cualquier hábito que puedas ir mejorando, sirve.

La premisa de este estilo de vida es eliminar tanto como sea posible la generación de residuos, y eso lo logramos modificando nuestra forma de consumir. Los principales obstáculos que tenemos que vencer en nuestro camino a un estilo de vida con menos basura son: Uno, nuestra tendencia a la acumulación y al “lo compro por si acaso”, pero que no usamos nunca. Y dos, nuestro hábito de facilidad y comodidad. El típico “estoy muy cansada” para lavar los platos y por eso uso platos desechables o compro jugos en envases porque “no tengo tiempo” de hacerlo en casa…  Una vez que logramos quitarnos las excusas de encima y tenemos la actitud mental adecuada, solo es cuestión de ir haciendo cambios en tu vida diaria.

Primero: Reduce y rechaza lo que no necesitas.  Es recomendable ir paso a paso. No es buena idea alocarse y entrar en un frenesí de reducción y regalar todo lo que no usas con el fin de tener una vida con menos cosas, porque algunas de ellas podrías necesitarlas y si te deshaces de todo, vas a tener que comprarlas nuevamente y eso no es reducir, sino todo lo contrario. Otro error muy común en la gente que comienza con este estilo de vida es deshacerse de todo lo “toxico” y comprar todo “Eco”. ¡Recuerda! No es tan fácil cambiar de la noche a la mañana el chip de acumulación que hemos tenido toda la vida y se puede caer en comprar cosas que no necesitamos. Da igual si ese objeto es amigable con el medio ambiente, si no lo necesitas, no lo compres.

La clave es hacer un análisis de nuestro día a día y de nuestras necesidades reales. Por ejemplo, es muy bueno tener una taza de café reutilizable si pides café para llevar habitualmente, pero comprarla para tenerla guardada en tu casa, solo por tenerla y porque es “eco”, va totalmente en contra de lo que estás intentando lograr. Si ya tienes un termo, úsalo, no es necesario que compres otro de metal o vidrio porque se ve más bonito.

Segundo: Busca alternativas. Comienza echando un vistazo al basurero y ver qué hábitos puedes cambiar para reducir lo que hay ahí dentro. Si usas rasuradoras descartables, puedes cambiarte a las que solo se cambia la hoja. Fíjate qué productos de los que compras, que vienen en envases, podrías elaborar tú mismo. Por ejemplo, productos de limpieza y de higiene personal; en internet hay cientos de recetas para hacerlos y puedes ir probando. Además, cada vez hay más opciones de emprendimientos locales que van por esta línea (champú en barra, desodorante en envase de cartón, polvo dental, etc) y pueden ser una buena opción para lo que necesitas.

Evita los desechables. Una vez más, es importante analizar tus movimientos diarios. Si comes fuera regularmente y te dan cubiertos descartables, lleva los tuyos de metal o madera. Si compras bebidas y usas sorbete, ten el tuyo reusable. Si pides comida para llevar, lleva tus envases reutilizables. Ten contigo siempre un termo o tomatodo para no usar botellas desechables.

Al momento de ir al supermercado, compra al granel lo que puedas y lleva tus fundas de tela tanto para las frutas y verduras como para llevar las compras a casa. Cocina en tu casa tanto como puedas a base de productos frescos, en lugar de comprar congelados o comida para llevar que vienen en fundas y envases desechables. Además, es más sano.

Compra siempre productos de buena calidad para que te duren más y no los tengas que reemplazar tan seguido. Esto aplica también a la ropa.

Tercero: Reutiliza todo lo que puedas. Dales una segunda vida a las cosas. Reutiliza envases, repara lo que pueda ser reparado, compra de segunda mano, alquila o pide prestado cosas que solo necesitas temporalmente.

Cuarto: Cultiva y composta. Si tienes espacio y tienes oportunidad de cultivar algunos de tus alimentos es lo ideal; y si además puedes compostar los desechos orgánicos, te ayudaría a tener abono orgánico para tus plantas. Compostar es mucho más fácil y limpio de lo que te imaginas, si lo haces adecuadamente.

Quinto: Recicla. El último paso y la última opción debería ser reciclar. Una vez que has intentado reducir y reutilizar todo lo que puedas, si tienes que botar algo, consigue un reciclador que lo retire y lo gestione de la mejor manera.

Lee sobre estos temas, únete a algún grupo “zero waste” en redes sociales y aprende de lo que hacen otros, prueba tus propias cosas y compártelas con tus familiares y amigos.  Lo que sea que puedas hacer para reducir tus desechos es de gran ayuda tanto para el planeta como para ti mismo. No pasa nada si al cabo de un año tu basura no cabe en un frasco de mayonesa, lo importante es comenzar y hacerlo cuanto antes.

La polución marina por nurdles es un problema global para el cual se necesita acción urgente.

Durante el mes de febrero participamos en el primer “Great Global Nurdle Hunt” (La gran cacería global de nurdles) organizada por la ONG escocesa Fidra. 352 búsquedas de pellets plásticos fueron llevadas a cabo durante 9 días (del 8 al 17 de febrero de 2019), en 32 países, alrededor de los 7 continentes; a la cual se sumaron más de 1200 voluntarios pertenecientes a 75 organizaciones, grupos comunitarios y empresas1.

El objetivo principal del evento es poner en evidencia que existe un problema de polución marina debido a la presencia nurdles, que su alcance es global y que necesita acción urgente por parte de los gobiernos y la industria del plástico para ser solucionado desde la fuente.

¿Qué son los nurdles y por qué son un problema? Los nurdles (pellets) son pequeños gránulos de plástico que se fabrican y utilizan para hacer casi todos los productos plásticos que usamos. Contienen una mezcla de químicos, pueden adsorber las toxinas presentes en el agua y pueden ser colonizados por organismos indicadores de contaminación fecal, como Escherichia coli2. Se estima que 230,000 toneladas pueden verterse a los océanos de todo el mundo, cada año3. Una vez en el ambiente, los nurdles son difíciles de eliminar, duran mucho tiempo y se fragmentan convirtiéndose en microplásticos aún más pequeños . Son fácilmente confundidos con alimentos por muchos animales, por lo tanto, los nurdles y sus toxinas pueden entrar fácilmente en la cadena alimenticia.

Nurdles encontrados en la playa La Lobería, Salinas, provincia de Santa Elena

¿Cómo llegan al mar? Los nurdles se liberan al ambiente cuando son manipulados o transportados de manera inadecuada. Esto puede ocurrir en cualquier eslabón de la cadena de suministros y producción: fabricación de plástico, transporte terrestre o marítimo y durante la elaboración de productos finales. Son pequeños, ligeros y muchos de ellos flotan, por lo tanto, al llegar a cuerpos de agua, ya sea de manera directa o mediante los desagües, encuentras su camino a ríos y esteros, terminado en el mar.

Gráfico: Fidra https://www.nurdlehunt.org.uk/whats-the-problem/lost-at-sea.html

 

Mingas por el Mar fue una de las organizaciones que se sumó a este evento global coordinando dos “cacerías” de nurdles en nuestro país. La primera el 9 de febrero en la playa La Lobería, Salinas, provincia de Santa Elena y la segunda el 17 de febrero en Tortuga Bay, Santa Cruz, Galápagos. Nuestros hallazgos fueron los siguientes:

Los colaboradores de Fidra, ONG organizadora del evento, quedaron asombrados por la cantidad de nurdles encontrados en Galápagos y en el blog de la organización publicaron lo siguiente: “La polución por nurdles fue evidenciada en 28 de 32 países donde se realizó la “cacería”, desde el Golfo de México hasta Abu Dabi, desde Ecuador hasta Sudáfrica; se registró la presencia de nurdles en el 84% de las búsquedas. En el 40% de las mismas se encontró más de 100 pellets; en el 12.5% se registró más de 1000 nurdles. Ni siquiera el paraíso prístino de las islas Galápagos, hogar de las especies observadas por Darwin en 1835, que sirvieron de inspiración para su teoría de la evolución, escaparon a la polución por nurdles. Durante la cacería realizada en Tortuga Bay en las Galápagos, fueron encontrados más de 9.000 pellets plásticos.”

Los hallazgos en Galápagos son preocupantes, 9.073 pellets encontrados en sólo 71 metros de playa. Estamos impactados por la magnitud y la extensión del problema. El efecto que tienen los nurdles sobre la fauna de nuestro país es difícil de establecer, pero es indiscutible que remediar la polución marina, incluida la ocasionada por pellets plásticos, es vital para la conservación de ecosistemas frágiles como los de las Galápagos.

La participación de tantos voluntarios de tan variadas organizaciones alrededor del mundo demuestra que hay una procupación creciente por esta situación y que no puede seguir siendo ignorado por los responsables. Confiamos en que estas iniciativas de ciencia ciudadana ayuden a la población, en general, y a los gobiernos e industria plástica, en particular, a tomar conciencia y acción para solucionar el problema desde su orígen.

Puedes encontrar el mapa con los hallazgos globales, incluidos los de nuestro país en el siguiente link: https://www.nurdlehunt.org.uk/take-part/nurdle-map.html

 

Nurdles encontrados en Tortuga Bay, Santa Cruz, Galápagos, durante el Great Global Nurdle Hunt. 17 de febrero, 2019.

 

Nurdles encontrados en La Lobería, Santa Elena, durante el Great Global Nurdle Hunt. 9 de febrero, 2019.

 

Referencias:

Alku Pets, nuevo aliado Mingas por el mar

Alku es una empresa ecuatoriana dedicada a la elaboración de juguetes para mascotas con un enfoque medioambiental ya que por cada juguete realizado se recicla una botella además de aportar con el empoderamiento de mujeres cabezas de hogar.

Con un profundo deseo de ayudar al planeta y siguiendo la filosofía medioambiental que tiene Alku nace la iniciativa de trabajar en conjunto con Mingas por el mar, con la finalidad de brindar una mano a esta noble causa que busca cuidar de los mares y de las especies que allí habitan.

Para Alku esta alianza significa fortalecer aún más el enfoque medio ambiental que maneja la empresa ya que los juguetes son elaborados a base de botellas recicladas, por cada juguete que se realiza se recicla una botella.

Es vital para nosotros fomentar el consumo responsable con la finalidad de disminuir y concientizar el consumo responsable de plásticos de un solo uso.

Porque sabemos que un plástico botado en la ciudad termina en nuestros mares, por esta razón es imperioso el crear esta alianza con mingas por el mar para aumentar la concientización sobre esta problemática actual que vivimos, para generar dinámicas de educación ambiental en nuestra audiencia y así sumarnos a contribuir positivamente en nuestro entorno.

Autora: Valeria Caiza – Alku Pets

Senderísmo en Bosque Protector Cerro Paraíso

Si jamás has hecho senderismo dentro de Guayaquil probablemente te estás perdiendo una de las mejores experiencias que te pueda brindar la ciudad. Los voluntarios de Mingas – Guayaquil decidieron aventurarse por uno de los dos senderos que tiene para ofrecer el Bosque Protector Cerro Paraíso, ubicado en la parte alta del Cerro San Eduardo.
Nuestra campaña «Un bosque, mil respiros» comienza por un recorrido que duró casi 3 horas y media de exploración por este bosque seco tropical, guiado por Raúl Tomalá, biólogo de profesión y quien tuvo la amabilidad de enseñarnos acerca de la flora y fauna que se puede encontrar aquí. Se logró observar una flora impresionante que va desde los gigantescos y majestuosos ceibos, los guasmos cuyos frutos desprenden un aroma peculiar hasta los árboles chiriguas, especies que le dan un aspecto más sombrío y tétrico a estos lugares, pero que también son representativos al encontrarse casi únicamente en este bosque dentro de Guayaquil. Mientras que, en cuanto a fauna, se alcanzó a hacer avistamiento de pequeñas ardillas y un montón de aves como los cuco ardillas.

Raúl nos explicaba a los voluntarios cómo cada bosque de Guayaquil a pesar de ser todos secos tropicales – es decir que pasan de 7 a 8 meses con apariencia seca por la carencia de agua –, cada uno cuenta con su particularidad que los hace atractivos. Asimismo, nos comentaba porqué es tan importante conectar a la comunidad guayaquileña con los extraordinarios bosques secos que tiene la ciudad.
Este tipo de bosque cada año se reduce más a nivel mundial y nacional y es importante lograr que las personas se encariñen con ellos para que se incentiven a conservarlos tomando acciones personales como no contaminarlos, o exigiendo a los gobiernos locales que las leyes y derechos que protegen a la naturaleza del país se cumplan a como dé lugar.
Los bosques secos tropicales pasan desapercibidos de la vida cotidiana en parte por la falta de cultura acerca de estos sitios, así como por su aspecto que parece que estuviesen muertos y que fueran lugares peligrosos, cuando la realidad es que tienen mucho que ofrecer a las ciudades y tienen mucho potencial para el turismo local sostenible.

Esta es una invitación abierta a visitar este bosque increíble que tiene nuestra hermosa ciudad y también te invitamos a formar parte de nuestra comunidad de voluntarios. Una vez alguien dijo «la belleza está en el ojo del espectador» y ¿saben qué? Los bosques secos tropicales de Guayaquil son bellísimos.

Fotos cortesía de LUUT Agency
Nota de blog por: Nicole Casal

Sobre la Campaña Un Bosque Mil Respiros

El grupo Mingas por el Mar – Guayaquil comenzó sus limpiezas en los últimos meses del 2020, luego de haber pasado por varios meses de cuarentena por la actual pandemia. Esto nos hizo preguntarnos: ¿qué tanta contaminación se habrá generado en la ciudad durante estos meses de encierro? ¿Será que ver por redes sociales cómo la naturaleza en otros países está dando respiros más largos ha ayudado a tomar conciencia dentro de nuestro país?

Nosotros como equipo decidimos que los mejores lugares para iniciar nuestras limpiezas dentro de la ciudad eran en espacios naturales en donde probablemente encontraríamos menos contaminación que si nos pusiéramos hacer una limpieza en las calles más transitadas de Guayaquil. Es así como elegimos a los bosques Cerro Paraíso y Palo Santo como nuestros sitios ideales para las primeras mingas.

Lamentablemente nos topamos con la sorpresa de que estas áreas naturales están altamente contaminadas por una serie de materiales. Pudimos encontrar desde botellas de cerveza y fundas de snacks, hasta sábanas y materiales de construcción, e incluso mascarillas y un montón de objetos raros. Por supuesto, como ambientalistas de corazón no entendíamos al principio cómo estos lugares tan hermosos tienen tantos desechos.

Sí, el océano tiene una cantidad desmesurada de basura, pero en parte se alcanza a ver que es porque la basura viaja por los ríos, manglares hasta llegar a este gran cuerpo de agua, ¿pero y los bosques? Entonces caímos en cuenta que nosotros los guayaquileños realmente no conocemos estos espacios preciosos que tiene nuestra ciudad, no los entendemos y, por tanto, no los sabemos apreciar y cuidar como se debería.
Así es como empezó la campaña «Un bosque, mil respiros». Con el fin de conectar a la comunidad guayaquileña con las áreas naturales que tiene la ciudad, a través de actividades que permitan conocer más sobre los bosques secos tropicales y porqué es importante conservarlos.
Aunque la campaña recién está iniciando, tiene un montón de cosas para ofrecerle al público para que conozcan un poco más sobre su ciudad, cómo cuidarla y cómo disfrutar estos lugares sin causar un impacto negativo en ellos. Seamos parte de este gran cambio de mentalidad para apreciar más lo que debería ser parte de la cultura guayaquileña.

¿Quieres conocer más de esta iniciativa? Síguenos en nuestras redes sociales para estar pendiente sobre las diferentes actividades que lanzaremos.
¿Quieres ser parte del grupo Mingas – Guayaquil? Llena la solicitud de voluntariado en el siguiente enlace: https://www.mingasporelmar.org/voluntarios/

Fotos cortesía de LUUT Agency
Nota de Blog: Nicole Casal

Guarda Mares Salango

Salango se encuentra ubicado al sur de la Provincia de Manabí y es una parroquia Rural del Cantón Puerto López. Tiene una población de 4534 habitantes que viven del turismo y de la pesca.

La Isla de Salango es un destino turístico conocido por el avistamiento de aves, snorkel, kayak, buceo y apnea. Este paraíso del océano Pacífico es hogar de muchas especies marinas que se encuentran en peligro por el descarte de redes de pesca y por la contaminación plástica.

Guarda Mares es un nuevo proyecto que iniciamos este año junto a The Seasterhood y la escuela de apnea Freedivers Camp Salango. El amor por el océano nos une para educar a niños y jóvenes sobre la importancia de los ecosistemas marinos aplicando el apnea.

The Seasterhood es una comunidad de mujeres apneistas formada por Maria Verónica Córdova, Ericka Carrera y Nusy Horvath, iniciativa con la que buscan apoyar, unir y guiar a más mujeres interesadas en este deporte.

Freedivers Camp Salango es un campamento de turismo y actividades subacuáticas, cursos, entrenamientos de apnea y proyectos turísticos dirigidos por el instructor Carlos Proaño.

Entrenamiento de profundidad
Empezamos con una salida a la isla Salango con 10 jóvenes locales para recibir un entrenamiento de inmersiones guiado por las Seasters. A final de la jornada dimos una charla sobre polución plástica y consumo responsable.

Proyección documental Mission Blue
Nos reunimos en la Casa Parroquial con varios jóvenes de la localidad y tuvimos la proyección del documental Mission Blue de Sylvia Earle. Este documental muestra varios aspectos del impacto del ser humano en el equilibrio del océano, la importancia de su conservación y la responsabilidad que tenemos todos los seres humanos.

Activación del grupo Mingas por el mar Salango
El domingo temprano nos reunimos en el malecón para recibir una charla de introducción a las Mingas por el mar y realizamos una limpia de playa coordinada con la nueva líder Emily Soledispa y el Presidente del GAD Parroquial Pedro Soledispa Castillo. Recolectamos 120kg entre varios voluntarios de todas las edades.

Actividad de arte y educación para niños
En la Casa Parroquial reunimos a niños entre 5 y 12 años en una actividad de arte y educación ambiental. Las Seasters presentaron videos y realizaron juegos aplicando el apnea para niños.

Centro de Rehabilitación Marina
Aprovechamos nuestra visita a la zona para hacer un recorrido en el Centro de Rehabilitación Marina, proyecto que tiene muchos años rescatando y rehabilitando especies marinas que son afectadas por hábitos y acciones humanas. Más del 90% de las especies marinas rehabilitadas han ingerido plásticos y como consecuencia tienen problemas de salud que muchas veces son mortales.

El Director del Centro, Rubén Alemán, recibe animales de todo el país y es un gran aliado en la conservación del océano, esperamos poder seguir trabajando con ellos en esta localidad.

Este fin de semana de actividades da inicio al proyecto GUARDA MARES, con el que esperamos poder llegar a más localidades de la costa ecuatoriana. Gracias a The Seasterhood por invitarnos a ser parte de este proyecto tan importante y necesario.

Si quieres hacer un aporte a este proyecto, puedes escribir a seasterhood@gmail.com

Proyecto: Reciclaje Comunitario Ballenita

En el balneario de Ballenita, existe un grupo de recicladores base que ha venido trabajando colectivamente desde el año 2010. Este grupo de recicladores logra recolectar mensualmente un aproximado de 1 tonelada de residuos reciclables, lastimosamente no tienen mayor alcance en sus labores de reciclaje porque se trabaja sin el apoyo general de la comunidad local y también por la falta de un espacio mayor donde ellos puedan acumular dicho reciclaje hasta su posterior venta. 

Por este motivo nace el proyecto Reciclaje Comunitario Ballenita, creado en colaboración entre la Fundación Mingas por el Mar, Blue Wave Ec y el club ambiental de Ballenita. Este proyecto tiene como objetivo: Potenciar el reciclaje como parte de la solución a la contaminación ambiental así como una herramienta de apoyo al grupo de recicladores base local. Motivando por un lado a los ciudadanos al reciclaje domiciliario y conectándolos con los recicladores base de la zona para la recogida de su reciclaje. Actualmente se cuenta con un total de 15 recicladores base vinculados a este proyecto.

El pasado lunes 3 de Agosto, se realizó la entrega de camiseta, credencial y guantes a los recicladores del proyecto para iniciar con las recogidas del reciclaje en los domicilios del balneario Ballenita. Los recicladores están divididos por sectores y es así como se logra alcanzar a la gran mayoría de sectores de Ballenita. Adicionalmente, el proyecto cuenta con dos centros de acopio temporal donde las personas que viven más alejadas y cuentan con transporte pueden dejar su reciclaje durante los primeros 5 días de cada mes.

Les presentamos el equipo de recicladores base del proyecto así como los materiales divulgativos creados para educar acerca del reciclaje y cómo pueden colaborar las personas desde su hogar con este proyecto:

Galápagos invadido por basura plástica que proviene de las flotas pesqueras que se encuentran cerca de las islas.

Desde mediados de julio del presente año, hemos estado recibiendo imágenes y denuncias de un incremento en la entrada de botellas plásticas y otros artículos en las costas del sur de las islas de Galápagos. No es la primera vez que en las Galápagos se detecta la presencia de plásticos provenientes del mar, sin embargo, esta vez se estima que están directamente vinculados a la flota pesquera de 260 embarcaciones, mayoritariamente de bandera china, que hoy está en los límites de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) insular del país.

Foto: Andrés Vergara, guía naturalista en playa tortuga Bay en Santa Cruz, Galápagos, sábado 25 de Julio, 2020.

La presencia de esta flota representa varios peligros potenciales para la salud de los ecosistemas marinos y terrestres, y por tanto para la conservación de nuestros recursos naturales. Las ilegalidades con las que este tipo de flotas pesqueras operan en los mares del mundo, desconociendo los convenios internacionales suscritos por sus propios países y el nuestro, fue un tema importante a tratar en un seminario web organizado por el colectivo Pacífico Libre, del cual Mingas por el mar forma parte, en el que Oswaldo Rosero mencionó que el total de la flota China en el mundo está compuesta por más de 16 mil embarcaciones, de las cuales un 25-30% es no cooperante, es decir que no utiliza localizadores que deberían utilizar obligatoriamente, por ende, no se rigen a regulaciones establecidas en acuerdo internacionales; pescan durante todo el año sin cumplir vedas, disminuyendo stocks pesqueros e imposibilitando la recuperación de los mismos, afectando no solo al recurso mismo, sino a la cadena trófica completa. La falta de control de estas flotas incurre en mayor incidencia de pesca ilegal de especies vulnerables y en peligro de extinción. Además se abastecen de combustible en altamar, lo que produce derrames y por ende contaminación marina.

Estas “ciudades flotantes” que trabajan 24 horas al día, los 7 días de la semana generan toneladas de residuos, algunos de ellos ilegalmente vertidos al mar dejando una estela de contaminación en el océano, que estamos viendo llegar a las costas de Galápagos. Cientos de botellas plásticas e incluso tanques metálicos están apareciendo en las playas de diferentes islas. Al encontrarlas principalmente en las costas del sur de las islas, por sus marcas y por la ubicación en el que se encuentra la flota, la evidencia indica que estarían entrando a la reserva con la corriente marina de Humboldt. Por tema de circulación de corrientes marinas, estas no pueden estar ingresando a Galápagos desde el Asia. Además, por el buen estado en que se encuentran, se puede reconocer que no han viajado grandes distancias en el océano.

 Foto: Washington Paredes, Isla Santa Cruz, Galápagos

Foto: Juliette Miranda, Isla Isabela, Galápagos

La entrada de estos plásticos a la Reserva Marina de Galápagos presenta varias problemáticas, por ejemplo, el peligro de ingesta de estos objetos por parte de animales marinos y terrestres; las afectaciones al paisaje, que en el caso de Galápagos es vital para su supervivencia, ya que su principal ingreso es el turismo. Esto, sin tomar en cuenta la cantidad desconocida de basura que se está hundiendo en mar, ya que no toda la basura plástica flota.

La Fundación Charles Darwin ha demostrado que los plásticos flotantes sirven como facilitadores de dispersión de especies marinas bioincrustantes como balanos, bivalvos, entre otros, potencialmente invasoras. En el 2017 se descubrió una nueva especie de percebe en las islas encontrado por primera vez en plástico recolectado en San Cristóbal y de ahí vuelto a ver en plásticos recolectados en Genovesa y Santa Cruz. Las especies invasoras son la segunda causa mayor de pérdida de biodiversidad a nivel global, esto resalta el riesgo que supone este tipo de contaminación.

Estos hechos han afectado de manera inmediata y seguirán afectando a largo plazo a las Islas Galápagos, declaradas Patrimonio Natural de la Humanidad, por lo tanto, como parte de las acciones que estamos realizando para alertar a organismos internacionales y solicitar su apoyo ante esta situación, hemos enviado una carta a la UNESCO, a la ONU, al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y a la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (UNIDO), solicitando primeramente su pronunciamiento como Organismo internacional mediante comunicado oficial respecto a la situación que atraviesa el Archipiélago de Galápagos, Patrimonio Natural de la Humanidad; y su intervención como promotores, coordinadores y facilitadores para lleva a cabo acciones regionales para controlar este tipo de pesquerías no reguladas e ilegales.

Puedes descargar AQUI la carta.

Con el apoyo de:

Eurythenes plasticus, la nueva especie marina descubierta en la zona más profunda del océano con plástico en su interior

La revista Zootaxa, a través de la plataforma Magnolia Press, el 5 de marzo del 2020 hizo público el nuevo artículo científico “New species of Eurythenes from hadal depths of the Mariana Trench, Pacific Ocean (Crustacea: Amphipoda)” donde científicos del Reino Unido anuncian el descubrimiento de un nuevo anfípodo de muestras recolectadas en el 2014, a 6010 y 6949 mts. en la Fosa de las Marianas. Lo curioso de esta nueva especie descrita, es que aparte de presentar características morfológicas distintas a los otros animales recolectados y ser un clado bien soportado por los análisis genéticos que le hicieron, este no estaba exento de la contaminación causada por los humanos. En efecto, se encontró que uno de los individuos de esta nueva especie tenía una fibra microplástica, en un 83.74% similar al tereftalato de polietileno (PET), en su intestino posterior. Por esta razón, los científicos decidieron bautizar a esta nueva especie “Eurythenes plasticus” para recalcar la importancia del descubrimiento.


El Eurythenes plasticus es una «muestra de las consecuencias de nuestro manejo inadecuado de los residuos plásticos», según la WWF. Foto: Weston, 2020

 

El nombre de la especie, plasticus, proviene del latín usado para la palabra plástico. Este nombre habla de la capacidad que tiene la contaminación plástica de estar presente en todos nuestros océanos. A pesar de que los investigadores recalcan los enfoques de identificación molecular y morfológica que proporcionan evidencia congruente de que E. plasticus representa una especie no descrita dentro de Eurythenes, también destacan el como un carroñero de las profundidades en la Fosa de las Marianas no está exento de ingerir microplásticos que están biodisponibles en esta zona.

Microfibra encontrada dentro del intestino posterior de un individuo Eurythenes plasticus  a los 6949 mts. en la Fosa de las Marianas. Fuente: Weston, 2020

 

El hallazgo de una fibra microplástica en el intestino posterior de esta nueva especie de anfípodo no fue inesperado para los científicos. Los anfípodos recolectores de aguas profundas, como una adaptación a su entorno alimentario limitado, consumen indiscriminadamente carroña y se sabe que ingieren inadvertidamente microfibras presentes en la carroña y el sedimento. La detección de este microplástico se suma al número de descubrimientos de fibras en anfípodos recolectores de aguas profundas, ya que también se han encontrado hallazgos muy similares en anfípodos, previamente identificados, en varios ecosistemas de aguas profundas del mundo. Según el estudio “Microplastics and synthetic particles ingested by deep-sea amphipods in six of the deepest marine ecosystems on Earth”, se identificaron un total de 122 micropartículas (Cuadro 1) ingeridas por anfípodos en los sitios mundiales de estudio: Fosa de Japón, trinchera Izu-Bonin, Fosa de las Marianas, Nueva Fosa de las Hébridas, Fosa de Kermadec y la Fosa Perú-Chile.

Ubicaciones de los seis ecosistemas marinos de aguas profundas alrededor del borde del Pacífico donde se tomaron muestras de anfípodos para ingestión de microplásticos. Fuente: Jamieson, 2019
Cuadro 1-Porcentaje de anfípodos con al menos un elemento de partícula ingerido. Fuente: Jamieson et al, 2019

 

Estas micropartículas se clasificaron en fibras y fragmentos. Se encontraron fibras dentro de cada fosa estudiada y aparecieron en el 84% de los anfípodos, mientras que la aparición de fragmentos fue menor y apareció en solo el 16% de los anfípodos. Usando una categorización basada en el color, los artículos más frecuentes ingeridos fueron fibras azules (66%) y todos los anfípodos muestreados de la Fosa de las Marianas contenían al menos uno de estos. Los siguientes ítems más frecuentes ingeridos (Cuadro 2) fueron fragmentos azules (16%) seguidos de fibras negras (13%), fibras rojas (4%), fragmentos rosados ​​(menos del 1%) y fibras moradas (menos del 1%). Sin embargo, estos grupos de fibras y fragmentos no correspondían a un solo tipo de material sino a una variedad de materiales: La mayoría eran fibras celulósicas semisintéticas (rayón y lyocell) y ramio de fibra natural que se utiliza en productos textiles. El resto incluía polímeros sintéticos como nylon, polietileno (PE), poliamida (PA) o polivinilos no identificados que se parecen mucho al alcohol polivinílico (PVAL) o al cloruro de polivinilo (PVC) y la mayoría incluye un material de relleno inorgánico. Una fibra encontrada en la Fosa Perú-Chile a 7050 m era claramente una hebra de poliéster recubierta de polietileno. No se encontró que ninguna de estas muestras aparezca naturalmente, sino que son productos de origen de manufactura humana.

Izquierda: Cuadro 2-Composición de micropartículas por color en los seis sitios muestrados. Derecha: Una selección de ejemplos de microfibra encontrados dentro de muestras de intestino posterior de anfípodos de 10.890 mts en la Fosa de las Marianas. Fuente: Jamieson et al, 2019

 

Todos estos investigadores concuerdan en que el consumo de microplásticos por parte de estos individuos, indica que los anfípodos carroñeros están ingiriendo microplásticos potencialmente a lo largo de su vida, lo que podría tener efectos agudos y crónicos sobre la salud. Si bien los impactos ecotoxicológicos de la exposición al microplástico aún no se han investigado en los anfípodos de las profundidades marinas, el trabajo inicial «Effects of environmentally relevant concentrations of microplastic fibers on Pacific mole crab (Emerita analoga ) mortality and reproduction» con otras especies del subgrupo Malacostraca indica que la ingestión de fibras de polipropileno por el cangrejo de arena, Emerita analoga, aumenta la mortalidad de adultos y disminuye la retención de las nidadas de huevos.

Es probable que los mecanismos que transportan microplásticos y fibras sintéticas a las profundidades del mar sean similares en todos los lugares del mundo: hundimiento directo de microplásticos que no se adhieren a otras partículas, hundimiento de microplásticos en asociación con nieve marina, transporte descendente de micro y macro plásticos en el estómago de organismos pelágicos y carroña marina que migran verticalmente y que son devorados por individuos habitantes de las profundidades marinas (traspaso en la cadena trófica).

En torno a estos recientes estudios, se concluye que los microplásticos están biodisponibles en las zonas más profundas del océano y son ingeridos por una de las especies de recolección de cadáveres más importantes y dominantes en las profundidades marinas con una frecuencia similar a los crustáceos en hábitats costeros,  lo que indica que es muy probable que no queden ecosistemas marinos que no se vean afectados por la contaminación plástica.

Microplásticos en Ecuador

Según la revista Diners por su artículo del 2018, estudios conducidos por Royal Society, la Universidad Estatal de Nueva York y la Universidad de Minnesota durante la última década, analizando muestras de agua marina y dulce de los cinco continentes, revelaron que hay por lo menos 4.000 millones de fragmentos por cada kilómetro cuadrado de las playas, corales y superficies marinas. Esta cifra alarmó a las principales autoridades en medio ambiente, en especial a la Agencia de Protección Ambiental (Washington D.C.) ya que en Estados Unidos encontraron el índice más elevado de contaminación con un 94%, seguido del Líbano (93,8%), India (82,4%) y Ecuador (79,2%).

Para tomar medidas que permitan mitigar los efectos de estos en el ecosistema marino costero es sumamente necesario conocer si tenemos afectación o presencia de microplásticos en aguas ecuatorianas; cabe indicar que existen dos registros de presencia de Microplásticos en estómagos de pinchagua en nuestro país.

Fibra de microplástico extraída del estómago de una pinchagua por los investigadores Blgos. Daniel Laaz y Mercy Preciado del Instituto Nacional de Pesca. Fuente: INP

 

Este fue un estudio regional entre Chile y Ecuador, con muestras de ambos países, que se hizo porque no existía ningún tipo de estudio en  los países de Latinoamérica sobre este tema, a raíz del descubrimiento de que los organismos marinos estaban ingiriendo microplásticos confundidos con plancton. Los investigadores encontraron microplásticos en dos muestras que analizaron que venían de aquí, de Ecuador. Se decidió trabajar con pinchagua ya que es una especie representativa y muy comercial aquí en nuestro país.

En base a este primer estudio y por la necesidad de seguir investigando sobre este tema, actualmente en Ecuador, científicos del Instituto Nacional de Pesca en coordinación con la Universidad Católica del Norte de Chile-Sede Coquimbo y en colaboración de universidades y organizaciones civiles ecuatorianas, realizaron el taller “Estudio de la basura plástica en agua, playas de arena y estómagos de peces en Ecuador” con el objetivo específico de investigar la presencia de plásticos en ambientes marinos y en los peces del Ecuador donde se dictaron metodologías para muestrear macro y microplástico.

Gracias a este taller, grupos de investigadores de las diferentes instituciones participantes, han iniciado estudios de macro y microplásticos de manera independiente; pero el principal resultado de este taller fue la conformación de una red nacional de investigación de macro y microplásticos, conformada por institutos de investigación, academia y organizaciones de la sociedad civil, cuyo primer trabajo interinstitucional, fue muestreo de macrobasura, utilizando la metodología «Científicos de la Basura» en 26 playas del Ecuador, a finales del 2018. Para mediados de este año se planeaba un segundo muestreo a nivel regional con la participación de varios países de Sudamérica, pero por motivos obvios relacionados a la pandemia por COVID-19 fue postergado hasta un nuevo aviso. La Blga. Maria Esther Briz, es la representante por nuestra fundación «Mingas por el Mar», para participar en este grupo de estudio, que esperamos muy pronto se reactive y tenga más resultados para dar a conocer a la sociedad ecuatoriana y al mundo, junto a los resultados que arroje el grupo encargado de los microplásticos.

Carta Abierta

A continuación, les compartimos una carta enviada a la Comisión Europea por el movimiento Break Free From Plastic, del cual Mingas por el mar es miembro desde el 2019.

Denuncias y recomendaciones que espero nos abran los ojos y nos ayuden a fortalecer nuestra posición y nuestras acciones frente a este problema global.

***

Bruselas, 24 de abril de 2020

CARTA ABIERTA

Asunto: Un mundo post-COVID-19: posibilitando soluciones duraderas a la crisis de contaminación por plásticos para una economía más resiliente.

Con más de la mitad de la población mundial encerrada para controlar la pandemia por coronavirus, los líderes han tomado medidas drásticas para salvar vidas. ¿Tomarán también medidas audaces para dar forma al mundo posterior a COVID-19 y garantizar la resiliencia del planeta y el impulso de actividades económicas esenciales que protejan la vida?

Aprovechando los temores que surgen de la pandemia, la gran industria está enviando, sin piedad, mensajes de salud falsos a los tomadores de decisiones y al público. En los Estados Unidos, la iniciativa liderada por la industria “Bag the Ban” (Enfunda la prohibición) está refutando agresivamente las prohibiciones a las bolsas de plástico en todo el país, mientras que, en Bruselas, los fabricantes de plástico europeos han sido tan audaces como para pedir a los tomadores de decisiones que vuelvan a lanzar o pospongan la directiva sobre plásticos de un solo uso, ambos afirman que el plástico es el material higiénico ideal.

Estas afirmaciones son científicamente infundadas. De hecho, estudios publicados recientemente muestran que el virus puede persistir en superficies plásticas por hasta cuatro días, el más largo entre todos los materiales probados. Los envases de plástico, que la industria presenta como seguros e higiénicos, contienen muchos químicos peligrosos que migran a los alimentos y bebidas que contienen y finalmente terminan en nuestros cuerpos. Los científicos saben que muchos de esos químicos son disruptores endocrinos y pueden tener efectos adversos sobre la salud y provocar enfermedades, lo que hace que nuestro sistema inmunológico sea más frágil.

El plástico de un solo uso y el estilo de vida desechable, respaldados por la industria petroquímica, son el núcleo de las injusticias sociales que COVID-19 está sacando a la luz. La pandemia está prosperando en nuestras fallas sociales y ambientales. Cuando las plantas petroquímicas están en funcionamiento, los habitantes sufren enfermedades y mayores tasas de mortalidad, debido a la contaminación del aire, la tierra y el agua. En Louisiana, por ejemplo, la calidad del aire está empeorando, y donde las personas sufren los efectos de la contaminación, se vuelven más susceptibles a las amenazas de enfermedades infecciosas como COVID-19. En lugares altamente industrializados, como la región de Wuhan en China, o en el norte de Italia, las comunidades han soportado las consecuencias de la contaminación y el consumo excesivo, con enfermedades y la pérdida de seres queridos. Sin embargo, las compañías petroquímicas, que están causando esta grave situación para las comunidades, están usando descaradamente la pandemia para lavar su imagen. Ineos, el principal productor de plástico en Europa se está comunicando ampliamente sobre su producción de desinfectante de manos y está obteniendo un cambio de imagen en el proceso.

En el sur global, donde el movimiento Break Free From Plastic tiene sus raíces, COVID-19 pone en evidencia otra forma de injusticia perpetuada por las compañías multinacionales, que están inundando los mercados con cantidades crecientes de plástico desechable. Las personas y las familias en la primera línea de la gestión de residuos ahora enfrentan un riesgo muy alto de exposición al virus, con muy poca protección y apoyo, a medida que realizan la función vital de recolectar y ayudar a gestionar las cantidades crecientes de residuos generados en sus ciudades. Al continuar produciendo plásticos desechables, la industria traslada la carga de lidiar con sus productos contaminantes a los trabajadores de residuos y las comunidades locales. No se puede permitir que esto continúe.

COVID-19 es un espejo y una lupa de nuestros problemas existentes. No debemos ceder a las demandas de la industria del plástico y hacer que las comunidades sufran en todo el mundo. Este período de aislamiento es un momento para repensar y remodelar nuestras formas de vida y consumo, a fin de implementar un cambio sistémico para el bien de las comunidades y el medio ambiente.

Por ejemplo, las iniciativas “Farm to Fork” (de la granja a la mesa) pueden permitir cadenas de suministro cortas para ecosistemas más robustos y producción y distribución de alimentos resistentes. La cadena de suministro de alimentos se ha estirado tanto que los alimentos se transportan de un extremo a otro de la tierra, con una gran huella de carbono, un sobre-envasado y el uso de productos químicos en cada paso. Los productos producidos localmente, por otro lado, tienen una menor huella de carbono, pueden ser más fácilmente parte de los sistemas de reutilización y reparación, fomentando así una economía circular y nuevas redes de PYMEs especializadas.

La UE y los estados miembros deben alentar la inversión en empresas que están rediseñando productos y sistemas, y construyendo una economía y un entorno más resilientes. Los nuevos modelos de negocio “residuo cero” crearán nuevos empleos locales, al tiempo que resolverán el problema del plástico de un solo uso. Hay un mercado aún sin explotar para nuevos servicios relacionados con la reutilización y recarga, desde alimentos y bebidas hasta productos de limpieza para el hogar y productos para el cuidado.

Para que prevalezca la prevención de generación de residuos, los sistemas de reutilización que son seguros tanto para los clientes como para los trabajadores deben convertirse en la norma. La UE y los estados miembros deben invertir en el desarrollo y la ampliación de la infraestructura y los sistemas necesarios, como los «esquemas de devolución de depósitos«. Las cajas Tiffin, por ejemplo, comenzaron a usarse en Mumbai, India, con 200,000 comidas entregadas diariamente en viandas reutilizables de acero inoxidable. El modelo ha llegado recientemente a Bélgica y al Reino Unido. Cada año se ahorran más de 1,5 toneladas de residuos de envases de alimentos. Del mismo modo, el sistema de vasos reutilizables, Recup, que cuenta con más de 4000 puntos de venta en Alemania, crece y se expande continuamente a los países vecinos. Los gobiernos deben continuar impulsando la legislación que incentivará el cambio, incluida la adopción de una regulación ambiciosa para reducir drásticamente los plásticos de un solo uso y apoyar productos sostenibles libres de tóxicos, y sistemas de reutilización.

Varias industrias de gran capital, como la industria petroquímica y plástica, que ya tenían proyecciones sombrías de rentabilidad, ahora están pidiendo el apoyo post-COVID-19 de los gobiernos en forma de rescates, alivio de la deuda o merma de las regulaciones ambientales existentes. Los políticos tienen la responsabilidad de asegurarse de que los paquetes de estímulo beneficiarán a los emprendedores sociales que permitirán el cambio a una economía circular local, libre de tóxicos, y no continuarán subsidiando sistemas que no pueden funcionar de manera sostenible por sí mismos o solo pueden mantenerse a sí mismos dañando nuestra salud y nuestro medio ambiente. Si se va a utilizar el dinero de los contribuyentes duramente ganados para rescatar a las empresas, se debe dar prioridad a los negocios que serán económica, ambiental y socialmente viables a mediano y largo plazo.

La pandemia de coronavirus nos ha demostrado cuán interconectados estamos todos y que, con una fuerte voluntad política, los líderes pueden tomar medidas serias y efectivas en muy poco tiempo para proteger la vida humana. Europa ha liderado el camino en la promulgación de legislación para resolver y abordar el problema de la contaminación plástica en el futuro. Ahora es el momento de tomar la decisión histórica de preservar y defender este legado contra los intentos de la industria de debilitarlo o diluirlo. Además, pedimos a las instituciones de la UE y a los Jefes de Estado y de Gobierno de la UE que establezcan las medidas y los fondos necesarios para estimular la construcción colectiva de una sociedad más humana, justa y resiliente, con el bienestar de las personas y el planeta en su núcleo.

De usted, sinceramente,

Delphine Levi Alvares
Coordinadora europea
Break Free From Plastic

Von Hernandez
Coordinador global
Break Free From Plastic

 

Miembros Signatarios de #BreakFreeFromPlastic:

Aotearoa Plastic Pollution Alliance
Asian Center for Environmental Health
Asociación Retorna
Carbon Market Watch
Centre for Environment Justice and Development
Centre for Earth Works (CFEW)
Centre for Human Rights & Governance
Centre for Zero Waste & Development
CESTA FOE El Salvador
CIEL
City To Sea
Common Seas
Društvo Ekologi brez meja
Ecological Waste Coalition of the Philippines (Ecowaste Coalition)
ECOS
Environmental association Za Zemiata
European Environmental Bureau
Food & Water Action Europe
Friends of the Baltic
Friends of the Earth
Friends of the Earth Cyprus
Friends of the Earth Scotland
Front Commun pour la Protection de l’Environnement et des Espaces Protégés (FCPEEP)
GAIA
GAIA Africa
Gallifrey Foundation
GLOBAL 2000
Greenpeace
GroundWork
Health and Environment Alliance (HEAL)
Health and Environment Justice Support (HEJSupport)
Heirs To Our Oceans
Health Care Without Harm (Europe)
Humusz Waste Prevention Alliance
Inland Ocean Coalition
Massey University Political Ecology Research Centre
Microplastic Research Group
Nipe Fagio
O.ZERO
OceanCare
Pan African Vision For The Environment (PAVE)
Peak Plastic Foundation
Plastic Change
Plastic Free Ibiza & Formenetera
Plastic Free Seas
Plastic Soup Surfer
Plastic Soup Foundation
Polish Zero Waste Association
Recycling Netwerk Benelux
Retorna
Sciaena
SEAS AT RISK
Society for Earth (TNZ)
Surfrider Foundation Europe
Sustainable Research and Action for Environmental Development
Taller Ecologista
Tearfund
Trash Hero World
Voice Ireland/Sick Of Plastic
VOICE of Irish Concern for the Environment
VsI “Ziedine ekonomika”
WECF International
Zelena akcija / FoE Croatia
ZERO – Association for the Sustainability of the Earth Syste
Zero Waste Alliance Ukraine
Zero Waste Europe
Zero Waste France
Zero Waste Kharkiv
Zero Waste Lviv
Zero Zbel

 

#BreakFreeFromPlastic es un movimiento global que visualiza un futuro libre de contaminación plástica. Desde su lanzamiento en septiembre de 2016, casi 1,900 organizaciones de todo el mundo se han unido al movimiento para exigir reducciones masivas en los plásticos de un solo uso y para impulsar soluciones duraderas a la crisis de contaminación plástica. Solo en Europa, 90 organizaciones centrales están activas en más de 30 países. Estas organizaciones comparten los valores comunes de la protección ambiental y la justicia social, que guían su trabajo a nivel comunitario y representan una visión global y unificada.

 

CARTA ORIGINAL

Halcón peregrino captado por una cámara en Manta (Municipio de Manta).

La otra cara de una tormenta

“Nuestro destino está ligado a personas que creemos que son verdaderamente diferentes de nosotros. Nosotros podremos tener diferentes religiones, podremos tener diferentes políticas; pero al final, estamos conectados. Totalmente conectados”. – Frank White

Nosotros, como seres humanos que somos, estamos acostumbrados a ver el lado terrible de una tormenta, aquella cara que significa desastres, pérdidas económicas y materiales; pero estamos tan poco familiarizados con el lado positivo de una tormenta, ese que conlleva al florecimiento de las plantas, la revitalización de suelos secos, la capacidad de las islas de seguir siendo barreras naturales, la unión de las personas para ayudarse mutuamente, entre otras cosas.

En los 3 meses que llevamos del nuevo año, muchos problemas han surgido, el peor de todos es el contagio masivo de un virus, y esto es negatividad para toda nuestra especie porque infortunadamente se ha tomado la vida de muchas personas en todo el mundo y es algo que nadie podrá devolvernos. Sin embargo, debemos tomar todo esto como un gran llamado de atención para reconectarnos con nuestra paz interna y, por supuesto, con la naturaleza, nuestro gran y único hogar.

El virus ha permitido que las personas se aíslen de su vida rutinaria y que la naturaleza tome una gran bocanada de aire fresco y pueda trabajar correctamente permitiendo que sus paisajes se vuelvan más impresionantes de lo que normalmente se ven y mucho más saludables de lo que han estado en los últimos 40 años.

Para que tengan una idea de lo que les escribo, aquí hay preciosos ejemplos de lo que está ocurriendo en la naturaleza actualmente. Recuerden que en medio de tanto desastre, siempre hay que buscar ese destello de luz que nos permita recobrar el aliento y seguir adelante.

Italia

La claridad y tranquilidad de los canales de Venecia están siendo poblados nuevamente por la especies marinas. (Foto: La Vanguardia)
La claridad y tranquilidad de los canales de Venecia están siendo poblados nuevamente por la especies marinas. (Foto: La Vanguardia)

España

En las calles de Madrid se vieron pavos reales, patos e incluso jabalíes. Esto es algo muy raro y, aunque no tienen muy clara la razón por la cuál esto ha sucedido, algo sí es cierto, un gran factor que ha ayudado a estos avistamientos es la baja circulación de personas por las calles del país.

Pavos reales en las calles de España
Pavos reales en las calles de Madrid, España. (Twitter)

Ecuador

Nuestro hermoso país no se ha quedado atrás. En diferentes playas del país se han visto especies que usualmente no se observan por la cantidad masiva de turistas que tienen día a día, dos grandes ejemplos: Montañita y Manta.

En Montañita, durante los últimos días se han observado cerca de la orilla a varios delfines nadar pacíficamente; mientras que en Manta se observó un halcón peregrino. Salinas se muestra muy hermosa, algo que no pasa muy a menudo.

Esta tormenta nos deja un mensaje muy claro y es importante llevarlo a cabo: ahora la naturaleza necesita de nosotros para recuperarse y nosotros necesitamos de ella para evitar más catástrofes, incluyendo las económicas, ambientales y de salud.

 

 

 

Taller de arte y medio ambiente

En noviembre de 2019 hicimos un taller de cuatro días dirigido a niños. Combinando arte y educación ambiental. Fue pensado con la intención de fomentar en los niños el amor por la naturaleza y sensibilizarlos con la problemática de la basura marina. Y me alegra saber que lo logramos.

Fue super buena idea hacerlo al aire libre, estar rodeados y en contacto con la naturaleza hizo que podamos detenernos a observar, sentir y escuchar naturaleza. Con el arte y la imaginación como medio para expresar ideas las actividades que planificamos se convirtieron en experiencias reales llenas de sensaciones, emociones y sentimientos tan puros como, el amor,  este amor es el que más adelante será el motor que hará que estos niños crezcan como jóvenes conscientes que saben apreciar y cuidar la naturaleza porque se relacionaron con ella y seguro también serán los que actúen y luchen por su preservación y conservación.

Detalles del taller:

*Día 1. Las Redes Fantasmas.

Y por ahí una vocecita preguntó: las redes fantasmas son fantasma por qué ya se murieron?

Así que para ver y conocer más sobre redes fantasmas nos preparamos para un viaje en submarino al fondo de la mar.

Esta actividad fue super divertida, los niños imaginaron el movimiento de las olas y los animales que pasaban con sus colores vibrantes (para mi fue super emocionante verlos metidos creando historias, sintiéndose bajo la mar, como parte de la naturaleza, conectados con ella) gritaban allá hay una ballena, una tortuga, miren un pez globo, finalmente vimos lo que son las redes fantasmas y el daño que causan a la vida marina pero no podíamos regresar a la superficie sin hacer algo por los animales que estaban ahí atrapados, así que nos pusimos nuestras máscaras y tanques para ir a ayudarlos, fue lo máximo salvar a todos esos animalitos.

Luego reutilizando cubetas de cartón creamos máscaras de los animales que habíamos visto y una niña tuvo la idea de hacer una danza.

*Día 2. El Consumo Responsable.

Comparamos un planeta sano con uno no tan sano y a través de juegos pudimos reflexionar acerca de nuestros consumos y de cómo con pequeños cambios y acciones podemos ser parte de la solución. También conocimos a las famosas Rs y la importancia de rechazar, reducir y reutilizar.

*Día 3. Los Microplásticos.

Esto fue toda una sorpresa para ellos!! Pensar que esos pedacitos de plástico de menos de 5mm podían ser cualquier objeto que ellos hubiesen visto o usado les causó admiración. Y saber que incluso podían ser más chiquititos hasta hacerse invisibles y que están en el aire que respiramos y en el agua que bebemos, eso si ya era de locos!!

Y para que los microplásticos que teníamos no se escapen los encapsulamos para siempre dentro de adornitos navideños que prometieron usar por el resto de sus vidas.

*Día 4. Minga Power.

Se divirtieron haciendo la minga de playa, pudieron ver que la mayoría de objetos recogidos eran plásticos que sólo se usan una vez y luego se tiran, y ya sabían que no era arena de colores sino microplásticos.

Pintamos un arcoiris porque aún hay esperanza, aún estamos a tiempo de revertir el daño que hemos causado a nuestro planeta y está en nuestras manos cuidar la naturaleza.

Finalmente les dimos un muy merecido diploma de Expertos en Cuidados y Conservación de los Océanos.

Hacer realidad este taller fue una experiencia muy especial, ver a los niños como se conectaban con los diferentes temas, escuchar sus comentarios y sus planes para hacer que la Tierra sea un mejor lugar para todos fue super wow.

A todos los líderes los invito a hacer actividades con niños, es algo mágico, son unos genios, tan prácticos y descomplicados, ellos te comparten su luz y el resto sólo fluye, al final yo fui la que más aprendió de ellos 💖.

Arte y medio ambiente

Continuar leyendo

Vulnerabilidad colectiva

Estamos siendo amenazados por un enemigo común microscópico y este evento nos recuerda que somos una especie sumamente vulnerable.

Está claro que no estamos preparados para una catástrofe sanitaria. Un nuevo brote viral ha puesto a prueba nuestras capacidades políticas, sociales, intelectuales, éticas y físicas por mencionar algunas. Y la desinformación (en pleno auge de la comunicación sin fronteras) ha tenido un rol importante causando pánico colectivo, lo cual hace de catalizador para las amenazas actuales.

Es muy probable que sobrevivamos esta breve batalla contra este enemigo microscópico, sin embargo, esta es una lección para aprender a vivir de una manera más sostenible. Sostenibilidad y crisis sanitarias están totalmente ligadas.

Hoy el mundo entero se lava las manos y toma precauciones sanitarias. Esto nos hace caer en cuenta lo ‘descuidados’ que hemos sido con nuestra higiene. La próxima ‘tendencia’ para que sobreviva nuestra especie podría ser cuidar de los recursos naturales que nos dan sustento.

Podemos aprovechar esta crisis para imaginar un mundo donde todos los gobiernos obliguen a sus ciudadanos a vivir sosteniblemente como asunto de vida o muerte. Si un organismo microscópico nos pone en jaque y paralelamente nos quedáramos sin recursos sería un jaque mate.

La supremacía humana ha sido un concepto errado a través de los siglos. No estamos por encima ni dominamos a nuestra voluntad el sistema natural, somos parte y dependemos de ello, sin embargo el sistema natural no depende de nuestra existencia en lo absoluto. Con esto debemos recordar que otras especies, unas diminutas y otras enormes y resistentes, poblaron la tierra por milenios mucho antes que nosotros y por mucho más tiempo que nosotros y aún así se extinguieron. Qué nos garantiza que nosotros, mamíferos vulnerables de 1.7 metros de estatura promedio, sobrevivamos mucho más tiempo?

Podríamos estar caminando hacia un callejón sin salida en el cual una pandemia vaya reduciendo nuestra capacidad de reproducirnos y de procesar todo aquello de lo que dependemos. El día que los mercados del mundo no produzcan agua potable tendremos que voltear la mirada a los lagos, ríos, drenajes y océanos, y para aquel entonces la huella de la supremacía humana habrá alterado todo recurso natural y vital para nuestra existencia. Jaque mate.

Actuamos de tal manera que apreciamos las cosas aún más cuando ya no las tenemos, y lo más preciado para todas las especies de este planeta, incluidas nosotros, es la libertad. Incluso cuando tenemos tos o gripe añoramos la libertad que teníamos para respirar sin complicaciones.

Debemos tomarnos un tiempo y pensar ahora que estamos parcialmente privados de libertad y no podemos salir y juntarnos, ir a la playa o al mercado, ir al cine o al parque, ir a las montañas o ver el fútbol con amigos, ir a un concierto o ir a visitar a la abuela, y hacer aquello que nos gusta; que por más diversos y distantes que seamos social, política y culturalmente, la vulnerabilidad como especie nos recuerda que estamos hechos de lo mismo y dependemos de los mismos recursos.

Aprovechemos este tiempo para analizar un poco el pasado y entender el por qué del presente, y así salir un poco más  preparados al futuro que nos espera cuando volvamos a caminar libremente por la tierra.

Arturo Dejo Espinel

Marzo del 2020

 

Guía «Minga desde casa»

Los voluntarios de Mingas por el Mar estamos constantemente informándonos acerca de las diferentes opciones que podemos implementar en nuestra vida diaria para poder ser un poco más responsables con el ambiente, para eso consultamos diversas fuentes que nos brindan este tipo de información. Sin embargo, sabemos lo difícil que es para el resto de las personas tener que investigar cuál de estas opciones son las más ecoamigables, además de que nos abruma tener que descargar diferentes guías puesto que no son completas, es decir no vienen con toda la información necesaria para comenzar a crear nuevos hábitos desde nuestros hogares.

Debido a esto, hemos pensado en hacer una guía completa llamada Minga desde casa, tendrá información valiosa como cuáles son los pasos para reciclar; qué materiales se reciclan dentro del país (más que todo en Guayaquil y Quito); cómo reducir el consumo excesivo de diferentes materiales, energía y agua; también podrás conocer los pasos que se deben seguir para hacer compostaje sin que sea tan tedioso; ¡pero eso no es todo! Para ayudarte a ser un consumidor responsable, la guía tendrá calculadoras de tu consumo de plástico, uno es de tu consumo actual y el otro es de tu consumo luego de un año de haber implementado las instrucciones de la guía.

Créanme, la queríamos hacer lo más completa posible, así que añadimos 2 directorios, un directorio es de productos alternativos al plástico, el otro es un directorio de centros de acopio de reciclaje en Guayaquil y Quito. Por supuesto, la guía tendrá otras cosas más para que te ayuden a ser un mejor consumidor.

Aquí les dejamos el enlace en donde podrán descargarse la guía totalmente gratis porque sabemos que si queremos ayudar a nuestro planeta, debemos hacer que la información sea de libre acceso:  GUÍA «MINGA DESDE CASA»

Para más información, nos pueden escribir a nuestras redes sociales o nuestro correo info@mingasporelmar.org

Reflexiones sobre el consumo.

La contaminación global ha llegado a niveles sin precedentes en la historia de la humanidad.

Los paisajes del Ecuador y del mundo están inevitablemente fundidos con indicios de basura. Basta con salir a las calles o emprender un viaje corto y fijarnos en los costados de la carretera para palpar nuestros hábitos de consumo.

He viajado por todo el país desde que tengo uso de razón y he visto cómo el entorno ha evolucionado.

Hoy en día observo a diario como la señora de la tienda vende cincuenta centavos de producto en una funda plástica sobredimensionada que automáticamente se convierte en basura. Veo cómo un niño compra tres panes y un jugo en la panadería de su barrio y en dos minutos ha dejado una huella contaminante por la funda plástica y el envase desechable del jugo. Esto sumado con la funda que usó el panadero como guante para agarrar el producto.

El derroche de los plásticos de un solo uso no tiene control ni conciencia por su costo ínfimo. Pero el costo que afecta al medio ambiente en que vive el panadero, el niño y todos nosotros es colosal y mortal.

En la ciudad, miles de personas sobreviven vendiendo productos ambulatoriamente en las calles, buses, semáforos, en las afueras de cualquier evento masivo y miles de personas lo consumen. Para algunos es un gusto que se dan, para otros, esa empanada es su comida después de su jornada laboral. La cadena no lo podremos ajustar a un círculo sostenible tan rápido como urge, pero los materiales sí.

Las calles están copadas de basura, las paradas de buses en las ciudades tienen como denominador común los vestigios de los productos de la relación entre el vendedor y el consumidor.

El desarrollo de la sociedad con todo lo que ha tenido que sufrir, las ventajas y desventajas, hoy en día está en tal vez el mayor de los retos: el sobrevivir al medio ambiente que está dejando a su paso. No sólo la generación presente, sino nuestras descendencias estaremos sufriendo las mayores consecuencias al no contar con agua pura para beber y nadar en playas contaminadas con microplasticos.

Las olas de nuestras costas traen todo tipo de basura generada por nuestros hábitos alimenticios y de consumo en general.

El esfuerzo de los pescadores artesanales paradójicamente es contrastado por los restos de lo que van dejando a su andar. Las playas están llenas de redes, tarrinas, sachets y cientos de ítems que se han podido contabilizar y tanto los niños de las comunas pesqueras al igual que todos nuestros niños nadan en playas contaminadas por microplásticos.

El control y la regulación de los plásticos de un solo uso es un asunto de suma urgencia. La educación debe dar un giro acorde con las necesidades ambientales de la actualidad y futuras.

El Ecuador está ubicado geográficamente en una zona de vital importancia para el ecosistema general del planeta y para humanidad, y resulta de suma importancia que la sociedad sea regularizada y paralelamente educada en cuanto el consumo habitual.

Este nuevo siglo apenas ha empezado, estamos a tiempo de subir el siguiente escalón en la evolución de la conciencia, y la sociedad necesita de sus líderes para seguir el ejemplo.

Los plásticos de un solo uso deben quedar en la historia como una faceta de alto costo a la que pudimos sobrevivir. Y nosotros debemos pasar a la historia como los actores que empezamos el cambio.

 

Arturo Dejo Espinel

Esquinero

Un emprendimiento innovador: BIOfábrik

BIOfábrik es un emprendimiento que inició hace un año en el cual desarrollan diferentes aplicaciones biotecnológicas para la industria, retail, agricultura y alimentos, que sirvan el propósito de mejorar la calidad de vida de las personas y promover la conservación y preservación de nuestro medio ambiente.

Su principal línea de trabajo se centra en el desarrollo de productos biodegradables que sustituyan al espumafón, papel burbuja o plásticos de un solo uso que se utilizan actualmente como empaques o protectores para electrodomésticos o equipos electrónicos. Algunos de los problemas principales en este tipo de empaques o protectores de espumafón es que, (1) no tienen una correcta disposición final, (2) no tienen un valor económico que promueva su recuperación y reciclaje, (3) las tecnologías para su recuperación y tratamiento son costosas y (4) puede llegar a fraccionarse en partículas tan pequeñas que la recolección es muy complicada y por lo tanto la tarea es infructuosa. Finalmente, el espumafón se convierte en una fuente de contaminación ambiental, con repercusiones en la salud humana.

Hongo Ganoderma
Utilizado por BIOfábrik para la elaboración de su línea de productos MADELIO.

En este sentido, se ha desarrollado un proceso de producción y una línea de productos denominada Madelio, que es la combinación de viruta de madera recuperada en aserraderos más Micelio de hongo producido en su laboratorio, este último es un componente de los hongos o champiñones que permite lograr una consistencia y textura muy similar al espumafón. La combinación de estos dos componentes nos da como resultado un empaque protector sustituto perfecto al espumafón con la característica de ser 100% biodegradable, compostable y no es tóxico, ni en la forma de producirlo ni en su disposición final. La textura y el color, se asemejan mucho al espumafón, pero en realidad es Madelio.

Actualmente, se encuentran elaborando dos productos en la línea Madelio:

  • Esquinero con dimensiones de 10cmx10cmx10cmx2cm
  • Tablero con dimensiones de 35cmx35cmx1.5cm

El proceso de producción les permite expandir su portafolio a una diversidad de formas y diseños.

Su meta es lograr que todos los electrodomésticos y equipos electrónicos ensamblados en nuestro país dejen de utilizar los empaques de espumafón y migren hacia su empaque 100% biodegradable.

Producto diseñado y elaborado por BIOfábrik

Para el sector de retail o tiendas departamentales, cuentan con la línea de productos Carín, en la cual utilizan aserrín de madera y la combinan con otros residuos como papel o cartón. Esta línea está más enfocada en el diseño y manualidades que se realizan en diferentes etapas estudiantiles. Por ejemplo, en la elaboración de maquetas se utiliza principalmente espumafón y otras figuras geométricas del mismo material, en la mayoría de los casos estas maquetas son de un solo uso; y, con su línea Carín buscan presentar una opción 100% natural y biodegradable, reduciendo así la dependencia y uso del espumafón.

Todos los productos de BIOfábrik, posterior a su uso principal, pueden ser reutilizados como abono en jardines y plantas o simplemente desechado a la basura y en un lapso de tiempo de 6 a 9 meses este se degrada de forma natural sin afectaciones a la salud humana o el medio ambiente.

Además, cuentan con un cultivo orgánico de hongos comestibles, en pequeña proporción son utilizados para la producción de productos biodegradables y una gran parte como un alimento nutracéutico. La innovación en la producción de BIOfábrik es el aprovechamiento de residuos agroindustriales que sirvan como materia prima para la producción de hongos, realizándola de forma vertical y no horizontal, con lo cual minimizan la utilización de tierra y la sobreexplotación de la misma.

Por medio de todas estas aplicaciones, ellos buscan cambiar las formas de producir y consumir, de reducir el uso de recursos naturales como el agua y la tierra; y, aprovechar y dar una segunda vida útil a residuos agroindustriales.

¿Hay algún problema para transportar a Galápagos u otros países?
Micelio del hongo
Vista del micelio (parte vegetativa) del hongo Ganoderma. Foto de BIOfábrik

1. En el proceso de producción se incluye un proceso de secado, con lo cual se corta el proceso de crecimiento del hongo específico que BIOfábrik producen. Por lo tanto, no hay ningún problema o riesgo de que se propague o se reproduzca mediante esporas.

2. El tipo de hongo que usan es comestible, que se encuentra principalmente en zonas tropicales y también se encuentra actualmente en Galápagos, por lo que no hay un riesgo en temas de introducción de especies invasivas.
3. En el caso que los productos entren en contacto con agua o humedad, el hongo que puede llegar a crecer es un hongo verde que es básicamente el moho y este crece de igual forma en cualquier superficie que entre en contacto con agua, ejemplo: los cartones o palletes de madera.
4. No hay restricciones para el ingreso de sus productos dado que es madera procesada o «aglomerada», esto de acuerdo a lo indicado por un representante de DHL; sin embargo, es clave realizar una consulta técnica a los organismos de control de acuerdo al país. Más que nada en el caso de que sea necesaria una ficha técnica específica para el producto o algún tipo de descripción que sea necesaria incluir en el empaque.
No hay cantidad mínima para hacer pedidos.

Toda la información fue proporcionada por BIOfábrik.

Contacto: César Silva Brito – biofabrikec@gmail.com – +593 99 782 3247

Una Navidad más ecoamigable

Las festividades de esta época del año son tradiciones que las personas han adquirido como muchas otras, pero eso también implica la costumbre de las compras masivas y la contaminación que se genera por la fabricación y el desecho proveniente de estas compras. Necesitamos comenzar a ser personas que ven hacia el futuro de manera sostenible, para entender el tipo de planeta en el que queremos vivir y el que queremos dejar a las siguientes generaciones. Por esto, les dejamos unos tips para hacer de estas fechas festivas, celebraciones amigables con el ambiente.

ADORNOS

Adornos hechos a mano

  1. Compra velas hechas a partir de cera natural a base de vegetales puesto que son biodegradables y libres de humo.
  2. Limita el consumo exagerado de luces en el arbolito y en los adornos navideños. Es cierto que una casa se ve linda con ellos, pero generan un gran gasto de energía eléctrica por el fuerte consumo. Si vas a usarlas, trata de que estas sean del tipo LED, ahorran casi un 90% de lo que gastarían un juego de luces tradicional.
  3. No olvides apagar las luces del arbolito cuando te vayas a acostar o a salir de casa.
  4. Una buena idea es hacer o comprar adornos que están hechos con materiales reciclados o a partir de resinas naturales. Apoya los emprendimientos que fabrican este tipo de adornos navideños.
  5. Reutiliza tus adornos anteriores lo más posible que se pueda, si puedes reparar luces, guirnaldas, u adornos hazlo, así ahorras y ayudas al ambiente.

ALIMENTOS & UTENSILIOS

  1. Trata de realizar recetas vegetarianas o veganas, no solo ayudas al planeta sino también a tu salud y a las de tus invitados.
  2. Si no puedes dejar la carne (cualquiera que esta sea), compra carne que venga de pequeñas granjas o fincas. Otro punto a favor para tu salud.
  3. Receta vegetariana. Foto de ecoosfera.com

    Fíjate si los envoltorios de comida que vayas a comprar pueden ser: reciclados, biodegradados o compostados. Si no es ninguno de las anteriores, evita comprarlos.

  4. Sé que es un poco desesperante tener que lavar muchos platos, pero créeme que el planeta y las futuras generaciones te lo agradecerán al elegir utilizar vajilla y cubiertos reutilizables y no descartables (sean estos de plástico, papel o cartón).
  5. Prepara la cantidad de comida justa, generalmente se cocina en cantidades exorbitantes.
  6. No te olvides de separar los residuos para facilitar el reciclaje y hacer compostaje en cada ocasión o cena que tengas.

 REGALOS

Regalos ecológicos
Regalos ecológicos. Foto de euroresidentes.com
  1. Si comprarás los regalos, procura que sean de compañías o emprendimientos sostenibles, ellos siempre procuran que todo el proceso de fabricación, transporte y desecho produzca el menor impacto posible en el ambiente.
  2. Intenta que los regalos que des o recibas duren y funcionen por el mayor tiempo posible evita la producción de desechos, en especial de electrónicos.
  3. Si vas a regalar algún juguete, lo ideal es que este no sea a pilas ¿Por qué no? Por la contaminación que generan tras ser usadas, incluso las recargables pueden contaminar suelos y aguas si son tiradas en cualquier lado.
  4. Trata de hacer tú mismo(a) los regalos que obsequiarás, son más especiales y ecológicos.
  5. Utiliza periódico o revistas para envolver los regalos, o puedes comprar bolsas de regalo para que estas puedan ser reutilizadas para otras ocasiones.
  6. Regalar plantas pequeñas es también un detalle muy personal y significativo.
  7. Si todavía eres de los que les gusta dar tarjetas navideñas, usa las electrónicas así reduces tu huella de carbono.

VESTIMENTA

  1. No es necesario comprar ropa nueva para cada cena navideña que tendrás. Ten en cuenta que la ropa de segunda mano también es bonita y de buena calidad.
  2. Al comprar cualquier prenda de vestir, sea esta ropa o accesorios o zapatos, recuerda comprar solo lo que realmente usarás en más de una ocasión; de lo contrario, evita las tentaciones de adquirir algo que solo utilizarás una sola vez.

Cuando vayas de compras, procura no aceptar las fundas plásticas, en esta época el consumo de aquellas se multiplica, lleva bolsas de tela o reutilizables.

 

Autores: Nicole Casal & Adriana Moyano

Microplásticos ¿Qué tanto daño hacen?

Los microplásticos representan una parte importante del problema de la basura plástica que recientemente ha sido objeto de una intensa investigación. Las micropartículas (según la definición vigente) son menores de 5 mm, teniendo como tamaño las partículas más pequeñas encontradas hasta la fecha de 1/1000 mm, se introducen en el mar de diversas formas. Los nurdlespellets o lágrimas de sirena, son una materia prima en la fabricación de los productos de plástico, qué, debido a la manipulación negligente durante el transporte (por ejemplo), se introducen cantidades considerables en los entornos naturales.

Investigaciones recientes demuestran que los textiles fabricados con fibras sintéticas, como el poliéster y especialmente el forro polar, pierden hasta 1900 fibras sintéticas en cada lavado. Los productos exfoliantes, muchos de los cuales contienen pequeñas perlas de plástico fabricadas con polietileno entrañan un problema similar. Todas estas micropartículas no pueden ser retenidas por los filtros de las plantas de tratamiento de aguas residuales, por lo que, al quedar suspendidas en estas aguas, logran llegar a los mares a través de los ríos y alcantarillas contaminando las playas; mares; y océanos, acumulándose como impurezas, y entrando en la cadena alimentaria.

El impacto ambiental que generan los microplásticos puede estar menospreciado por su tamaño, pero realmente es todo lo contrario. Según un artículo científico (Microplastics in the seas) menciona que  numéricamente hablando los microplásticos son los objetos más abundantes en los océanos; y es inevitable reducir su incremento, ya que con el pasar del tiempo (meses, años) las piezas grandes de plásticos se convertirán en piezas microplásticas. El microplástico puede llegar a afectar física y toxicológicamente a organismos tan diminutos como las micro algas. Las micro algas son microorganismos vegetales con la mayor tasa de absorción de CO2 en el planeta.

 

Existen estudios demostrando que los microplásticos pueden llegar a incrementar la temperatura de la superficie de la arena en las playas, llegando a los 40º C en verano (según el tipo de arena), esto debido a la capacidad de absorción que tienen los plásticos para con los rayos infrarrojos, llegando a doblarse el rango de degradación de éstos por un incremento de temperatura de solo 10 ºC.

 

 

 

Los productos fabricados a partir de materiales naturales ofrecen una importante alternativa, ya que se descomponen en elementos inocuos que se desintegran en pocos años.

Minga en Playa Chabela

Mi nombre es Valentina Salazar y les voy a contar como fue mi mañana en Mingas por el Mar en la Playa Chabela (General Villamil Playas).

El día sábado me levante a las 8H00 al lado de mi mejor amiga Alejandra, que se quedó a dormir en mi casa para poder acompañarme a la minga. Desayunamos algo en mi casa y pasamos viendo a otro de nuestros buenos amigos, Sebastián, que también se quiso unir a la minga y pasar una mañana en la playa con nosotras.

Nosotros somos cuatro amigos inseparables, Alejandra, Eduarda, Sebastián y yo. Ir a la playa es una de las cosas que más disfrutamos. Nos gusta La FAE de Salinas. Aparte de comer, nuestro siguiente plan favorito es hacer yoga en la playa, correr y simplemente disfrutar de un buen día soleado junto al mar.

Cada vez que vamos nos da muchísima pena ver la cantidad de basura y de plástico que hay en la playa, por lo que cada vez que podemos la limpiamos.

Bueno, en fin, el sábado salimos muy temprano para Playas. El día estaba delicioso, yo nunca había ido a Chabela, me pareció demasiado linda. Hacía mucho sol y bastante viento.

Nos encontramos con todo el equipo de Mingas por el Mar que estaban ya preparando la minga y sacando todos los materiales necesarios. Ellos nos dieron todos los implementos necesarios para poder limpiar la playa, desde sacos reciclados hasta guantes.

Nos explicaron qué cosas teníamos que recoger y que cosas no. Por ejemplo: podíamos recoger todo lo que sea de plástico, botellas plásticas, sorbetes, cuerdas, botellas de vidrio, papel y el material de las tarrinas, espumafón. No debíamos de recoger ningún material natural como maderas, plantas o materiales orgánicos en general.

Nos  encanta hacer apuestas con mis amigos, y esta vez no fue la excepción. La apuesta consistía en el que menos basura recogía en la minga invitaba los helados del regreso. Y con esta apuesta nos separamos los tres en diferentes lugares de la playa.

Una vez que empezamos a limpiar la playa con el equipo de Mingas por el Mar, varias personas que estaban en la playa se quisieron unir y ayudar a la causa. A mi personalmente se me acercaron dos chicas a preguntarme si se podían unir y si teníamos más sacos para poder limpiar la playa con nosotros.

Después de aproximadamente una hora de minguear nos volvimos a reunir y encontrar con todo el equipo para poder ver toda la basura que todos habíamos recolectado.

Fue súper impactante ver la cantidad de basura que recogimos en la playa. Todo el grupo empezó a vaciar sus fundas y cada uno tenía la funda más llena que el otro. Es impresionante como la basura pasa un poco desapercibida en cuanto llegas a la playa, pero cuando ya la empiezas a recoger y cada uno de tus compañeros trae un saco repleto te das cuenta de que estamos en problemas.

Luego llegó la hora más importante, la de separar la basura e identificar todo lo que encontramos. Lo que más recogimos entre todos fueron sorbetes, cubiertos de plástico, mucho espumafón, tarrinas, tapas de botellas, botellas de vidrio y de plástico, tapas de shampoo, muchas cuerdas y colillas de cigarrillo.

Fue un sentimiento muy bonito el que sentimos mis amigos y yo después de haber asistido a esta minga, ya que no fuimos los únicos como generalmente somos, si no que conocimos a personas que también se preocupan por lo que está pasando en la actualidad. Creo que una vez que asistes a este tipo de eventos u organizaciones te hace ser un poco más responsable como consumidor. Tratar de evitar el consumo de plástico, clasificar la basura y nunca dejar basura en las playas. Da mucha pena que las personas no se dan cuenta de la gravedad del asunto, hay que tomar consciencia del daño que le hacemos al planeta y a nosotros mismos.

Después de tomarnos la foto grupal, pasamos comprando los helados que Sebastián compró porque perdió la apuesta. Sin duda es una experiencia que recomiendo y que pienso volver a vivir ya que llena mucho el hecho de sentir que pudiste aportar al menos con un granito de arena. Aprecio mucho la labor que realiza Mingas por el Mar e invito a todos los que están leyendo esto que se vuelvan consumidores responsables y que ¡empiecen a minguear!

Autora: Valentina Salazar, estudiante Universidad Casa Grande

Trash Blitz: De la ciudad al mar

Los que conocen el trabajo de Mingas por el mar saben que siempre hemos tenido nuestros ojos puestos en el océano, que nuestro primer campo de acción fueron las playas, que lo que buscamos es la salud de los ecosistemas marinos, sus habitantes y sus visitantes; y educar para prevenir la polución marina por plásticos desechables, sensibilizando a los ciudadanos ante esta problemática para que actúen y sean parte de la solución.

Las limpiezas de playas son vitales para evitar que los residuos que se encuentran en la orilla entren al mar y lo contaminen, sin embargo, estudios a nivel mundial indican que el 80% de la basura que se encuentra en los océanos proviene de fuentes terrestres, de ciudades que no siempre son costeras, pero que, a través de sus ríos, canales y esteros, descargan su basura en el océano por más lejos que se encuentren de este. Por lo tanto, ahora también tenemos nuestros ojos puestos en las ciudades por ser la fuente principal de contaminación marina.

Separación, clasificación y registro de la basura recolectada.
Trash Blitz Puero Ayora, Galápagos.

Pero la basura no aparece por arte de magia, sino que la generamos nosotros, los ciudadanos, con nuestros hábitos de consumo y nuestra forma de deshacernos de lo que usamos; así como también las industrias tienen su parte de responsabilidad al entregarnos sus productos en envases y empaques inadecuados difíciles de reutilizar, reciclar o compostar . Es importante que cada sector, el gobierno, las empresas y la ciudadanía nos hagamos cargo de nuestra parte y actuemos en conjunto para hallar soluciones.

“Si tu lavabo se estuviera desbordando, no buscarías inmediatamente un trapeador. Primero cortarías el flujo de agua desde la fuente. Es lo que tenemos que hacer con la producción de plásticos desechables.”

¡Tenemos que cerrar la llave! Y debemos hacerlo mediante la creación de políticas públicas que impulsen un cambio profundo en el sistema de producción y consumo de plásticos desechables innecesarios. Para tomar estas decisiones de manera acertada primero debemos saber qué hay y cuáles son las fuentes de generación de estos residuos. Trash Blitz es una metodología de muestreo, desarrollada por la organización internacional 5 Gyres que, mediante ciencia ciudadana, nos permite obtener datos de la basura encontrada en las calles y veredas; contabilizarla y aportar a una base de datos local y mundial para determinar cuáles son los artículos que más polucionan y quién los produce.

“Trash Blitz trata de buscar soluciones basadas en ciencia. El objetivo del movimiento contra la polución plástica es detener el flujo de plástico de la tierra al mar. Para ello necesitamos datos.” -5 Gyres-

Con los ojos puestos en la ciudad, el 24 de agosto, realizamos el primer Trash Blitz en el área urbana de Puerto Ayora, Santa Cruz, Galápagos. Dirigidos por Abigaíl Celi, líder del grupo de Mingas por el mar Galápagos, y Sofía Green; 27 voluntarios, agrupados en 4 equipos, recolectaron, durante una hora, toda la basura encontrada en 6.4 Km de veredas. Lo que hallamos fue lo siguiente:

Número total de ítems recolectados: 4592

Los 15 artículos más encontrados fueron los que se presentan en el gráfico a continuación y pudimos observar que se corresponden con lo que habitualmente se encuentra con más frecuencia en las playas.

Del análisis por tipo de material, podemos observar en el siguiente gráfico como más del 70% de lo que compone la basura encontrada en las calles durante este muestreo corresponde a artículos plásticos.

Los artículos también fueron clasificados por tipo de actividad que los genera, esto nos permite echar un vistazo a los hábitos de consumo y generación de residuos de los pobladores. El 44% corresponde a artículos relacionados con la forma en que ingerimos alimentos y bebidas; es decir, envoltorios de alimentos, tapas de botellas, cubiertos, vasos, tarrinas, etc. El 35% corresponde a colillas y cajetillas de cigarrillos. El 8% a productos del hogar y el 13% a material fragmentado. La cantidad de artes de pesca recolectados no es significativa, lo cual era esperado ya que el muestreo se realizó en veredas de zonas no aledañas a la playa.

Uno de los pilares fundamentales de Trash Blitz, en el que se realiza una auditoría de las marcas encontradas, es determinar quiénes son los fabricantes de estos productos y así poder exigir responsabilidades. En la gráfica a continuación, mostramos las 10 marcas más encontradas en este muestreo.

Plano de las zonas muestreadas y transectos

Voluntarios que colaboraron en Trash Blitz, Puerto Ayora.

Con estos datos, queremos alentar a la ciudadanía a que se involucre en el proceso de encontrar soluciones a la problemática de la polución por plásticos, que participen activamente de estos programas de ciencia ciudadana, que modifiquen sus hábitos de consumo intentando que sean cada vez más sostenibles, y que exijan a los gobiernos y empresas que nos brinden productos sanos y responsables con el ambiente.

Conozcamos lo que nos venden

Biodegradable, bioplástico, compostable, muchos términos que se leen muy a menudo en las etiquetas de diversos productos, pero que no terminamos de entender porque nos proporcionan diferentes definiciones y resulta un poco confuso saber cuál es la correcta, entonces no sabemos si realmente lo que dice la etiqueta es real o no. ¿Cómo saberlo? Aquí te lo explicamos.

Compostable: materia biodegradable y desintegrable (descomposición física en piezas pequeñas) que se convertirá en abono para el suelo. Debe contar con ausencia o bajos niveles de metales pesados y que no tiene efectos negativos en el compostaje.

Biodegradable: todo material que sufre un proceso químico natural en el que diferentes microorganismos intervienen para transformarlo en sustancias naturales como el agua, el dióxido de carbono y los minerales.

Un material biodegradable no siempre es compostable. Fuente: swedbrand-group.com

Oxobiodegradable: tiene una definición similar a la de biodegradable, la diferencia es que en el proceso químico siempre debe haber presencia de oxígeno para que ocurra sin problemas.

Biocompuesto: producto hecho a partir de materia orgánica -como derivados de la madera- combinando los plásticos comunes, de tal manera que se use menos plástico que los productos convencionales. Es decir que, no son productos 100% compostables o biodegradables.

Biobasados: material hecho con materia orgánica renovable en su totalidad o parcialmente, como el maíz. Este tipo de material está hecho a base de plantas de tal forma que sea elaborado sosteniblemente.

Bioplásticos: se considera un producto como bioplástico si es biobasado, biodegradable o cuenta con propiedades de ambos, es decir que no tenga ningún compuesto que provenga del petróleo. Siendo totalmente orgánico.

Ahora, ¿por qué algunos productos de plástico dicen que son biodegradables u oxobiodegradables? Según muchos fabricantes, los productos de plásticos con características “biodegradables” se “descomponen” más rápido, lo cual afecta en menor proporción al ambiente. Es cierto de que esos productos se fragmentan más rápido, es decir, se hacen partículas pequeñas en un tiempo más corto, pero siguen teniendo los mismos componentes de un plástico convencional, lo único que los diferencia es un aditivo que se les añade para que se fragmenten rápidamente. Esto quiere decir que el daño es igual e incluso peor porque cuando un plástico se fotofragmenta con más facilidad, hace que el medio adquiera microplástico lo cual es casi imposible remover del lugar.

Por otro lado, cabe mencionar que usualmente las bolsas ecológicas que venden ahora muchos supermercados parecen ser de algún tipo de tela para reemplazar a las fundas plásticas, pero en realidad, se trata del textil no tejido.

Bolsos de cambrela (textil no tejido).

El textil no tejido también conocido como cambrel o cambrela, es un material formado por fibras unidas al azar, es decir que las fibras no forman hilos y pueden ser orgánicas o sintéticas (plásticas), aunque la mayoría de los productos elaborados con este material tienen fibras sintéticas. El cambrel fue pensado para uso médico y para reemplazar la tela; sin embargo, no es un material tan popular en la industria de la moda puesto que se fragmenta con mucha facilidad. Esto quiere decir que, al lavar nuestras prendas o bolsos en la lavadora, este material se va desprendiendo más rápidamente. Así que, si bien no es una opción ecoamigable, hay que lavar este tipo de bolsos a mano para que duren más.

Entonces, no nos dejemos engañar cuando un producto de plástico dice en su etiqueta biodegradable u oxobiodegradable o cuando nos dicen que el cambrel es mejor sustituto que las fundas plásticas puesto que la realidad es otra y es más grave que los productos que tardan más tiempo en fragmentarse. Es mejor comprar productos que están hechos a partir de materia orgánica y que son sostenibles, esto significa que, la extracción de los recursos naturales para fabricar estos productos genere el menor impacto posible en el ambiente.

El viaje de nuestra basura plástica

En más de una ocasión, escuchaste o leíste sobre el daño que causamos al consumir muchos plásticos desechables y a dónde va a parar tanta basura. Sí, es cierto, llega a los océanos, pero tal vez no conocemos realmente todo el viaje que realiza nuestra basura. ¿Sabías que la basura no se queda en los océanos, sino que parte de ella regresa a nosotros de una forma u otra?

Si probablemente ya sabías que la basura regresa a nosotros ingiriéndola al comerla o al beberla, pues bien, sabes la importancia de reducir el consumo de plásticos desechables; si de lo contrario no lo sabías, pues en esta nueva nota explico cuál es el camino que nuestra basura recorre, de qué forma llega a nosotros y los posibles problemas para la salud humana.

Comencemos por cómo la desechas, ¿la pones en un tacho de basura o la dejas en cualquier otro lugar? Si la desechas en un contenedor, la basura irá a parar o bien a un vertedero (disposición de la basura al aire libre) o a un relleno sanitario (método para depositar y compactar los desechos sólidos enterrados en el suelo), dependiendo lo que tenga el lugar en dónde vivas; si de lo contrario la dejas en cualquier otro lugar que no sea un contenedor, los desechos irán a parar a las alcantarillas, ríos e incluso ecosistemas terrestres, como lo son bosques y parques. ¿Recuerdas todas esas veces en las que te repetían que la mejor solución es reducir el consumo de plástico? Pues, es porque no importa si tu basura la pones dentro o fuera de un tacho, las posibilidades de que lleguen al océano son muy altas porque 1) no todos los lugares del mundo cuentan con un relleno sanitario, es decir que la basura de los tachos pasa a vertederos que igual terminará llegando a algún cuerpo de agua y 2) los rellenos sanitarios también contaminan tanto el suelo como el agua porque los plásticos desprenden químicos que la tierra absorberá y transportará a otros lugares (Sí, ya hablamos de químicos, un tema más alarmante).

Al final ocurren dos posibles caminos: 1) la basura se mantiene en tamaños grandes, los animales marinos se la comen y mueren por la ingesta de esta, o 2) la basura se fragmenta, el zooplancton, siendo un integrante elemental de la cadena trófica, se alimenta de estos desechos, los peces más pequeños se alimentan de zooplancton, los peces más grandes se comerán a los peces más pequeños y moluscos y, ¿adivina quién se terminará comiendo un montón de mariscos llenos de plásticos y químicos tóxicos? Pista: comienza con H y termina con UMANOS.

Entonces, ya conoces su recorrido y la forma en la que regresa a nosotros. OJO: Cabe recalcar, que la basura también regresa por el agua que usas para bañarte, lavar tus alimentos y el que usas para beber porque recuerda que no solo los océanos se ensucian, sino también el agua dulce que utilizamos.

Alrededor de 234 piezas de plástico sacadas del estómago de una pardela (ave). Imagen obtenida de A Plastic Ocean.

Ahora bien, todavía no se ha comprobado en un 99,99% las consecuencias de los plásticos en nuestro organismo porque es un tema de investigación relativamente nuevo, pero te diré lo que sí se sabe:

  • Los plásticos, una vez que se comienzan a fragmentar, son blancos fáciles para la adhesión de químicos tóxicos como los PCBs y PAHs (siglas en inglés) o la adhesión de metales pesados.
  • Los peces que han ingerido plásticos tratados han sufrido más daños en el hígado que aquellos que consumieron plástico virgen. Un pez con hígado comprometido no puede metabolizar drogas, pesticidas y otros contaminantes.
  • Estudios demuestran que las ostras que han estado expuestas a pedazos pequeños de poliestireno producen pocos huevos y menos movilidad del esperma.
  • Se han estudiado a más de 114 especies y en todas se presentan daños en su organismo y salud.
  • Es difícil conocer el daño exacto que causan los plásticos porque estos contienen pigmentos, estabilizadores ultravioletas, repelentes de agua, químicos como el BPA, suavizantes como los ftalatos.
  • Se sabe que, dependiendo de la cantidad, el BPA y los ftalatos alteran la actividad estrogénica, es decir, aumentan o disminuyen la producción de estrógeno en hombres y mujeres.
  •  Los retardantes de llamas interfieren, probablemente, en el desarrollo del cerebro en fetos y bebés.
  • Otros componentes pueden causar cáncer o defectos de nacimiento.

La lista continúa, pero imagínense, si en todas las especies estudiadas se han encontrado daños por la ingesta de plástico, ¿qué nos hace pensar que a nosotros no nos hará daño?

Sin embargo, es necesario repetir una vez más que existen soluciones para evitar todo esto, soluciones que las pueden encontrar en el post “ZERO WASTE” Y EL FRASCO DE MAYONESA y, recuerden, no todo está perdido si nos comprometemos y comenzamos a cambiar nuestros hábitos porque después de todo, no hay planeta B.