¿Cómo Victoria Chiriboga (Upcycle Mind) cambió a una vida zero waste?

Ambientalista y bloguera. Victoria Chiriboga tiene 24 años y es quiteña. Se graduó en el 2015 de ecología en Estados Unidos y actualmente maneja un blog donde relata cómo vivir una vida zero waste, y al cual ha llamado Upcycle Mind. Su propósito es mostrar, informar y educar sobre el impacto positivo que puedes dar con tus acciones al medio ambiente.

Se inspiró tras ver un video sobre zero waste, y aunque ya tenía claro la contaminación que hacía con los vasos descartables para tomar café, las fundas o sorbetes, el tema le cambió su concepto de ver las cosas. Victoria comenzó a detectar la basura que producía hasta en sus cepillos y pasta de dientes. Un inicio para cambiar las cosas más simples y básicas, hasta reducir la cantidad de plásticos desechables que se introduce en el ecosistema. Desde Ecuador comparte su registro en este estilo de vida y de cómo puedes crear tus propias cosas. Conoce a Victoria y mira en el video qué es lo que nos cuenta acerca de su blog Upcycle Mind.

Detrás de la alfombra

Nuestras alfombras son hechas con tapas plásticas y unidas por un alambre. Las tapas plásticas son encontradas en playas, calles, parques, veredas de los diferentes países que hemos visitado,  pero  ¿Qué hay detrás de cada alfombra, cómo nació esta idea y por qué creemos que son tan importantes de replicar?

Aquí la historia:

 Yo dejé el Ecuador  para mudarme a Australia en el año 2005, después de criarme en Guayaquil,  pero pasar todas mis vacaciones y fines de semana en la playa y de vivir los últimos 4 años en la costa ecuatoriana.

El mar, las playas son mi hogar, y al regresar en el 2014 con mi esposo y pasar varios meses ahí, no podía creer cuanta basura había en todas partes. Tal vez hace falta salir y volver para poder realmente ver los cambios negativos o positivos que pasan en nuestro país.

Después de varias semanas de tristeza y frustración porque no importaba cuantas veces salíamos a limpiar la playa, continuábamos encontrando la misma cantidad de basura al día siguiente, decidimos enfocarnos en un solo material que encontrábamos en gran cantidad y hacer algo con este;  Las tapitas plásticas, súper coloridas y duraderas , estaban por todas partes. Al concentrarnos en recogerlas, nuestra frustración y abrumo disminuía.

Y así después de varios intentos, tratando con diferentes herramientas y materiales, creamos nuestras alfombras y las llamamos I.M. Recycled y con ellas no solo sentíamos que podíamos causar un impacto positivo al recogerlas, lavarlas y crear algo nuevo con ellas, sino que también se convirtieron en un  comienzo de conversaciones sobre la polución plástica y nuestro consumo desmesurado de este material.

Desde ese entonces,  las veo y encuentro en todos lados. Los últimos dos años, dejamos Australia y nos mudamos a vivir en un velero en el que recorrimos las islas del Caribe Este, Colombia, Panamá , Ecuador y la Polinesia Francesa y durante todo nuestro camino hemos recolectado más de 10,000 tapitas plásticas y construido aproximadamente unas 52 alfombras.

Los invito a tratarlo por unos días. Fíjense al salir a la calle, en las veredas, las alcantarillas, parques, cuando vayan a la playa, van a ver como las encuentran sin ni si quiera intentar mucho, porque tal vez por su tamaño, son una de las primeras cosas que la gente pierde o conscientemente tira y terminan contaminando todos nuestros espacios.

Tal vez pensaran, pero y qué importancia tiene el hacer estas alfombras, de qué manera estoy ayudando a proteger al medio ambiente con ellas. Tal vez es necesario que vean un video sobre las aves albatros de la isla de Midway en el Pacifico y como cada vez que estos albatros mueren, al realizar las autopsias, se encuentren muchas de estas tapas en sus estómagos. Los albatros confunden estas tapas, que flotan en la superficie del mar, por su comida. Las tragan y estas previenen que los animales puedan comer más y mueren de desnutrición. Cada tapita recogida y reutilizada o reciclada podría evitar que termine en el estomago de un albatros o de cualquier otro animal.

ayna (1)La alfombra es el producto final. Detrás de la alfombra esta una decisión de tomar acción, de crear algo nuevo, de transmitir un mensaje. Si somos más haciendo las mismas alfombras, el mensaje va a llegar a más personas. Necesitamos tu ayuda para tener más fuerza y comunicar que nuestra forma de vida debe cambiar, de que gracias a nuestra conveniencia estamos dañando y perjudicando a animales, al mundo y a nosotros mismos.

Te invitamos a unirte a Ayni 11×11 y a ayudarnos a hacer la alfombra más grande de tapitas plásticas del mundo y a trasmitir un mensaje de unión, de armonía con nosotros mismos y la naturaleza, un mensaje de cambio.

 

 

 

 

 

 

Zero waste, el estilo de vida con cero basura

Una cultura emergente motiva el rediseño de consumo y recursos del día a día. La primera vez que se escuchó sobre el tema fue en los 70´s con una empresa de California llamada Zero Waste System Inc, pero con el tiempo, el concepto mutó a una “comunidad de cero residuos”. Un estilo de vida que su objetivo es generar cero basura, que en inglés se traduce como zero waste.

Existen restaurantes, cafeterías y tiendas de ropa que actualmente eliminan el uso de materiales tóxicos, como plásticos desechables y bolsas plásticas. La idea principal es dejar de producir basura e influenciar en las regulaciones de envases y diseños de productos, pues ven cómo en el reciclaje no se dan resultados de consumo y productos descartados.

Una de las personas que más ha inspirado a este movimiento se dio a conocer durante su charla en Tedx Talks. Llegó al escenario vestida de negro, mostró sencillez en su postura y enganchó al público con su entrada: «Esto es todo lo que he generado de basura en mis últimos tres años». Se trata de la estadounidense Lauren Singer, quien al mostrar su basura en un frasco, explicó el por qué decidió una vida zero waste.

En la charla, Lauren comentó que estudiar sobre medio ambiente no era suficiente sin una acción en su estilo de vida. Entre todas sus cosas, tomó especial atención en su refrigerador donde  tenía tanto plástico como aquella compañera en la universidad, a quien cuestionó por su excesivo consumo de plástico. “Yo era como esa chica”, reconoció antes de optar por dejar su uso.

Algunos años antes, Bea Johnson, compartía la experiencia en su blog que llamó The Zero Waste Home. Ella, una francesa esposa y madre de dos hijos en California, cuenta cómo logró envolverse en esta acción a partir de 2008. Fue un proceso, según contó en su blog, que comenzó con cambios de shampoo, maquillaje, compras en el mercado y ropa. «Lo importante es rehusar» y ese mensaje se ha reflejado en las personas que han abierto locales de zero waste en el mundo, inspirados en su libro.

Bea comparte cómo tomar una postura contra los residuos innecesarios con la aplicación de las 5R’s: Rechazar, Reducir, Reutilizar, Reciclar y Rotar. Ella intenta registrar su estilo de vida y demostrar que el zero waste no sólo puede ser «elegante», sino también dar lugar a beneficios significativos para la salud,  además de ahorrar dinero.

https://www.instagram.com/p/BRObuqxAg5k/

«Cradle to grave» (La cuna a la tumba), una frase que explica ese concepto de la fabricación de un producto lineal, que solo va directo a su desecho y es lo que  quiere evitar este movimiento. El acceso a la información a través de las redes sociales, permite que esta comunidad se muestre con tan solo buscar el HT #ZeroWaste y donde se comparten trucos y sugerencias para comenzar a cambiar a este ritmo de vida.

Personas interesadas en dejar de crear basura a partir de sus compras. Pues al ingresar a mercados  o tiendas donde pueden consumir o llevar productos en bolsas de tela o frascos, comienzan a descartar el uso de plásticos. Y es que el primer paso es observar cuánto y qué plásticos utilizas en gran medida.

Otro ejemplo es la ropa de segunda mano, pues utilizas y obtienes artículos en buen estado para no generar más ropa que puede llegar a la basura con poco tiempo de uso.

Douglas McMaster, fundador y chef de Silo, también es otro rostro de este movimiento con su restaurante en Brighton, Inglaterra. En su local no utiliza empaques, ni químicos y muestra su criterio acerca de la demanda de la industria de comida. Por ello, trabaja en un menú simple e inspirado en una producción más natural.

View this post on Instagram

Sunday's at Silo ✌🏼️

A post shared by Silo London (@silolondon) on

Sus defensores sostienen que se trata de una eliminación de residuos que además reduce costos por la menor cantidad de materias primas necesitadas. La comunidad crece al extenderse en reuniones y eventos donde difunden su mensaje de cero residuos.  En tu caso ¿revisarías que es lo que tienes en tu refrigerador últimamente?

 

Foto principal: Instagram @zerowastehome.

Lo que el viento no se llevó: El plástico del mar

Pasó un largo feriado de carnaval. Te juntaste con tus amigos, tu familia. Tal vez sólo te acostaste en una hamaca o te quedaste en casa. Ahora se espera Semana Santa y el aumento del turismo dentro del país. Es más, los últimos cuatro días libres, se recibió con ánimo por el número de turistas que tendrían algunos sitios como Salinas (Ecuador). Las cifras se reflejaron en las frecuencias de los terminales, hospedajes, comidas, bares y en las toneladas de desperdicios en las calles. Algunos pensarán que los desechos “se los llevará el viento”, pues a diario veo cómo desde sus manos dejan caer fundas, botellas o cualquier cosa al suelo. Total, nuestro problema llega hasta … ¿Hasta dónde llega nuestro problema?

Alrededor de 200 toneladas de basura, según una entrevista de diario El Universo con la Municipalidad de Salinas, fueron recolectadas en una ruta que usualmente deposita 60 toneladas de desechos. Si esa basura triplicada no se recoge, estamos sentenciados a los taponamientos en el alcantarillado.

Y desde Guayaquil podemos ver cómo flotan los problemas. La ciudad cerca del mar se inunda cada vez que puede. Las lluvias con tormentas eléctricas han sido intensas en este mes de marzo y hay un descontento general que denuncia acciones en el sanamiento y desague. Una petición que necesita inmediata respuesta, pero ¿qué haces tú para que no colapse el sistema de alcantarillado?

En 33 años podríamos decir que nuestros océanos tendrán más plásticos que peces. Las estadísticas de la ONU se comparten en la campaña #CleanSeas (Mares limpios) desde el pasado 23 de febrero de 2017. Un objetivo que necesita una campaña mundial para gritar la alerta: cambiemos la marea del plástico.

El 90% de toda la basura que flota en los océanos, según la organización, es de material sintético. Un material especialmente utilizado por la industria al crear sus envases. El Programa de Naciones para el Medio Ambiente (Pnuma), ante la evidente contaminación mundial, busca borrar las principales fuentes de basura en los océanos para el 2022. ¿Por cuál comenzar? «Plásticos».

La reducción del plástico y el hábito de su uso, no sólo podría disminuir que toneladas de desechos lleguen al mar, sino unirse a nuevas costumbres de vida (y que el caos no llegue a ser irreversible). Entre las acciones más sencillas para cambiar tus hábitos tienes: Llevar tu termo con bebida -así no compras más botellas de plásticos-; contar con tu propio envase de café; no usar bolsas de plásticos en tus compras y, como lo puedes hacer en los eventos de Mingas por el Mar, limpiar tu playa más cercana.

El otro día, una amiga en Facebook subió una foto de un cartel que decía: “No te pedimos que limpies la playa, solo te pedimos que no la ensucies”. Era un consejo desde Galápagos. Considera que cada vez que compras caramelos, quesos, incluso verduras, pan o huevos, consumes comida que son cubiertos en plásticos hasta que los usas. Luego irá todo a la basura. Y aunque estás en una ciudad a un par de horas de la costa, hay más posibilidades de que todo termine en el océano. ¿Cómo puedes reducir esto?


Foto portada: @Unep

¿Podrías ser indiferente a 340kg de basura en Salinas?

Un niño se me acercó en la orilla cuando comencé a escarbar unas tapas de la arena. – ¿Qué haces?-.  -Recogiendo basura, ¿me ayudas?-. Salinas fue una de las playas que se incluyó en el calendario de Mingas por el Mar y convocó a la comunidad, voluntarios y a algunos de sus visitantes a la acción.

El punto de encuentro fue en el sector Las Palmeras, donde termina el malecón y se continúa hacia la parte de Chipipe. La jornada inició con unos minutos de Yoga, necesarios para estirarse y conectarnos con la misma intención: queremos las playas limpias. Algunas manos se sumaron, incluyendo un grupo organizado de la Asociación de BoyScouts en Ecuador. 

Nuestro equipo se detuvo varios minutos en el mismo espacio de encuentro. Al bajar la mirada tenías los pequeños plásticos enterrados: fundas de chicles, palitos de helados, tapas, tapas de todo tipo: cervezas, gaseosas, agua, cervezas, cervezas, cervezas. La arena intentó ocultar los restos oxidados de las tapas de cervezas y las incontables colillas de cigarrillos. Acá se hace la fiesta y se queda ahí. A lado de las palmeras, arrastrados por la marea.

Al tercer o cuarto niño que le pedí ayuda con la basura que veía flotar en el mar, me encontré con uno que no habló mucho, pero que se sumó sin pensarlo. Él sólo nos vio recoger las botellas y las fundas de la arena. Se levantó, escuchó y se unió luego con unas fundas que estaban en la orilla. El sol era intenso y la playa continuó llenándose de visitantes. Estaban los vendedores ambulantes con coco, helados, bollos. ¿Les dije cuántas fundas de arroz de bollo encontramos en la arena? El peso crecía y arrastramos la bolsa con los restos entre los parasoles, la gente, su curiosidad, su agradecimiento, sus preguntas y también con la apatía de algunos otros.

-Es posible que piensen que estamos aquí porque nos pagan-, nos decimos mientras continuamos arrastrando las bolsas. Cerca de la orilla veo como nadan unos niños y detrás de ellos unos adultos. Junto a ellos nadan dos señores más, pero se esconden debajo de las olas. Cerca de ellos, tienen dos fundas amarillas, dos botellas, un plástico y una sombra blanca que aparenta ser una funda. ¿Será acaso que nos estamos acostumbrando a nadar entre la basura? Nadie recoge nada. “Oye, -psss-, flaco. Sí, tú, flaco. ¿Me puedes pasar esa funda que flota ahí? Sí, la que está frente a ti, sí, esa”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A todos los que les pedí ayuda para recoger basura adentro en el mar, me ayudaron. Algunos no entendían qué me ocurría así que se lo tomaron con una sonrisa. A otros les parecía un favor y otros leían en mi camiseta: Mingas por el Mar. Todos me ayudaron, pero antes de pedir ayuda, ellos estaban adentro del mar, nadando junto a la basura y, con lo que vi, aquello parecía muy normal.

En total se recogió, entre las áreas del Malecón y un sector de Chipipe,  340kg de basura. Pero lo más importante fue compartir con nuestras acciones un trabajo de todos para mantener limpia la playa y reducir nuestro consumo de plásticos de un solo uso.

View this post on Instagram

Finalizamos la visita en Salinas con la recolección de 340kg de basura. Recorrimos la zona de Las Palmeras y gracias a la participación de los Boy Scouts logramos cubrir también parte del área de Chipipe. Muchas gracias a todos los voluntarios que asistieron y nos ayudaron, a @heroe593 por la cobertura del evento, al Municipio de Salinas por ayudarnos con la difusión, al @mintur.zonal5 y a la Asociación de Boy Scouts Ecuador. Recordemos que lo más importante es limpiar todas las playas que visitemos y reducir nuestro consumo de plásticos de un solo uso. #recogeunparporelmar #mingasporelmar #todosjuntosporelmar #take3forthesea #ourocean #oceandebris #marineconservation #marinelife #banplastic #recycle #reduce #beachcleanup #protectwhatyoulove

A post shared by Mingas por el Mar (@mingasporelmar) on

Caroline,Kittiekiller, crea y comparte su arte

Screenshot_2017-02-24-10-37-27-1La artista de esta semana se llama Caroline Bond,  @kittiekiller en las redes sociales, de un pueblo llamado Seaford en el Sur Oeste de Inglaterra. Caroline trabaja de jardinera para la gente de su área y ama estar en la naturaleza y caminar con su perro dos veces por día, rutina que mantiene hace casi 10 años, desde que regreso a su pueblo natal después de haber estudiado arte en la universidad en Londres.

Caroline nos cuenta que todo empezó cuando durante sus limpiezas diarias de playa, encontraba  las mismas cosas;  “Antes de que el gobierno introduzca el impuesto a las fundas plásticas, solía encontrar cientos de ellas en el mar y en la playa y quise empezar a usar una técnica que había visto para convertirlas en canastas. Pero después de que introdujeron el impuesto, el número de bolsas se redujo y intercambie ese material por otro que también encontraba todo el tiempo, cabo de pesca. El daño causado por estas trampas flotantes es incomprensible y me hace sentir muy bien el saber que cada vez que remuevo una de ellas estoy librando al océano de ellas”, nos cuenta Caroline.

Caroline empezó a hacer canastas como regalo para sus amigos y familiares, pero al hacer más y mejorar su técnica, las comenzó a postear en su página de Instagram y se sorprendió al recibir muchos comentarios positivos. Eso la hizo pensar que si lograba  que muchas personas comenzaran a hacer canastas usando cabos de pesca, esto evitaría que todo este material contamine los océanos y la motivó más a continuar con esta labor.

“Me di cuenta que si conseguía que muchas personas comenzaran a tejer podría lograr que estos cabos de pesca se conviertan en un material de arte muy valorado, algo visto como útil y como algo que la gente se alegre de encontrar en las limpiezas de playa , al mismo tiempo educando a las personas en mi camino”,comenta Caroline.

Es por eso que la artista creó un kit que viene con instrucciones paso a paso de cómo crear sus canastas así como también con una aguja y el material necesario para que la gente comience a hacer sus propias creaciones y lo empezó a vender en su página de etsy. Caroline ha tratado de convertir a esta situación negativa en algo muy positivo y parte de sus ganancias las dona a la organización @2minutebeachclean  que se dedica a motivar y educar a las personas a mantener las playas limpias en su país.

Caroline nos comenta el gran impacto que 2minutebeach clean han tenido en traer el movimiento de limpiezas de playas a las costas británicas. Martin Dorey lo fundó en el 2009 y cuenta ahora con un equipo de personas manejando sus páginas de redes sociales con las que han logrado juntar y crear un gran ejercito de gente dedicada a limpiar las playas no solo en Inglaterra sino también  alrededor del mundo.

Para Caroline la única forma de combatir el problema del plástico es rechazarlo y reducir nuestro consumo. “Hasta que nosotros los consumidores no logremos hacer este cambio, las compañías que producen este tipo de productos los continuaran haciendo”.

“Espero que mi trabajo haga a las personas pensar en cómo pueden utilizar las cosas que encuentren en las limpiezas y que tal vez en algún momento, puedan encontrar cosas que las laven y las conviertan en algo hermoso. Reutilicen cosas y úsenlas otra vez antes de reciclarlas, las posibilidades son infinitas”, concluye Caroline.

20170307_195920Media hora antes de terminar de escribir la entrevista de Caroline, recibí un paquete desde Inglaterra: un kit para hacer mi propia canasta. Gracias Kittiekiller porque además de producir cosas hermosas e inspirarnos con ellas nos estás ayudando a crear las nuestras!  Como yo, muchas otras personas están comprando y siguiendo las instrucciones de Caroline. Para estar al tanto de sus nuevas creaciones y ver todas las personas que están haciendo canastas y compartiéndolas en su pagina, pueden seguirla por Instagram @kittiekiller.

 

 

Raphaël Ampuero, Arte desde General Villamil Playas

IMG_20170205_140820Por Isabel Romero

Raphaël Ampuero es un artista que vive y trabaja  en General Villamil Playas junto con su esposa Silvia y su hija Sarah de un año y que se dedica a pintar acuarelas, cuadros al oleo, murales, diseñar ilustraciones y logotipos. Es mas, Raphaël, es el artista quien diseño nuestro logotipo de Mingas por el Mar y por eso nos alegra tanto compartir con ustedes un poco mas de su trabajo y vida.

Raphaël nos habla un poco de su día a día y de su hogar,Playas. «Es un lugar tranquilo con una hermosa playa en frente y a la derecha las rocas que cierran la bahía. Mi madre Marie es belga y mi padre Gabriel es ecuatoriano, tengo tres hermanos y tuvimos la oportunidad de vivir en Francia, Bélgica y Ecuador.  Desde niño estuve en contacto con el mar, las playas, el océano. En Playas descubrí las largas y extensas arenas que bordean el continente y en Galápagos la vida marina. Me he familiarizado mucho con el mar, practico surf y muchas veces observo las rocas , los acantilados, las aves, la arena , el reflejo del sol sobre el agua y como las olas rompen y desaparecen en la orilla de la playa».

Cuando comenzaste a realizar tus creaciones y que tratas de comunicar con ellas? Cual es el proceso para crear una de tus piezas?

Al principio pintaba muchos barcos, con velas grandes y extensos mares, me llamaba la atención el espacio infinito del mar, el viento, esa dimensión amplia de un paisaje. Trato de comunicar paz, bienestar, un espacio que sea amplio, aéreo, atmosférico en el cual se pueda respirar aire.

El proceso es a partir de algo que me llama la atención, puede ser un paisaje, un rostro, una persona, una calle, un árbol, la cocina, los platos, las flores del jardín… en cierto momento se forma una composición, una imagen que tiene sentido a mi parecer, todo esta ahí y solo queda ponerse a trabajar con las pinturas, que sean acuarelas, oleos o acrílicos. En todos los casos nunca es la imagen que quería hacer y el resultado es mucho mejor. El proceso de elaborar una imagen puede tomar varios días, horas o minutos, es cuestión de estar alerta a lo que esta sucediendo en ese instante.

Cuéntanos un poco de Mitimiti Art Design?

Mitimiti Art Design es una agencia de arte y diseño que hemos creado mi hermano Joachim y yo. Estudiábamos en Bruselas en la misma escuela superior, él hacia diseño gráfico y yo hacia ilustración, después de graduarnos y estando en Ecuador en 2008 decidimos trabajar juntos para combinar nuestras disciplinas. Diseñamos calendarios, un libro sobre el descubrimiento y los piratas de Galápagos, logos, afiches, invitaciones, murales. Tenemos pensado seguir con nuevas historias sobre las Galápagos y sus particulares circunstancias. En playas abrimos la galería Mitimiti y nos va muy bien, ahí exponemos obras y podemos trabajar juntos en nuevos proyectos.

Que piensas del problema de la basura plástica en Playas y tienes algún mensaje para compartir con nosotros?

La basura en Playas, es algo de todos los días, difícil ver eso día a día. Además de la basura que dejan muchos de los “turistas” están los desechos que vienen por el rió Guayas (el o uno de los deltas más grandes de Pacífico), también los desechos de los barcos con sus cabos verdes, redes, tarros de combustible. Cada uno de estos protagonistas contribuye a que las playas estén sucias, las mingas me parecen un método bueno para motivar a cuidar más de la playa, hasta convertirlo en un reflejo, concienciar no solamente el hecho de recoger basura sino de lo fácil que es botar basura. Limpiar la playa, que se haga naturalmente si se pretende vivir en Playas del turismo.

Para concluir, les agradezco por este espacio y los felicito también por el trabajo que realizan para el cuidado del mar y sus playas. Es una problemática la basura, hace parte de nuestra forma de vivir, que sea directa o indirectamente producimos basura, ¿que podemos hacer con ella? Reciclarla, esconderla, transformarla, hay muchas iniciativas para el tratamiento de la basura y ojala se encuentre la forma de tratarla enteramente, hacer una minga o quizá se necesita un año de minga mundial. Si eso, un año de limpieza planetaria. Estoy muy feliz de poder ir a la playa y surfear unas olas en este cálido balneario del Ecuador pero estoy aun más feliz cuando no hay basura en la playa, poder enseñarle a mi hija un lugar mas limpio si que tengamos que alejarnos de ciertos lindos lugares porque apestan o porque hay tantos desechos que no se puede caminar o bañarse.

elpeladoplayas

 

Michelle, creando desde Santa Catalina, Panama

Por Isabel Romero

Tuvimos la suerte de conocer a Michelle en nuestro paso por Santa Catalina en Panamá en el 2015. La contacté antes de ir por redes sociales  y quedamos en conocernos y ver si podíamos trabajar en algo juntas cuando estuviéramos por allá.DSC_0327

Nuestro primer encuentro se dio en la playa y en la que hicimos una limpieza con un grupo pequeño de amigos. En esas horas que pasamos juntas, me di cuenta que teníamos mucho en común y me encanto su pasión por la conservación de los océanos y por ayudar a esa comunidad en la que ella escogió vivir con su esposo y manejar su hotel y negocio. Tuve la oportunidad de conocer su arte y ver muchas de sus piezas esparcidas por su hotel.

Michelle nos brindo un poco de su tiempo para contestar nuestras preguntas y que puedan conocer un poco más de ella y su trabajo.

Es americana y vive del turismo. Un día en su vida es pasar de 7 a 8 horas trabajando en su hotel y restaurante ,»La Buena Vida» , en Santa Catalina. Ella se encarga de administrar el negocio,  interactuando con sus empleados Panameños, con los huéspedes y además trata de incluir un par de horas creando en su taller de arte. Cuando no está trabajando está haciendo caminatas en la naturaleza, practicando yoga o caminando en la playa buscando tesoros.

IMG_5134

Michelle nos cuenta que siempre disfruto de crear arte pero fue en el año 2000, cuando vivió en la isla de Kodiak en Alaska en donde se encuentra una playa llamada “junk beach” la cual es uno de los botaderos de la Segunda Guerra Mundial que comenzó su inspiración de crear utilizando beach glass, cerámicas y basura de metal. En el 2005 cuando se mudaron a Panamá, los materiales de su arte cambiaron un poco y comenzo a utilizar plástico con los que crea piezas en su jardín, letreros, diferentes decoraciones, juguetes y objetos útiles.

Para Michelle, sus creaciones son arte con un mensaje, ya que al utilizar objetos considerados como basura espera crear una impresión en las personas sobre cuantos productos innecesarios compramos y consumimos diariamente y como muchos de estos terminan en nuestras playas u océanos.

Michelle también se dedica a manejar el programa de educación ambiental en la escuelita de Santa Catalina y aunque dice que están empezando poco a poco en su comunidad es gracias a este programa y al ejemplo que da con su arte en su comunidad que le están ensenando a los niños a no ensuciar, a ser más responsables con la basura en sus casas y a reciclar lo que se pueda. Michelle disfruta mucho compartir con otros su arte especialmente con los niños. El año pasado nos cuenta que organizaron un desfile de reciclaje en la que los niños crearon sus vestuarios con materiales reciclados, como vestidos hechos de papel periódico y chalecos hechos de tapas de bebidas.

El mensaje que nos deja Michelle es que con lo que todos podemos empezar y es algo que todos debemos mejorar es reducir. Dice que con un poco de planificación podemos evitar comprar esa cola fría de la tienda, si en cambio,  salimos de casa preparados con nuestro propio termo. Si se les olvida los bolsos reusables, pueden pedir utilizar cartones en la tienda y así evitar las fundas plásticas.

Estamos muy agradecidos de haber conocido a Michelle en nuestro camino y poder compartir con ustedes un poco de su vida y sus creaciones. Creemos que personas como ella, con constancia y mucho amor,  poco a poco son capaces de crear cambios muy importantes en sus comunidades y en el mundo. Gracias Michelle por todo tu trabajo y por darnos esta entrevista!

 

Nuestro primer año

Hemos celebrado con mucha alegría un año de labores como grupo voluntario establecido Mingas por el Mar.

En este primer año hemos experimentado y aprendido mucho. Nuestra iniciativa empezó con el deseo de dos personas, que frustradas por la cantidad de basura plástica que encontraban en las playas, decidieron hacer algo.

Dos personas que dicieron dejar de quejarse o sentirse impotentes, y prefirieron actuar. Los días que iban a la playa empezaron a hacer sus propias limpiezas. Se enfocaron en recolectar tapas plásticas que las encontraban por todas partes y empezaron a crear alfombras con ellas no solo para reutilizar materiales descartados sino también como forma de mostrar al resto de personas lo que se encuentra en nuestros mares y crear consciencia.

Así empezó Mingas por el Mar. Poco  a poco se fueron encontrando y uniendo más y mas personas con el mismo interés y así formamos nuestro pequeño grupo de voluntarios. Desde finales del 2015 empezamos a organizar limpiezas más grandes, tratando de invitar a más personas y decidimos iniciar páginas en redes sociales para compartir información sobre la problemática de los plásticos en los océanos y motivar a las personas a crear cambios en su día a día.

Somos una organización sin fines de lucro. Con la venta de nuestras creaciones, algunas pequeñas donaciones de familiares y amigos y con pequeños eventos hemos logrado recaudar algo de fondos para poder brindar un refrigerio y las herramientas necesarias para organizar las limpiezas. Cada uno de nuestros voluntarios pone de su propio bolsillo para viajar a cada una de las limpiezas y pagar su propia alimentación durante el viaje; son personas que donan su tiempo y esfuerzo sin esperar nada a cambio.

Juntos hemos logrado muchas cosas. En el año 2016 organizamos y participamos en un total de 20 limpiezas y logramos rescatar de las playas 6,086.93 kilogramos de basura. Hemos además, participado y dado más de 42 charlas en colegios, universidades y eventos. También hemos creado más de 45 alfombras hechas con tapitas plásticas, 3 murales y otras creaciones que buscan reutilizar materiales y motivar a las personas a vivir vidas con menos plástico. Hemos contribuido a la creación de una canción sobre el cuidado del mar escrita por Juanze y organizamos el primer concierto por el mar en Guayaquil donde hicimos homenaje a nuestros océanos y a las personas que luchan por conservarlo.

Este año tenemos muchas ideas que queremos poner en práctica. Hemos decidido seguir realizando limpiezas pero las haremos más cerca de Guayaquil para poder llegar a estas con más facilidad. Realizaremos mas charlas en colegios y daremos talleres de arte en los lugares que visitemos además de continuar con nuestras propias creaciones de nuestro grupo de Mingueras ( voluntarias que cada semana se reúnen para crear nuevas cosas).

Somos personas como tú. La diferencia es que decidimos juntarnos y actuar por lo que creemos es lo más importante, el cuidado de nuestro ambiente, la preservación de nuestros mares. Ha llegado el momento de actuar y lo puedes hacer de varias formas: Uniéndote a nuestras limpiezas u organizando las tuyas, compartiendo nuestros posts para así poder llegar a más personas y viviendo vidas más simples, con menos plásticos. Además, si quieres ser parte de nuestro grupo comprometido de voluntarios, puedes hacerlo. Lo que más necesitamos es manos y mentes que quieran ayudar. Te esperamos!

El día siguiente

Reflecciones sobre el fin de año

Por Isabel Romero

Una vez más hemos llegado al fin este año y al comienzo de uno completamente nuevo. Siendo ecuatorianos, celebraremos este fin de año a lo grande, de la única forma que sabemos, quemando un año viejo o varios junto a nuestros familiares y amigos. Algunos nos quedaremos en nuestras ciudades o pueblos, otros peregrinaremos a las diferentes playas de nuestras hermosas costas.

Cuando vivía en Ecuador, mis celebraciones de fin de año fueron siempre entre familia en nuestra calle de Urdesa quemando el año junto a nuestros vecinos, prendiendo un par de camaretas y lanzando unos cuantos cohetes al aire. Cuando crecí y me mude a Montañita, la celebración se convirtió oportunidad de trabajo ya que fui dueña de un bar y la noche de fin de año era una de las mejores para hacer dinero.

Creo que tal vez una sola vez, mi familia decidió pasar fin de año en Salinas y me acuerdo ir rápidamente al malecón a ver los fuegos artificiales y regresar rapidísimo a la casa para huir de los tumultos de gente (mi papa nunca ha sido muy fan de los tumultos) pero no fue hasta el año pasado que nos tocó estar en Salinas con nuestro velero que por primera vez experimenté lo que un año nuevo en Salinas realmente es.

Sinceramente, estaba emocionada. Viviendo afuera, siempre he extrañado la quema del año y en más de una ocasión he construido mi propio año viejo y hecho mi propia quema junto a mis amigos en diferentes partes del mundo en las que me ha tocado estar. Estaba emocionada de volver a vivir un fin de año en Ecuador y sobre todo en Salinas.

Como estábamos en nuestro velero, decidimos anclarnos al frente de Chipipe como muchos otros botes lo hacen. Pasamos la tarde entre amigos y después de la caída del sol nos quedamos los dos solos en el velero. Mick y yo estábamos súper cansados porque habíamos trabajado toda la mañana en el velero así que tipo 8 pm estábamos luchando por mantenernos despiertos.

Tipo 10 pm los fuegos artificiales empezaron. Nos pareció raro, pensamos, bueno alguien se adelanto un poco. No podíamos creerlo cuando una hora después los fuegos artificiales y explosiones continuaban. Es más nunca pararon desde las 10 hasta las 2 am o mas fue un solo bullicio una sola explosión, lo que no solo nos pareció una exageración pero que le quitó emoción a la llegada de las 12 am. Cuando desapareció la cuenta regresiva y se volvió todo un bullicio?

Desde nuestro bote, veíamos como la gente dejaba ir las populares “wishing lamps” esas lámparas de papel, que la gente piensa que son biodegradables porque son de papel pero no se han puesto a pensar de que dentro de ellas, la mayoría de estas lámparas tienen alambre que demora muchos años en desintegrarse y que pueden causar la muerte a muchos animales. Desde nuestro bote veíamos vasos plásticos flotando , sombreros que decían feliz 2016, entre otras cosas que se les escaparon a los celebrantes.

Para ser sincera ese fin de año en Salinas me dejó un mal sabor en la boca. Vi, como una tradición que puede ser linda y que tiene un mensaje positivo de quemar lo malo y dar la bienvenida a lo nuevo, se ha convertido en una noche de excesos, de queminportismo, de solo disfrutar y no pensar en nada más.

La siguiente mañana fuimos a la playa a ver como se veía. Las personas encargadas de limpiar, junto con la marea alta del mar, ya se habían llevado la mayoría de la basura pero lo que quedaba atrás y nadie recogió, fueron las envolturas de las camaretas y otros explosivos que en su mayoría son plásticos.

Durante semanas después de esa noche de fin de año, seguimos encontrando en nuestras limpiezas de playas de enero, esos restos de esa noche de diversión, una sola noche, puede dejar estragos incalculables en nuestro ambiente.

Las tradiciones son los que nos recuerdan quiénes somos y de dónde venimos pero creo que es necesario adaptarnos y evolucionar con los tiempos, analizar si lo que hacemos es lo correcto y considerar hacer cambios cuando estos son necesarios.

Este fin de año no les pedimos que no se diviertan, ni que cambien sus tradiciones, pero los invitamos a pensar en el día siguiente y en lo que dejamos atrás. Es por eso que los invitamos a ser parte de nuestra campaña #findeañoconsciente y les pedimos que compartan con nosotros en nuestras redes sociales sus buenas acciones del día siguiente, ya sea recogiendo basura o decidiendo celebrar su fin de año de una manera más consciente. El día de los reyes (6 de enero) escogeremos a los ganadores y tendremos premios para el mejor post y la mejor acción.

Únete al cambio y celebra este nuevo año pensando en lo que dejas atrás y empezando un nuevo año dando el buen ejemplo y dejando un mundo mejor para las siguientes generaciones.

 

Limpieza de playa Olón

Fotos: Rafaella Menoscal

Olón (11 de diciembre). Terminamos el año con la visita y limpieza de Playa Olón. Tuvimos la participación de voluntarios de Manglaralto, San José y Montañita. Gracias a Julie y Rasti de Balsa Surf Camp tuvimos voluntarios del Club Ambiental de La Punta – Montañita, en su mayoría niños que ayudaron muy motivados durante toda la jornada. Dimos una pequeña charla sobre contaminación marina y explicamos a los participantes sobre los materiales reciclables y no reciclabes.

Culminamos un año de visita a 17 comunidades, con experiencias buena y malas, pero sobre todo nos llevamos un año de conocer gente maravillosa que también lleva a cabo actividades de conservación marina y educación ambiental. Definitivamente no estamos solos.

¡Nuestro camino recién empieza y tenemos mucho por hacer! TODOS JUNTOS POR EL MAR

Limpieza de playa Puerto López

Fotos: Javier Borja

Puerto López (26 de noviembre). Este mes visitamos la playa de Puerto López y gracias a nuestra coordinadora Simoné Delgado pudimos invitar a muchos voluntarios de diferentes edades. Agradecemos al Hostal Yemayá (Miguel Morán) por ayudarnos en la organización de toda la logística. Daniela Hill y Rubén Alemán dieron charlas sobre contaminación marina y casos reales del Centro de Rehabilitación marina de Puerto López. Pudimos compartir con muchos niños y compartirles nuestro mensaje de conservación y respecto al mar. Tuvimos la participación de la Fundación Clara Luna, Eco Club de la Fundación Equilibrio Azul, Keiko Conservation Ecuador y estudiantes del colegio Provincia de Manabí.

Durante la limpieza recogimos 100 Kg de basura y 2 kg de plástico reciclable. Luego de finalizar la limpieza visitamos el Centro de Rehabilitación de Fauna Marina de Pto López, a cargo de Rubén Alemán.

Aprovechamos nuestra visita para conversar con profesores, activistas y empresarios de este balneario. Nos vamos muy inspirados en continuar trabajando en esta comunidad, tanto en limpieza de playas como en programas de educación ambiental.

 

Alvaro Guzmán y sus mosaicos de plástico

¿Cuéntanos un poco sobre ti, dónde vives, en qué trabajas, cómo es un día normal en tu vida?

Antes de nada felicitaros por las vibraciones que transmitís y la buena labor que hacéis y agradeceros el interés por la mía, compartimos objetivos.

Nací en Madrid y aún viviendo allí, mi espíritu estaba dividido en dos partes, una de ciudad y otra de la mar, de la que me enamoré siendo niño.

He vivido en un mundo urbano/laboral de publicidad y fotografía (estudié ambas), producción y música. Más de noche que de día.

El año pasado hicimos un «stand by» con la banda de rock en la que llevaba embarcado viajando, tocando los últimos 9 años, The Right Ons, y decidí dar un cambio importante; dejar la ciudad, mi gente, mi familia, el tráfico, la polución, la superficialidad, la desconexión para venir a vivir a mi lugar favorito,  la más oriental de las Islas Canarias, Lanzarote, un lugar mágico de océano y de volcanes. Hacía muchos años que anhelaba vivir aquí.

Me levanto, veo el mar y después mis días son diferentes, tranquilos e intensos, completos y con luz; hay días más normales que otros. Ahora  vivo en un pequeño pueblo de pescadores con muy buenas olas en una zona semi-salvaje de la isla. Trabajo como asistente en producciones fotográficas o instructor de surf, entre otras cosas.

¿Cuándo comenzaste a realizar tus creaciones y que tratas de comunicar con ellas? Por qué piensas que tu arte es importante?

El año pasado, al poco de llegar a la isla, trabajando en una producción de fotos para Turismo de Canarias en la fundación «César Manrique» y mirando uno de sus murales, se me despertaron las ganas de distribuir colores yo mismo.

César ha sido una figura clave para la conservación de la isla. Fue un artista/arquitecto que daba prioridad a la naturaleza antes que a la acción artificial del hombre por lo que promovía el respeto y la sostenibilidad con el medio ambiente y ahora Lanzarote forma parte de la Reserva de la Biosfera. https://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%A9sar_Manrique

Días más tarde, dando una clase de surf en la playa local me di cuenta que había miles  de colores en la arena. Eran microplásticos. Así que pensé en recogerlos e intentar hacer algo bonito de algo feo.

Comencé sin ninguna pretensión, limpiar al menos un pequeño porcentaje de lo que yo mismo he podido generar (y genero); después me di cuenta que las obras gustaban y que era un buen medio para comunicar el problema al que nos enfrentamos.

No sé si mi arte es importante; creo que es importante el mensaje que transmite y es importante a nivel personal, porque materializo ideas.

Si podemos hacer este tipo de cosas con los restos de la basura que generamos, qué podríamos hacer con nuestra Buena Intención como materia prima?

Los restos plásticos que llegan a las costas Canarias llegan de todas las partes del mundo y acaban encajadas unas con otras; la unión hace la fuerza y necesitamos personas con una filosofía similar por todo el planeta y unirnos para ver resultados.

¿Cuál es el proceso para crear una de tus piezas?

Voy recogiendo los plásticos de la playa o las rocas de diferentes lugares e islas. Algunos amigos ahora también hacen aportaciones de lo que encuentran.

Luego los limpio y a veces separo. Visualizo la estructura básica o concepto de la obra y luego pequeñas historias van sucediendo según adhiero cada fragmento.

Realmente hacer estos mosaicos me recuerda a cómo se va componiendo el puzzle de nuestras  vidas. Alguna vez te ha sucedido que la pieza que creías perfecta no encaja de ninguna manera? y que, al contrario, la que menos esperabas, es la pieza clave? Algunas son puramente estéticas, otras pasan desapercibidas, algunas sirven de soporte para otras, también están las que le dan significado a las cosas, etc… Vamos colocando esas piezas como cada uno piensa que es mejor en su vida.

Suelo colocar unas 25 piezas a la hora. y tienen un tamaño desde menos de  0,1 cm hasta 15 cm

¿En que proyectos estas trabajando en el momento ?

Actualmente estoy «plastificando» una boya marina que encontré en unas rocas cerca de donde vivo. He pensado que es interesante que el propio soporte de las obras sea también un elemento contaminante sacado del mar (comencé utilizado lienzos de cartón reciclado) y el efecto que busco a través de este tipo de soportes es simular (con los microplásticos) la vida marina que se adhiere a todo lo que flota en el mar durante mucho tiempo; por eso estos elementos están cubiertos de colores únicamente por una de sus caras.

Ahora también estoy desarrollando un proyecto para rodar un cortometraje de un guión que he creado abordando directamente el problema global al que nos enfrentamos, utilizando Lanzarote y el surf como argumento.  Esperamos conseguir que el departamento de comunicación de la Reserva de la Biosfera esté dispuesto a subvencionarlo. Sí no, lo haremos igualmente.

Podrías compartir con nosotros consejos para llevar vidas más sostenibles y que contribuyan a conservar nuestro medio ambiente.

9Creo que todo empieza con tomar conciencia de quienes somos dentro de este planeta y respetarlo.

Intentar consumir el menor plástico posible. Evitar que la gente a nuestro alrededor contamine sin conocimiento; transmitir el mensaje. Cuidarlo es cuidarte.

Lo que sientes es cierto, no estás solo. El aire que  nos separa es el mismo que nos une.

 

Moda flotante, el agua es vida

Esta semana queremos compartir con ustedes el trabajo de la artista Mariana Lopez-Henen. Nacida en Madrid, España pero residente hace tres años de Plymouth, una ciudad costera al suroeste de Inglaterra.

velvet-road Mariana trabaja como diseñadora de moda sostenible, reciclando prendas de segunda mano, hechas a mano, y transformándolas con la basura que encuentra normalmente procedente del Atlántico norte, o de ríos y canales de su entorno.

La artista nos cuenta un poco de su día a día el cual dice estar marcado por las pautas de la naturaleza; “Si hay buena luz, aprovecho para coser materiales más delicados, como plumas o raso.

En las horas de marea baja, recojo la basura de las playas o ríos. Los meses de otoño – invierno, son los más laboriosos debido al fuerte oleaje”.

En su opinión, no hay método más sostenible en la moda, que reutilizar lo que ya ha sido producido.

¿Cuándo comenzaste a realizar tus creaciones y que tratas de comunicar con ellas?

Al llegar a Plymouth, en el invierno de 2014 pasaron dos cosas que me lanzaron a comenzar a crear mi arte.

La primera fue el descubrir una costa ( Devon y Cornualles) bellísima, pero desgraciadamente muy polucionada con basura, tanto local como proveniente del otro lado del Atlántico.

Lo otro fue comenzar a vivir en una ciudad, donde las alternativas de la moda son dos: comprar ropa barata, de mala calidad, producida en Asia, con un costo medioambiental altísimo. O comprarla en las tiendas de caridad de segunda mano.

Añadiendo a éste factor, el tremendo exceso de embalajes plásticos en la industria alimentaria.   !Nunca había visto tanto derroche de recursos!

Mariana nos expresa su motivación detrás de la creación de sus prendas con un mensaje muy importante: “Rindo honor a las prendas creadas con calma, hechas a mano, con materiales de calidad, pensadas para utilizarse durante muchos años. Les doy una segunda vida, añadiéndoles esos desechos de consumo rápido e inconsciente, creando una segunda lectura”.

“Se necesitan 7.000 litros de agua para producir un par de jeans. Los tóxicos arrojados al agua, hacen de ésta industria la segunda más contaminante del planeta. Mi misión es cambiar la perspectiva de las personas respeto al derroche de recursos. Utilizo la moda como vehículo de comunicación, sobre el efecto global del cambio climático. Lo hago de una manera positiva, activa y bella.  El agua es vida”.

¿Cual es el proceso para crear una de tus piezas?

Por un lado, encuentro las prendas, me enamoran y las traigo al taller, reparo si es necesario, e  investigo su procedencia.

Por otro, selecciono las piezas de basura, que encuentro interesantes para mi trabajo. Jamás las transformo, el agua, sol, y tiempo las modelan.

Las prendas y materiales “hablan”, yo escucho y mis manos trabajan. Cada pieza es única e irrepetible. Tardo aproximadamente un mes en completar una pieza.

Cuéntanos sobre The Ocean Corner

Es una  empresa social, cuyo objetivo es mejorar el conocimiento y respeto de la comunidad sobre el medioambiente. En nuestro caso, el océano es nuestro protagonista, origen de la vida en el planeta. Apostamos por comunicar, siempre, un mensaje positivo, !hay tantas personas haciendo cambios alrededor del mundo! Damos voz a eso.

Nosotros somos dos más, Manuel es científico, trabaja en proyectos de investigación oceanográficos para la Agencia Espacial Europea. Cada uno aporta su grano de arena. Razón y emoción. Colaboramos con otros, solo unidos podemos.

Mariana nos deja con un último mensaje sobre cómo llevar vidas mas sostenibles y que contribuyan a conservar nuestro medio ambiente;

  • Usa tu sentido común, piensa antes de consumir, porque lo que desechas no desaparecerá nunca, lo que derroches no se volverá a producir por arte de magia.
  • Reduce, Reutiliza, Repara, Recicla, y si ya no te sirve, transfórmalo en algo útil de nuevo.
  • Comparte siempre lo que tienes. Y sobre todo asegúrate de que dejarás, cuando te marches, un mundo hermoso para los que llegan.

 

 Social Media:

https://www.instagram.com/theoceancorner

http://www.theoceancorner.org/

https://www.facebook.com/theocean.corner/

 

 

Limpieza de Playa San Pablo

Fotos: Rafaella Menoscal y Héroe593

San Pablo (30 de octubre). Seguimos con el calendario de mingas del 2016. Esta vez visitamos la playa San Pablo. Recogimos 69kg de basura con ayuda de voluntarios que se trasladaron desde Guayaquil sólo para la limpieza. No recibimos ayuda de los dirigentes comunitarios que prometieron ayudarnos cuando los visitamos para coordinar todo el evento. Es muy difícil para nosotros, como ONG, organizar un evento de este tipo sin ayuda local.

A pesar de haber organizado esta visita con tiempo, conversando previamente con Francisco Vera, presidente de la comuna, no pudimos realizar todas las actividades que habíamos organizado. Llegamos a la casa comunal para empezar la charla que estaba prevista a las 9am, pero nadie había organizado nada. Pero a pesar de esto llegamos e hicimos la limpieza con un grupo de voluntarios aún más grande.

Tuvimos la oportunidad de conversar con pescadores locales y con el equipo de Despertar Azul y Héroe 593 hicimos tomas importantes. Nos apena mucho que no contactamos a un líder local que realmente quiera ayudar y hacer una diferencia en su comunidad.

Nuestra comunidad de protectores del mar esta creciendo y cada visita nos enseña algo más para seguir mejorando. Este año nos estamos enfocando en identificar a las comunidades con las que vamos a trabajar el próximo año en talleres y charlas de educación ambiental.

¡Gracias a todos los voluntarios que asistieron, sigamos inspirandonos para continuar!

Una entrevista con Elza, la artista detrás de Trashworks

  1. ¿Cuéntanos un poco sobre ti?

img_1171Mi nombre es Elza Zijlstra y soy de Nijmegen una ciudad en Holanda. Mi ciudad es lejos del mar pero como crecí cerca del mar siempre lo extraño y trato de visitar la playa lo más que puedo. El mar me da tranquilidad y una sensación de libertad. Trabajo como estudiante de doctorado tres días por semana haciendo mi tesis sobre cómo ayudar a víctimas de abuso sexual y doméstico y el resto del tiempo lo dedico a mi arte

2. ¿Cuándo empezaste a crear tu arte?

Empecé a crear mi arte tres años  atrás en una playa en España. Sin pensarlo, puse un par de piezas juntas y vi que se podía crear una imagen interesante. Traté de realizar este tipo de creaciones con otros materiales pero en el plástico he encontrado un material único. Me encantan sus colores y formas y me encanta coleccionarlo. Una vez que encuentro una pieza, no la modifico sino que la trato de utilizar como esta y esto me hace utilizar mi creatividad e imaginación aun más. Junto con el plástico, mis creaciones van acompañadas de imágenes de revista y así tengo miles de diferentes posibilidades creativas.

En la actualidad, mi arte es una gran parte de mi vida: hago exhibiciones, comisiones, vendo pequeñas tarjetas e impresiones y estoy trabajando en realizar talleres. Por fin he encontrado un tipo de arte que logra combinar mi motivación por crear, mi pasión de coleccionar y mi deseo de contribuir de forma positiva con el medio ambiente.

ikwerken3. ¿Por qué crees que es importante compartir tu arte con los demás?

Primero que todo, me gusta crear algo hermoso- crear una imagen, un ambiente que haga a las personas querer seguir observándolo. Me parece importante poder demostrar que puedes convertir materiales considerados como “inútiles” en algo hermoso. Y además creo que es importante utilizar lo que ya tenemos a la mano en nuestros alrededores en vez de algo nuevo. Utilizar nuestra imaginación es primordial. Por último, quiero llamar la atención al enorme problema de la sopa de plástico en el océano y el uso excesivo del plástico. Durante mis exhibiciones he escuchado a la gente hablar de este tema y a reflexionar sobre su propio consumo de plástico. Me hace feliz poder contribuir de alguna forma a esta discusión.

4. ¿Qué organizaciones o individuos están trabajando en tu país con el problema del plástico en los océanos?

En Holanda una de las más grandes organizaciones  que trabaja en mejorar el problema de la polución plástica es the Plastic Soup Foundation. Ellos trabajan en proyectos como Beat the Microbead que trata de prohibir los microbeads en los productos cosméticos, Urban Plastic Mining, que trata en mejorar el reciclaje en las zonas urbanas y Ban de Balloon en el que tratan de prohibir el soltar globos en grandes eventos. En Holanda también desde el año pasado se puso un impuesto en las fundas plásticas y esto ha reducido su consumo en un 50%.

coverphoto-elza-zijlstra5. Cuáles son tus consejos de cómo vivir una vida con menos plástico.

He notado que es difícil reducir mi consumo de plástico. Mientras más aprendo al respecto más me doy cuenta que uso más plástico del que pensaba. Ciertas cosas que trato de hacer: usar un termo donde llevo mi agua, una lonchera para mis almuerzos, nunca boto nada de basura en la naturaleza, no lavo mi ropa con tanta regularidad, no utilizo productos que contengan micro plásticos y siempre trato de llevar mi propia bolsa cuando voy de compras. Cuando quiero comprar algo nuevo primero me pregunto: realmente lo necesito? Puedo comprar algo de segunda mano o usado? Y por supuesto siempre que puedo recojo basura de las playas.

 

Arte como solución

Por Isabel Romero

Quien no ha soñado con visitar las hermosas islas de Hawaii y sus playas paradisíacas. Nuestra artista de esta semana, la californiana Shannon McCarthy tiene la suerte de vivir allí, en Kaneohe en la isla de Oahu.

Lamentablemente estas islas por su ubicación geográfica en el medio del Pacífico, son afectadas por gran contaminación plástica que llega diariamente debido a las diferentes corrientes que pasan por estas islas y por estar cerca del Giro del Pacífico Norte.

Esto fue lo que inspiró a Shannon a innovar su estilo de arte, de pinturas y esculturas y empezar a trabajar con el plástico encontrado en las playas de Oahu. Shannon nos cuenta que hace 4 o 5 años comenzó a crear arte con micro plásticos “un material que aunque terrible encontrarlo yuxtapuesto contra la belleza natural de la isla, también cuenta con peculiares colores y texturas, además de una historia que ningún otro material posee, viajando desde algún lugar del mundo y llegando hasta mis pies a la orilla de la playa”.

Al preguntarle a la artista porque piensa que es importante crear arte de este tipo,  ella respondió “Es importante para mi compartir mi arte con otros porque muchas veces encuentro que el arte puede comunicar mejor las cosas que yo no consigo verbalizar. El arte puede hacer a la gente sentir más, hacer las experiencias más viscerales y esto puede llevar a crear cambios o transformaciones dentro de las personas”.

Esta es la intención de la artista con cada pieza que crea, educar a las personas sobre la inmensa polución plástica que se encuentra en nuestros océanos.  “Si puedo afectar a aunque sea una sola persona para que entienda la epidemia de polución plástica y como ésta está vinculada al futuro de toda la vida en el planeta, siento que he comunicado algo que para mí es de suma importancia”, comenta Shannon.

Esta artista no sólo nos inspira con sus piezas de arte sino también compartiendo su sabiduría de como enfrentar de manera positiva los problemas ambientales del momento. “El arte también nos muestra que para lidiar con los problemas actuales del mundo, vivir en solución es la clave. El arte es una de mis soluciones y espero que sirva de inspiración para otros y los ayude a encontrar sus propias soluciones”, reitera McCarthy.

 

 

 

Shannon quien además es una ávida surfista y viajera y que dice tener muchas ganas de conocer Ecuador considera que, “Este es un problema global que se debe tratar con soluciones locales. Es demasiado grande para abordarlo individualmente. Para poder lograr sanar algo de este gigante problema ambiental debemos empoderarnos los unos a los otros, de comunidad a comunidad y dentro de cada comunidad. Sólo de esta manera y juntos, podremos construir un futuro más sostenible”.

Cuando Shannon no se encuentra creando o enseñando arte en colegios en Hawaii, ella participa activamente como voluntaria de la organización Sustainable Coastlines Hawaii en limpieza de playas además de brindar educación sobre soluciones para la polución plástica.

 

Fauna marina en peligro

Por Daniela Hill

Mi primera inmersión fue en el 2003, y fue una de las mejores experiencias y algo que tanto anhelaba hacer desde que tengo uso de razón.

En el marSi, también formo parte del clan de fans de Jacques Cousteau quien inspiró a muchos a ser exploradores del océano; y en mi caso, más que convertirme en una exploradora, cuando bajé y experimenté mi primera respiración bajo el agua rodeada de tantos peces, todo tomó más sentido: mi profesión, mi vocación, mi destino. Hubo una gran sensación de paz, de pertenecer/estar en casa. Estoy segura que estas percepciones, sensaciones y vivencias, pueden ser muy familiares para quienes aman el mar, es algo que simplemente “se prende” cuando tienes este tipo de contacto con el océano.

Lamentablemente, algunos años atrás (no estoy segura si 4 o 5), comencé a notar un cambio en el fondo marino. No sé realmente si fue porque estaba alertada sobre la problemática de la basura marina y visibilicé la situación; o en realidad fue un momento en el que los pescadores comenzaron a descartar u olvidar sus redes en mayor numero,  pero el caso es que comencé a notar que varios tipos de artes de pesca estaban enredados entre las gorgonias y corales de algunos sitios que visitaba frecuentemente para bucear.

Cuando estás en la playa, la basura es visible sobre todo la presencia de varios tipos de plástico.  Pero cuando la mayoría de personas ven el mar, sólo ven la superficie y no lo que sucede en el fondo  en donde la realidad es otra ya que todo lo que se genera en tierra, termina en el fondo marino.

 

Serpiente de plástico encontrada en el fondo del mar. Locación: Palmar
Serpiente de plástico encontrada en el fondo del mar. Locación: Palmar

Durante inmersiones que he realizado en varios sitios de nuestro país, he podido notar que en el fondo marino lo que más existe son artes de pesca, es decir cabos, redes “electrónicas”, paños de redes y nylon con ganchos de pesca. He encontrado poliquetos (gusanos marinos) que han usado plástico para construir sus “casas” (casas que en realidad las van construyendo con arena, conchitas, entre otros materiales ORGANICOS); he visto erizos de mar cubriéndose con fragmentos de vasos de plástico para mimetizarse; he visto cangrejos y peces enredados en paños de redes tratando de escapar (a esto se le llama pesca fantasma); he visto una serpiente de juguete en el fondo marino!!! ¿Qué hace un juguete de plástico en medio del océano, cómo llegó hasta ahí?

Las consecuencias de este descarte u olvido de artes de pesca causan de manera silenciosa un gran impacto negativo en el medio marino. Menciono de manera silenciosa porque lastimosamente sólo quienes buceamos somos espectadores de las secuelas  e impactos de estos intrusos en el medio marino. El caso más crítico que he presenciado, fue buceando en Copé.

Visitaba a las mantas gigantes y vimos con otros buzos que una de las mantarrayas tenía un gancho de pesca incrustada en su cuerpo y otra tenía un cabo enredado en una de sus aletas. Por fortuna, pudimos ayudarlas cortando el cabo y extrayendo el gancho.  Ellas nos rodeaban y jugueteaban con nosotros, acercándose como en son de agradecimiento.

La emoción del momento cambio cuando vi a una tortuga marina en pleno vaivén sobre una gorgonia. Mientras me acercaba para ayudarla me di cuenta que ya era muy tarde; al parecer había muerto ahogada hace pocos días, quedó enganchada en la gorgonia, un anzuelo la atrapó, y ella murió. Mi corazón latió muy fuerte, recuerdo haber cogido el brazo del buzo que me acompañaba porque la escena fue tan intensa para mí que me sentí quebrar, me sentí muy mal por ella.

Daniela Hill
Daniela Hill

Con esta historia no busco ser pesimista o decir que todo está perdido, sino todo lo contrario. Creo que es una oportunidad para que personas que no están en contacto con el océano de la manera en que los buzos lo están, puedan ver lo que le está ocurriendo a la fauna marina.  Creo que es importante ser la voz y representar a estos animales que no tienen cómo defenderse.

¿Cómo puedo ayudar?, de muchas maneras. En el caso de las redes de pesca, exigir a las autoridades que se capacite a los pescadores sobre este tema tan importante, y ver la posibilidad de utilizar materiales amigables con el ambiente para la manufactura de redes. Sobre el plástico, diría que se inicia reduciendo el consumo/uso de plástico. Puedes también apoyar en las limpiezas de playas que Mingas por el Mar y otras organizaciones realizan; y si participas en limpiezas de fondos marinos, hacerlo con precaución. También es importante informarte para educarte y compartir la información; pasar la bola para que otros también vean lo que pasa y se sumen al cambio.

En mi opinión esta es la única manera de que las cosas alrededor del mundo puedan cambiar, de hecho, creo que ya están cambiando.

5 minutos con la artista Michelle Costello

Por Isabel Romero

Michelle Costello es una Inglesa que vive en Cornwall, un área costera en el suroeste de Inglaterra y es nuestra artista escogida para este Martes de Arte. Michelle se describe como una persona apasionada por cuidar el medio ambiente y también como una buscadora de tesoros,  específicamente en busca de seaglass o vidrio de mar y sea pottery o pedazos de cerámica, ramas secas, conchas y obviamente también basura.

screenshot_20160925-134448Pero no fue hasta el invierno del año 2014 cuando después de que varias tormentas azotaran a sus playas favoritas, que su perspectiva cambio por completo al encontrarlas llenas de basura en su mayoría plástica.

Michelle cuenta que fue tanto su shock, que su esposo y ella decidieron ese día escribir un mensaje con las botellas plásticas que encontraron en la arena e hizo uno de sus primeros posts para llamar la atención a las personas sobre este problema. El mensaje era “Help”(ayuda).

 Una de las piezas que encontraron en gran cantidad fueron legos. Esa misma tarde Michelle regresó a su casa y buscó en google “legos perdidos en el mar” y así fue como se enteró de un contenedor que cayó al mar en el año 1997 lleno de 5 millones de piezas plásticas de lego y que hasta el día de hoy las siguen encontrando por todas las playas de Inglaterra y Europa.  Michelle colecciona estos legos y también soldados de plásticos, peines antiguos, smartie lids, entre otras cosas.

Entre sus colecciones más impresionantes está la de smartie lids. Smartie lids son chocolates que vienen en un tubo de cartón pero con una tapa plástica. Las tapas se destacan porque cada una viene con una letra diferente del alfabeto. En el 2004 smartie lids cambio su presentación y ahora las tapas son de cartón pero hasta el día de hoy se siguen encontrando los smartie lids de plástico en las playas europeas. Michelle ha encontrado más de 200 tapitas y decidió crear una página de facebook llamada “smartie lids on the beach” (smartie lids en la playa) donde comparte su colección así también como su arte.

Michelle nos cuenta que una screenshot_20160925-134628de las cosas que la hizo tomar más conciencia y que la afectó mucho fue ver un documental sobre los albatros Laysan en Midway Atoll, una pequeña isla en el medio del Pacifico. Estas aves marinas mueren por ingerir grandes cantidades de plástico que sus papas les dan como alimento ya que lamentablemente lo confunden por comida.

Estas imágenes se quedaron con ella y la motivaron a empezar esta misión de vida. Comenzó limpiando playas con más frecuencia y organizando limpiezas de playas en el colegio de sus hijos además de dar charlas sobre los efectos tan dañinos que tiene el soltar globos y como estos pueden afectar a muchos animales.

Empezó además a crear arte con las pequeñas piezas de plástico que encontraba en las limpiezas. Michelle es la creadora de peculiares personajes de plástico que los organiza en pequeños cuadritos y con cada venta de sus cuadros dona un euro al Marine Conservation Society. También es parte de la organización “2 minute beach clean” y ha exhibido su trabajo en varios lugares de su comunidad además de participado en charlas para eventos de Surfers Against Sewage hablando de su hobby y su trabajo por el cuidado de los océanos y playas.

Michelle espera que su arte inspire a gente a limpiar las playas y que como ella, tal vez se lleven a sus casas los plásticos encontrados y creen su propio arte. “Cada pequeña pieza recogida, ayuda”, dice Michelle.

Para finalizar Michelle nos deja con consejos de cómo llevar vidas con menos plástico. Ella utiliza fundas reutilizables, lleva siempre un termo para el agua, utiliza sorbetes de metal y una taza reutilizable para su café y su cepillo de dientes es de bamboo.  Ella además utiliza barras de shampoo y acondicionador en vez de comprar envases de plástico y su jabón también es en barra.

“Los invito a visitar mi página de instagram @smartie_lids_on_the_beach donde comparto de una forma creativa la trágica realidad de nuestras playas”, concluye Michelle.

Limpieza Puerto Engabao

El pasado 17 de septiembre, un total de 67 voluntarios participaron en la minga de playa en Puerto Engabao organizada por Mi Playa Limpia como celebración del Día Mundial de Limpieza de Playas.

La limpieza se realizó en un km de extensión de playa en donde se recogió 575 kg de desechos sólidos en 67 sacos, clasificados de la siguiente manera:

  • 337 kg de desechos plásticos no reciclables
  • 88 kg de cabos
  • 95 kg de PET
  • 55 kg de vidrio

“Reducir y Prohibir el consumo de plásticos desechables es el camino. Nuestras playas y mares están amenazados por la ignorancia y malos hábitos de consumo. Mi Playa Limpia y Mingas por el mar agradecemos a todos los que nos acompañan en esta misión de trabajar por playas y mares limpios. Ecuador se encuentra en la lista de los top 20 países con mayor contaminación en sus costas de acuerdo al reporte anual de limpiezas de Playas por Ocean Conservancy.